PJ rechazó pedido opositor de repudio a licuación de la OA

El radical Cossar calificó de “atropello” la decisión del kirchnerismo. Para la lilista Irazuzta, la medida responde al plan de “impunidad” de Cristina Kirchner.

Por Alejandro Moreno

Los bloques de la Unión Cívica Radical y de la Coalición Cívica-ARI cuestionaron ayer en la Legislatura la decisión del gobierno nacional de retirarse como querellante en las causas por corrupción. Para los legisladores de estas bancadas, acompañados por los de Juntos por el Cambio, la medida busca fortalecer el plan para lograr la impunidad de la vicepresidente Cristina Kirchner.
El planteo opositor se encontró con el rechazo del bloque Hacemos por Córdoba -que domina el peronismo e integran también socialistas y margaritos- para tratarlo sobre tablas, por lo que los legisladores Cossar e Irazuzta tuvieron apenas unos minutos para expresar su descargo.
Para los legisladores de la oposición, es inaceptable el argumento de la Oficina Anticorrupción, según cuyos burócratas faltan recursos para querellar en las causas que afectan, principalmente, a ex funcionarios de los anteriores gobiernos kirchneristas (naturalmente, la principal preocupación es la situación de la ex presidente y actual vice, Cristina Kirchner).
El radical Cossar consideró “indispensable” que la Legislatura cordobesa exprese su “rechazo” a esa medida, y desafió al peronismo al manifestar que más allá de las diferencias que puedan tener unos y otros en Córdoba, debería haber consenso en no “pactar con los corruptos”.
Para Cossar, el gobierno de Alberto Fernández “se empeña en instalar la agenda de la corrupción”, mediante “artimañas para lograr impunidad”.
“La preocupación excluyente es buscar la impunidad, pero la inmensa cantidad de los argentinos quiere lo contrario, que los que tienen que ir presos vayan presos, que se devuelvan lo que se robaron, que dejen en paz al periodismo, y que se dejen de manipular a jueces”, describió.
“Queremos que el gobierno nacional impulse las causas”, porque “queremos vivir en una Argentina de derechos, de inclusión, de transparencia”, continuó.
Cossar denunció que “mientras la gente está pensando cómo poner comida en la mesa, el gobierno nacional se preocupa en evitar el accionar de la Justicia”.
“No quiero ser moderado en mi pensamiento porque el gobierno nacional violenta los fines de las instituciones. No nos vamos a quedar callados ante tamaño atropello”, advirtió.

Irazuzta
A su turno, la legisladora de la Coalición Cívica-ARI, Cecilia Irazuzta, dijo que el 10 de diciembre del año pasado “empezó un cuidadoso plan de impunidad”. “Este cuarto gobierno kirchnerista asumió con claras intenciones de la vicepresidente de lograr la impunidad”, señaló.
Como etapas de ese plan enunció: “la reforma judicial, la moratoria ajustada a Cristóbal López, la remoción de los tres jueces de Comodoro Py, y ahora la retirada de la Oficina Anticorrupción como querellante en las principales causas judiciales sobre corrupción”.
Irazuzta, anticipándose al rechazo peronista, comparó la dirección de la Casa Rosada con la del Panal: “El gobernador no ha nombrado un fiscal general, el fuero anticorrupción tiene una labor nula, el poder político ha dominado la Justicia y, por ello, la impunidad es absoluta en Córdoba”.
La lilista detalló las causas que fueron archivadas: “Kolector, Odebrecht, Camino al Cuadrado, y Hotel Ansenuza”. “Lo que ocurre en la Nación es lo mismo”, remarcó.
Para Irazuzta, “nuestro deber es hoy expresar nuestra preocupación”, y la sociedad debe encarar debates como el que no se pudo concretar ayer en la Cámara para “erradicar a la corrupción como flagelo”.

Más repercusiones
El diputado nacional Diego Mestre declaró ayer que los kirchneristas “el único plan que tienen es la impunidad”. “Liberaron a todos los presos, impulsaron una reforma judicial, acechan al procurador Eduardo Casal, persiguen a jueces que los investigaron y la Oficina Anticorrupción deja de ser querellante en todas las causas penales”, recordó.
En tanto, el ex legislador provincial de la UCR, Miguel Nicolás, tachó a la decisión peronista por ser “otro golpe artero a la Justicia y a la democracia”. “La búsqueda de la impunidad por parte del kirchnerismo no tiene límites”, acusó.