Desacople Schiaretti-empresarios por Aporte Solidario

Los principales empresarios cordobeses enviaron una carta al gobernador en la que le pidieron que proteja “el bienestar y los intereses de los cordobeses” y que sus diputados rechacen el impuesto a las grandes fortunas. Cruce de argumentos con Gutiérrez.

Por Bettina Marengo

Los empresarios cordobeses organizados en el Grupo de la Producción, la sumatoria del G6 y la Mesa de Enlace del sector agropecuario, enviaron una carta al gobernador Juan Schiaretti para pedirle que proteja “el bienestar y los intereses de los cordobeses”, y rechace la ley de Aporte Solidario Extraordinario que se debatiría el jueves próximo en la Cámara Baja.

“Sabemos, señor Gobernador, de su profundo compromiso con la producción de Córdoba. Confiamos en que no ahorrará ningún esfuerzo para proteger de manera efectiva el bienestar y los intereses de los cordobeses”, señala la misiva, tras una extensa argumentación en contra del llamado “impuesto a las grandes fortunas” que impulsa el Frente de Todos. Se trata de un gravamen por única vez, de entre el 2 y el 3,5%, sobre los patrimonios que superen los 200 millones de pesos, a fin de recaudar el equivalente a 3.000 millones de dólares. Según los empresarios, el tributo incidirá negativamente en el sector privado y en la en la posibilidad de reactivación de la economía.

“Para Córdoba representaría además una injusta transferencia de recursos desde nuestro aparato productivo local hacia el ámbito federal, lo que hace totalmente incierto que los cordobeses pudieran obtener algún beneficio de un tributo de esta naturaleza”, sostiene la carta que firmaron doce empresarios de primer nivel de otras tantas cámaras industriales, comerciales, de servicios, y rurales la provincia.

Hasta ahora, los cuatro diputados que responden a Schiaretti van a acompañar el proyecto de Carlos Heller y Máximo Kirchner. La posición de los representantes de Hacemos por Córdoba en la Cámara Baja es clave para que el oficialismo nacional obtenga quorum en el recinto, y a ese poder de veto apelaron los históricos aliados del gobernador cordobés.

Carlos Gutiérrez, presidente del bloque Córdoba Federal, se reunió por Zoom con Grupo de la Producción, antes quienes sostuvo que el gobierno de Córdoba va a apoyar la “gobernabilidad” del presidente Alberto Fernández, como lo hizo con el gobierno de Cambiemos. Según un empresario que participó del encuentro, Gutiérrez argumentó a favor del voto positivo al Aporte Solidario por la crisis económica imperante, aunque deslizó que, esta vez, el apoyo del peronismo cordobés no sería determinante para la media sanción. “Pero dijo que la última palabra la tiene el gobernador”, acotó.

En un último intento para que la posición de El Panal coincida con la del sector, como sucedió con los proyectos del gobierno nacional de Vicentin y de reforma judicial, los empresariales le ofrecieron al riocuartense “total apoyo” para Schiaretti si el rechazo al llamado “impuesto a las grandes fortunas” traía “represalias” de la Casa Rosada.

La reunión virtual con Gutiérrez tuvo momento acalorados. Los empresarios sostuvieron que se trata de “un momento histórico” para que Schiaretti “se plante y se muestre diferente al resto de los gobernadores que tiene que hacer levantar la mano a sus diputados, obligados por la dependencia económica con el estado nacional”.

Es la primera vez que el bloque empresarial cordobés, que está haciendo movimientos para consolidarse como un bloque de opinión y de influencia opositora al Frente de Todos en el interior del país, choca políticamente con el oficialismo provincial. Desde la Resolución 125 de las retenciones móviles, durante el primer gobierno de Cristina Kirchner, el empresariado cordobés y Scharetti (antes José Manuel de la Sota) han coincidido en su postura sobre la Casa Rosada, incluido en el apoyo al macrismo.

Ahora, el mandatario provincial viene haciendo equilibrio entre la necesidad de una buena relación con el gobierno nacional, la presión de sus aliados internos y sus electores antikirchneristas.

Por fuera del G6 y de la Mesa de Enlace, el gobernador tiene vínculos con referentes nacionales como el exsenador Roberto Urquía, de Aceitera General Deheza, quien a su vez tiene buenos contactos con Alberto Fernandez. Según fuentes nacionales, el cordobés tuvo un papel en la negociación por la baja de las retenciones a las exportaciones de los productos industrializados de la soja.

Luego de la carta de los empresarios, Schiaretti se reunió virtualmente con Alberto Fernández para relanzar el acueducto Paraná-Córdoba, para el que la provincia necesita avales financieros nacionales. Fue una reunión institucional, como le gustan al cordobés. Esa obra puede ser clave para la campaña el año que viene, y para 2023. Ayer firmó un acuerdo con María Eugenia Bielsa, la ministra nacional de la Vivienda, para adherir al programa Argentina Construye y al convenio marco de adhesión al Plan Nacional de Suelo Urbano, que apuntan a crear empleo en una provincia que llegó al 20% de desocupación.

Además de con el diputado schiarettista, el Grupo de la Producción se reunió con los diputados cordobeses de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, por separado. Del macrismo participó un buen número de sus once diputados. Del kirchnerismo estuvo solamente Pablo Carro. Gabriela Estévez esgrimió problemas de agenda y Eduardo Fernández, del Partido Solidario (el partido Solidario de Heller) respondió a la invitación con una carta abierta en la que dio sus argumentos a favor de Aporte.