Diputados: el FdT suma presión a la agenda de Córdoba Federal

Además del Presupuestos, la Cámara Baja tiene pendiente votar el Impuesto a la Grandes Fortunas y una nueva fórmula para el cálculo del haber jubilatorio. A eso, Máximo Kirchner acaba de sumar un proyecto para ampliar las restricciones sobre el uso del suelo de las tierras asoladas por incendios.

Por Felipe Osman

La agenda parlamentaria, de tanto procrastinar, ha terminado sobrecargada en los últimos meses del 2020, en los que además de tratarse la “Ley de leyes” deberán votarse: una nueva fórmula para determinar los reajustes sobre jubilaciones y pensiones, el Aporte Solidario Extraordinario (alias, Impuesto a las Grandes Fortunas), y un proyecto que acaba de sumarse y lleva la firma de Máximo Kirchner, presidente del bloque oficialista, junto a las de Eduardo “Bali” Bucca y José Luis Ramón, presidentes de los interbloques Federal y Unidad Federal para el Desarrollo.
La iniciativa en cuestión toca un punto sensible para Córdoba: amplía las restricciones dispuestas por la ley nacional 26.815 de manejo del fuego prohibiendo por 60 años desde la conclusión de los incendios -hayan sido éstos provocados o accidentales- “a) realizar modificaciones en el uso y destino que dichas superficies poseían con anterioridad al incendio, b) la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento y venta, de tierras particulares, c) la venta, concesión, división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento, de tierras fiscales; y d) cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio.”
Pero más allá del proyecto impulsado por presidente de la bancada oficialista, que ya ha sido rechazado por la oposición y, entre ella, por la diputada cordobesa Brenda Austin, que ha calificado a la iniciativa como “irracional” por castigar únicamente al propietario del campo sin importar cómo se generó el incendio y por no resultar útil para evitar nuevos incendios, la agenda parlamentaria plantea importantes desafíos para el bloque de Hacemos por Córdoba en la Cámara Baja.
Lo que más urge al Frente de Todos es sancionar el Presupuesto 2021. Se descarta que el oficialismo cuenta con los votos necesarios para aprobar el proyecto. A fin de cuentas, si la oposición y los interbloques minoritarios liderados por Bucca y Ramón se negaran a respaldar su sanción, el oficialismo contaría con un amplísimo margen de discrecionalidad para ejecutar, el año próximo, un Presupuesto 2020 reconducido. Pero lo importante es que el Frente de Todos necesita lograr el mayor consenso posible en torno a la “Ley de Leyes” para enviar al FMI una señal de solidez en su frente interno que no perturbe la renegociación del a deuda contraída con el organismo internacional.
Así las cosas, éste es el momento de los gobernadores para conseguir el mayor compromiso posible del Estado Nacional en cuanto a obras y fondos a recibir durante el año próximo. Y Córdoba tiene apuntadas sus prioridades.
Desde la Provincia el diálogo con sus interlocutores en Buenos Aires es permanente para conseguir la mayor cantidad de obras posibles. De hecho, semanas atrás desde la nación ya se había pedido al Centro Cívico que elaborara un listado de las principales obras a reactivar con financiamiento federal y de aquellas que, aún sin haber tenido inicio, resultan más imprescindibles. El anuncio realizado ayer por el presidente del proyecto de un Acueducto Bi-provincial Santa Fe-Córdoba bien puede encuadrarse en este contexto y en la intención de que la ejecución de Obra Pública sea uno de los principales motores para reactivar la economía en el 2021.
Otro de los intereses de Córdoba serán los subsidios al transporte, asunto que -hay quienes dicen- preocupa incluso más al intendente que al gobernador. De momento, los mandatarios provinciales ya consiguieron que el oficialismo mejore su oferta inicial de 13.000 a 20.000 millones en subsidios al transporte en el interior. Suma que sigue pareciendo insuficiente tanto a la oposición como a algunos sectores del oficialismo. Máxime si se atiende al número que por igual concepto recibiría el AMBA: 65.000 millones de pesos.
Finalmente, y no por ello menos importante, la necesidad del Gobierno Nacional de lograr un consenso amplio en torno al Presupuesto abre la posibilidad para las provincias de negociar por el alcance que tendrá la cuarta “edición” del IFE, algo que la Casa Rosada aún no ha definido. En su última entrega, el Ingreso Familiar de Emergencia alcanzó a 9 millones de argentinos, de los cuales 700 mil fueron cordobeses. Según ha trascendido, la intención de la nación sería reducir la cantidad de beneficiarios a 5 millones en la próxima entrega. Lo que resta saber es en qué proporción disminuirán los beneficiarios en Córdoba.
Junto al Presupuesto 2021 y la iniciativa propuesta por el primogénito de CFK, los proyectos del Impuesto a las Grandes Fortunas y la esperada nueva fórmula para el cálculo de las jubilaciones y pensiones plantearán también circunstancias propicias para que los mandatarios provinciales hagan valer su representación en la Cámara de Diputados. Habrá que ver, en las semanas que restan para el fin de las sesiones ordinarias, qué logran para sus jurisdicciones.