UCR cuestionó a Schiaretti por la “violencia institucional”

El Comité Central (Mestre) y el Congreso (De Loredo) reclamaron respuestas al gobernador

Por Alejandro Moreno

La UCR cordobesa salió a cuestionar al gobernador Juan Schiaretti por la “violencia institucional” en la provincia, como consecuencia del crimen del adolescente Joaquín Paredes, en Paso Viejo, como antecedente más próximo.
Las críticas radicales surgieron casi en simultáneo desde el Comité Central y del Congreso Provincial, que presiden Ramón Mestre y Rodrigo de Loredo, respectivamente.
El comunicado del Comité acusa que Joaquín Paredes, de 15 años, fue “brutalmente asesinado”. “Desde nuestro partido le exigimos al gobernador Juan Schiaretti que salga de su ensordecedor silencio y dé explicaciones a la familia Paredes, a sus amigos y a la ciudadanía, como máximo responsable que es de la seguridad en la provincia de Córdoba”.
“Hay que decir las cosas por su nombre: lo de Joaquín es otro caso de gatillo fácil en manos de la Policía y de vulneración de los derechos humanos. Se trata de otro caso de violencia institucional que termina con la vida de un joven, como anteriormente ocurrió con Blas Correa, de la ciudad de Córdoba, oportunidad en la que el gobernador Schiaretti también hizo silencio”, manifestó.
En ese sentido, el Comité de la UCR remarcó que “la ciudadanía le exige al gobierno provincial que encabeza Juan Schiaretti que tome medidas en serio, que ponga en marcha un plan de seguridad, que dé las explicaciones que corresponden y que las fuerzas de seguridad terminen con la violencia institucional que se sigue llevando la vida de jóvenes en la provincia de Córdoba”.
A su vez, el Congreso de la UCR expresó que “todavía seguimos esperando las explicaciones del gobernador Juan Schiaretti”.
El Congreso radical manifestó su “enérgico repudio al asesinato del adolescente Joaquín Paredes, quien murió tras recibir un disparo por la espalda de parte de la policía, en la localidad de Paso Viejo”.
“Lamentablemente –advirtió el organismo partidario que preside De Loredo-, no se trata de un hecho aislado, sino que engrosa las cifras de los casos de violencia institucional que pone de manifiesto una política de seguridad carente de los principios elementales de la democracia y de la protección del bien esencial que es la vida”.
“Todavía seguimos esperando las explicaciones del gobernador Juan Schiaretti, como máximo responsable jerárquico de la seguridad en la provincia, respecto del caso de gatillo fácil que se cobró la vida de Blas Correa en agosto pasado”, recordó.
Para el Congreso de la UCR, “lo único que hubo entonces y que se repite hoy es un turbado silencio”.
“Nos preocupa profundamente la recurrencia de estos lamentables episodios, y que de parte de las autoridades solo se tomen medidas superficiales, que no generan los cambios profundos que las fuerzas policiales necesitan para garantizarnos seguridad a los ciudadanos”, remarcó.
Por ello, De Loredo exigió al gobierno de Juan Schiaretti “justicia para que estos casos aberrantes no queden impunes y no vuelvan a ocurrir”.
“Pedimos la renuncia de toda la cúpula policial y que un civil se haga cargo de la dirección de la fuerza. Reclamamos que las fuerzas policiales de la provincia diseñen y ejerciten políticas de seguridad respetuosas de los derechos humanos”, concluyó el comunicado.
Por otro lado, los legisladores provinciales pidieron en la Cámara la presencia del ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, para responder preguntas sobre la crisis policial y el protocolo recién anunciado.