Profesores K debaten aceptar 7%, opositores rechazan

Conadu decidirá este miércoles si acepta la propuesta salarial del Gobierno, mientras que Conadu Histórica ya definió su rechazo por insuficiente. En Córdoba, Adiuc realiza consulta virtual para legitimar posición.

Cuatro meses debieron esperar los profesores universitarios, desde el vencimiento de su último acuerdo salarial en junio, para que el Gobierno nacional finalmente haga una primera propuesta sobre la actualización de los sueldos del sector en lo que resta del año.

Los representantes del Ministerio de Educación de la Nación, del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN, rectores de las universidades nacionales) y de las seis federaciones gremiales de docentes universitarios (Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fagdut, UDA y Ctera) se reunieron el jueves para continuar con la muy dilatada negociación.

Allí, el Gobierno puso sobre la mesa su propuesta, la cual consiste en un aumento del 7 por ciento a partir del sueldo de octubre y un compromiso de revisar la situación en diciembre.

La oferta del Gobierno dista de los planteos que los distintos grupos gremiales han sostenido a lo largo del año. En marzo, las federaciones le reclamaron al Gobierno el 14,57 por ciento de la cláusula gatillo ya acordada en 2019 y un plan para que, a lo largo del año, no se perdiese poder adquisitivo debido a la inflación.

Desde marzo, el nivel general de precios se incrementó en un 17,01 por ciento. Combinando la cláusula gatillo y la inflación desde marzo, los docentes deberían alcanzar un aumento del 34,06 por ciento para no perder poder adquisitivo.

La realidad es que el Gobierno decidió en marzo no pagar la cláusula gatillo, con la complicidad de la federación kirchnerista Conadu que lo aceptó, y a lo largo del año ha otorgado aumentos por apenas el 16 por ciento. Si a ese porcentaje se le suma el 7 por ciento que ofreció la semana pasada, apenas alcanza el 24,12 por ciento de aumento para todo el año. Diez puntos porcentuales por debajo de la evolución de los precios, un duro golpe al bolsillo de los profesores universitarios.

Las reacciones a esta realidad fueron dispares. Conadu Histórica, una federación no alineada con el Gobierno, ya expresó su rechazo unánime a la propuesta oficial, por considerarla “un ajuste muy fuerte sobre los salarios, injustificado, injusto”, el cual “significa la decisión del Ministerio de descargar la crisis sobre las espaldas de la docencia”.

En consecuencia, el Plenario de secretarios generales de Conadu Histórica convocó a un paro nacional de docentes universitarios de 48 horas para este martes 27 y miércoles 28 de octubre “con apagón virtual, desconexión y acciones de visibilización”.

En cambio, Conadu anunció que recién el miércoles se reunirá su Congreso para decidir si acepta o no la propuesta. Su filial cordobesa Adiuc inició el viernes una “consulta docente universitaria”, a la manera de una asamblea virtual asincrónica.

La consulta de Adiuc, abierta hasta mañana martes por la tarde, consulta si los docentes consideran que se debe aceptar o rechazar la decisión y, además, las razones de su opinión. Además, indaga sobre la posibilidad de realizar medidas de fuerza, en caso de rechazar la propuesta oficial, y sobre reclamos no salariales. En éste ítem se menciona la compensación por gastos extra (por ejemplo, reparación de equipos informáticos), que el equipamiento para trabajar sea proveído por las universidades o el Estado, el otorgamiento de dispensas por tareas de cuidado, un plan de regularización de docentes interinos y precarizados, regulación de las tareas, funciones y jornada laboral en contexto de aislamiento, regulación del derecho a la desconexión, aumento del presupuesto universitario y discusión en la paritaria local de la modalidad de trabajo que se utilizará en 2021.

Prórroga de mandatos en Filosofía.

En días recientes, desde la Facultad de Filosofía y Humanidades se informó que el Consejo Directivo de esta unidad académica sometió a votación semanas atrás la prórroga de mandatos de las autoridades unipersonales y colegiadas de sus Escuelas y Departamentos.

Cada uno de estas dependencias de Filosofía cuenta con director, vicedirector y Consejo Consultivo propio, conformado por representantes de docentes, estudiantes y egresados. Los mandatos de directivos, docentes y egresados vencían conjuntamente este sábado 31 de octubre. Sin embargo, la imposibilidad de realizar actos comiciales obligó a que los mismos sean prorrogados.

Las prórrogas se realizaron sine die, es decir, sin una fecha límite para la prórroga. La finalización del mandato sucederá puedan elegirse a las nuevas autoridades que las reemplacen, algo que parece no estar a la vista en los próximos meses.

Esta decisión imita al Consejo Superior, que ya había hecho lo propio en cuanto a consiliarios y consejeros directivos de los cuatro claustros en mayo pasado, puesto que dichos mandatos concluían el 31 de mayo. De la misma manera, varias Facultades prorrogaron los mandatos de los decanos que debían concluir sus funciones el 31 de julio.