Córdoba recibirá 5% del gasto total nacional en provincias en 2021

En gastos de capital Buenos Aires se queda con el 32,5% de la inversión real y de las transferencias de capital; le sigue CABA con 15,6% y Córdoba con 5,2%. En gastos corrientes (incluye Seguridad Social, transferencias y consumo), los cordobeses quedan en la mitad inferior de la tabla, con $92.133 (unos $2000 más que cada santafesino).

presupuestoEl presupuesto 2021 –que ya tiene media sanción de Diputados- prevé un gasto total de $8.394.995 millones. De ese total, 81% ($6.795.654 millones) es imputable a alguna provincia en particular. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y las provincias de mayor población son aquellas que más participación tienen. CABA y Buenos Aires acumulan el 61% del gasto; les siguen Córdoba, Santa Fe y Mendoza, con 5% las primeras dos y 3% la última. El resto recibe entre 2,8% y el 0,3% del gasto total a realizar por la Administración Pública Nacional.

Un análisis del Iaraf, consultora dirigida por Nadín Argañaraz, señala que si bien CABA sigue recibiendo un monto muy superior a las demás jurisdicciones -explicado por la imputación a esta jurisdicción de los gastos centrales de la administración de Gobierno- en el resto del ranking se ubican primero Santa Cruz, Río Negro, La Rioja y Chubut. Además, en el bloque de provincias, puede observarse que el gasto por habitante es relativamente más homogéneo.

En el proyecto de presupuesto, el 92% del gasto total es clasificado como corriente; 54% corresponde al gasto en seguridad social (jubilaciones, pensiones, etc.), 32% son transferencias (a empresas como subsidios a la energía y al transporte; y a familias como la Asignación Universal por Hijo), y el restante 14% corresponde a gastos de consumo, incluyendo los salarios al personal.

Del 8% que corresponde al gasto de capital, 46% corresponde a transferencias y 43% es inversión real directa de la Administración Nacional en las provincias; el restante 11% es inversión financiera, en su totalidad a imputarse geográficamente en CABA.

Los gastos corrientes son la mayor parte y el rubro abarca conceptos como la Seguridad Social, Transferencias y en Consumo. En el último ítem se incluyen los salarios, que representan el 74% del total y el resto corresponde a bienes y servicios. En CABA cada habitante recibe en promedio más gasto per cápita que el resto ($677.000). Le sigue Río Negro, con $145.551 anuales y el listado termina con Formosa, en donde cada habitante recibirá en promedio $78.950. Los cordobeses quedan en la mitad inferior de la tabla, con $92.133 (unos $2000 más que cada santafesino).

El gasto de capital del Gobierno nacional incluye la obra pública llevada a cabo directamente por ese nivel, a lo que se le suman las transferencias de capital (envíos de fondos para que provincias y municipios lleven a cabo erogaciones con este fin (construcciones, reparaciones, compra de maquinaria y equipo). Para el año próximo se espera que las partidas crezcan 101,1%, en comparación con el cierre de este ejercicio.

Ese aumento comprende un incremento proyectado de la Inversión Real Directa (IRD) del 93,9%, y de las Transferencias de Capital (TC) del 127,3% (ambos netos de los gastos considerados por Covid-19). La mayor parte se ejecutará en CABA y corresponde a subsidios a empresas públicas y otros entes del sistema de transporte, y a la promoción y fomento de la innovación tecnológica.

Con la lupa sobre la suma entre la IRD y las TC, surge una distribución desigual entre las provincias: Buenos Aires concentrará 32,5% del total, seguido por CABA (15,6%) y Córdoba (5,2%). Los últimos puestos del ranking son ocupados por San Luis, Catamarca y Tierra del Fuego, que representan cada una menos del 1%.

Si el análisis se hace por la cantidad de habitantes de cada jurisdicción, en el caso de la IRD, Río Negro, la CABA y La Pampa son en las que más se gastará, mientras que en lo que respecta a TC, el primer puesto del ranking lo ocupa Santa Cruz, seguido por La Rioja, Tierra del Fuego, y CABA. En el caso de la IRD, hay una diferencia importante entre las jurisdicciones de acuerdo a lo que cada habitante “recibe en promedio” de gasto de capital por este inciso. Mientras cada santiagueño recibe $1.251, un cordobés recibirá algo más del doble, pero en el otro extremo cada rionegrino contará con $11.578 de obras a ejecutarse en su provincia.

El monto previsto de la Inversión Real Directa se encuentra influido principalmente por las obras viales de la Dirección Nacional de Vialidad; los proyectos para el mejoramiento del transporte y la renovación, puesta en valor y mejoras de ramales ferroviarios (Belgrano Cargas, Roca, San Martin y Sarmiento); las iniciativas del Ministerio de Obras Públicas, fundamentalmente para el sector salud y el cuidado integral de la primera infancia; los proyectos del Ministerio de Educación, en particular para la implementación del Plan Federal Juana Manso y el fortalecimiento edilicio de jardines infantiles; las inversiones de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), además de programas de Salud.

Las transferencias de capital más significativas tienen como destinatarios los gobiernos provinciales, la empresa Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (AYSA), el Fondo Fiduciario Programa Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (Pro.Cre.Ar), la empresa Integración Energética Argentina S.A., el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP), el Fondo Fiduciario para la Vivienda Social y la Administración de Infraestructuras Ferroviarias S.E.

En este rubro, las disparidades por habitante son aún más marcadas que en cualquiera de los anteriores. Un santafesino promedio recibirá en 2021 transferencias por $2.092 anuales, mientras que cada riojano recibirá casi 15 veces más (recibe cada año por este medio fondos automáticos en virtud de acuerdos históricos de coparticipación), y cada santacruceño recibirá $50.760, es decir el equivalente a más de 24 veces más.