Qué opinan en El Panal de los “funcionarios que no funcionan”

Hay una lista de ministros nacionales con alta interacción con el gobierno de Córdoba, y otra de funcionarios de baja intensidad. Pero en la mesa chica de Schiaretti dicen que el que no funciona “es el gobierno” de Alberto Fernández.

Por Bettina Marengo
[email protected]

funcionariosLa carta que Cristina Kirchner escribió para el décimo aniversario de la muerte de Néstor Kirchner y el primer año del triunfo electoral del Frente de Todos dejó varios mensajes políticos y una pregunta ligada a la gestión: ¿quiénes son los ministros de Alberto Fernández que, según la vicepresidenta, no están trabajando bien en la crisis extrema que vive el país? La expresidenta habló de “funcionarios y funcionarias que no funcionan” y abrió el juego de las adivinanzas sobre futuros cambios, donde los habitantes del Panal tienen sus propias respuestas.

En general, lo que destacan en el entorno de Juan Schiaretti es que hay un lote de ministros y ministras nacionales que tienen mucha interacción con el gobierno provincial, y otros que no, ya sea porque no han articulado políticas juntos, o porque “ni fu ni fa” con Córdoba, como sostuvo un funcionario. Es decir, más que la procedencia política dentro de la coalición oficialista (cristinista, albertista, massista, etc) se pondera el grado de relación con la provincia. “Ni fu ni fa Santiago Cafiero”, ejemplificó. El jefe de Gabinete de Alberto Fernández no tiene un vínculo aceitado con el gobernador Juan Schiaretti y su equipo (y viceversa), y algunos lo ubican en el grupo de los albertistas poco amigables con Córdoba.

En cambio, el ministro del Interior, Wado de Pedro, es uno de los más presentes, posiblemente junto a Daniel Arroyo, de Desarrollo Social. Aunque a éste periódicamente se lo suele marcar como en la cuerda floja, en esta provincia tiene buen diálogo con su par Carlos Massei y con la ministra de Promoción y Empleo, Laura Jure.  Por su parte, De Pedro construyó un vínculo fluido con Schiaretti y algunos integrantes de su núcleo duro, desde antes de asumir, y es el canal diario entre el gobernador y el presidente.

Otros schiarettistas mencionan a Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, y a Gabriel Katopodis, de Obras Públicas, como dos funcionarios que tienen “interacción” con Córdoba. Kulfas tejió un buen vínculo con Eduardo Accastello, su par local, y en Obras Públicas se ve la mano sobre Córdoba de Martin Gill, el viceministro.

“Son muchos los que funcionan con nosotros: Ginés (González García), que se lleva muy bien con (Diego) Cardozo en Salud, el Chino Navarro (que es secretario de Estado), que trabaja cerca de Alejandra Vigo y las organizaciones sociales”, enumeró otra fuente. En cambio, la ascendente Fernanda Raverta, titular de Anses, una de las reparticiones más importantes del estado nacional, no fue destacada por ninguno de los dirigentes cordobeses consultados, al igual que Marcela Losardo en Justicia y Maria Eugenia Bielsa en Vivienda.

Al ministro nacional sobre el que todo el país pone el foco, el titular de Economía, Martin Guzmán, lo ven “complicado”. Sin embargo, un funcionario de primera línea de Córdoba, que habla prácticamente a diario con Schiaretti, y con quien comparte su mirada sobre la política y la economía nacional, sostuvo que el problema de la crisis “no es de un ministro u otro”, sino que “es el gobierno el que no funciona”.

“No hay coherencia entre los funcionarios, y si no encuentran una coherencia, esto se puede estallar”, indicó la fuente, que dejó trascender la gran preocupación que hay en el Panal por el futuro de la economía del país. “Si devalúan, hay riesgo de hiperinflación”, manifestó. La fuente no explicitó si Schiaretti apuesta o no a la continuidad de Guzmán (se sabe que el gobernador no es afecto a cambiar funcionarios), y admitió que el oficialismo nacional “ganó algo de tiempo” con la colocación de bonos por 254.600 millones de pesos, el martes pasado.