Queja de municipios por nuevos criterios de ingreso a Córdoba

Los primeros reproches por la decisión del COE de permitir que los arribos por avión o colectivos se realicen sin testeos previos ni cumplimiento de cuarentena, fueron canalizados a través del ministerio de Gobierno. Según decreto presidencial, pueden sacar pasajes y viajar no sólo trabajadores esenciales sino también personas que exhiban "razones de fuerza mayor".

Por Yanina Soria

Un nuevo capítulo de diferencias entre la Provincia y los intendentes se abrió tras la decisión del gobierno de Córdoba de permitir que quienes ingresen a territorio provincial vía aérea o terrestre, lo hagan sin la presentación de hisopados negativos ni cumplimiento de cuarentena.

Los primeros reproches llegaron ayer y fueron canalizados a través del ministerio de Gobierno que es el que articula con los 427 municipios. Primero, porque muchos jefes comunales dicen haberse enterado de la decisión por los medios de comunicación, y segundo porque argumentan cierta “incoherencia” en los nuevos criterios.

“Justo en el momento sanitario más delicado y cuándo para nuestros vecinos todavía rigen duras restricciones, el COE permite que personas sin control sanitario ingresen a Córdoba. Es difícil explicarle a un comerciante que tiene que cerrar a las 20 pero que un colectivo lleno de personas de Santa Fe que tiene más de 3000 casos por día, puede llegar a nuestra ciudad sin ningún tipo de problema”, se quejó uno de los intendentes de Sierras Chicas.

Ayer, el ministro de Salud Diego Cardozo ofreció una conferencia de prensa luego de brindar los datos semanales sobre la situación epidemiológica provincial que, por cierto, sigue siendo muy compleja.

Allí, sobre cuál fue el criterio que tomó la Provincia para prescindir de los requisitos de ingresos a Córdoba por avión o colectivo de media y larga distancia, el funcionario dijo: “Nosotros hoy estamos transitando una etapa donde tenemos, sin lugar a dudas, el pico de la patología. El análisis epidemiológico que hacemos y las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud, dicen que no es una prioridad tener que pedir el PCR que, para que ustedes entiendan, es una foto del día. En este momento, conforme a como transitamos la patología, y sabiendo que el transporte aéreo o terrestre será de personal esencial, consideramos que no es necesario”.

Sin embargo, según establece el decreto presidencial, quienes pueden sacar pasajes y viajar no son únicamente trabajadores esenciales, también se contempla a personas que deban realizarse tratamientos médicos y a otras que exhiban “razones de fuerza mayor” para hacerlo.

Entre los habilitados en el protocolo que elaboró el Centro de Operación de Emergencias (COE) figura que podrán entrar a Córdoba y movilizarse por la provincia, aquellas personas que, por ejemplo, estén afectadas a la obra pública; a la atención de comedores escolares, comunitarios y merenderos; personas afectadas a la realización de servicios funerarios, entierros y cremaciones; actividades impostergables vinculadas con el comercio exterior; y

“personas que deban atender una situación de fuerza mayor”, entre muchas otras excepciones.

En la práctica, los intendentes creen que con las nuevas disposiciones será muy difícil tener garantías de que, entre ese amplio abanico de argentinos habilitadas para entrar a Córdoba sin certificados de hisopados negativos, no se produzcan nuevos contagios. De allí las molestias con las autoridades de la provincia de quienes esperaban con expectativa un pronunciamiento respecto al levantamiento de las restricciones de circulación interdepartamental. Por ahora, el COE no se pronunció sobre ello.

 

Expectativa por lo que se viene

En tanto, frente al vencimiento del plazo de 14 días de ASPO dispuesto por el último DNU para 102 localidades de seis departamentos, Cardozo dijo que se comunicará en las próximas horas cómo seguirá.

Alfil ya adelantó que la decisión política es flexibilizar algunas de esas prohibiciones y que, seguramente lo que se dispondrá para toda la provincia es mantener la restricción horaria que va de 20 a 6 de la mañana, con excepción de los restorantes que podrían funcionar hasta las 23.

De cualquier modo, los jefes de los gobiernos locales aún no tienen certezas sobre cómo será el nuevo esquema mientras que, los no oficialistas, siguen demandándole al gobierno de Juan Schiaretti participar en la toma de decisiones. Un reclamo que ya hicieron pero que renovaron en las últimas horas.