Aseguran que ir a votar no será una actividad de riesgo

Miembros de la Junta Electoral aseguraron que concurrir a los comicios el 29 de noviembre no será es más riesgoso que el resto de las actividades que despliegan diariamente los vecinos de Rio Cuarto. Aunque señaló sí tienen que cumplirse los cuidados necesarios.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

“Creo que hubo falta de comunicación en la Junta Electoral. Hay que empezar a informar a la gente”, admite sin eufemismo Raúl Arrazola, uno de los integrantes del Tribunal que tiene bajo su responsabilidad que se hagan de una vez las elecciones municipales de Río Cuarto. El ex magistrado provincial reconoce por primera vez que el órgano no informó lo suficiente en su momento para dar garantías a la ciudadanía como para que vaya a votar. “Debemos transmitirle a la gente que es una actividad con los cuidados necesarios  no es más riesgosa que el resto de las actividades que hacen en el día”, reafirma Fernando Pérez, el secretario de la Junta en declaraciones a diario Alfil.

La marcha hacia las urnas empezó a tomar ritmo a partir de que ayer se publicara en la página oficial la nueva ´carta marina´ que tendrán estas elecciones. “Lo que más nos interesa difundir es la cuestión del padrón georeferenciado que es una novedad a nivel electoral”, asegura el vocero de la Junta. Ingresando a la wep municipal www.riocuarto.gov.ar  el ciudadano podrá verificar en el padrón correspondiente a los comicios municipales del 29 de noviembre para verificar desde su lugar de votación, mesa y número de orden. Allí se señala que 9 de cada 10 electores verán modificados su tradicional lugar de votación. Para el juez electoral Arrázola esta será la principal garantía de protección sanitaria para los votantes.

“El hecho de pasar de tener 32 establecimientos a 49, que los electores por mesa pasarán de 450 a 300, explicar que entre el presidente de mesa y el primer suplente y los representantes va a haber una distancia de 1,5 que determinan los protocolos”, es fundamental para el ex magistrado provincial.

“Si funciona va a ser una pegada porque hemos disminuido muchísimo la cantidad de gente en los establecimientos”, se entusiasma el secretario Pérez al hablar de la geo referenciación. Da como ejemplo lo que habitualmente ocurren en cada elección en el polo de votación que concentra a 10.000 electores en 4 establecimientos educacionales ubicados en el macro centro. Ahora en ese lugar tendrá la afluencia de solamente 2.000 votantes dado que el resto fue reubicado en otros lugares de sufragio. “Es decir que el elector se va a encontrar con muchas menos personas en el lugar de votación, se va a encontrar con muchos más lugares para sufragar y la idea es que vote en el más próximo a su domicilio, esa van a ser a priori las primeras medidas que vamos a empezar a anunciar”, señala el abogado.

La estrategia comunicacional de la Junta Electoral será cuotificar los mensajes para no abrumar a una sociedad que está saturada de información relacionada con la pandemia. “La cabeza de la gente en este momento está en otro lado, la idea es que generemos un spots que tenga gancho, que comparta las tres o cuatro medidas fundamentales que le llegue”, explica el funcionario de la Junta. Al órgano contemplado en la Carta Orgánica Municipal se han sumado en colaboración otras instituciones de Río Cuarto. En la elaboración de los mensajes están trabajando también la Defensoría del Pueblo, la Universidad Nacional y la propia Municipalidad.

El mensaje de convocatoria a las urnas apunta “fundamentalmente a las distintas medidas que están plasmadas en el protocolo sanitario, que hacen al distanciamiento, lavado de manos y uso del tapabocas. Vamos a empezar a difundir algunas medidas en particular que se van a adoptar ese día, el uso del facilitador que tiene como objetivo establecer la distancia social y la limpieza, elementos de higiene que van a estar al alcance tanto del elector como de las autoridades de mesa”, explica Pérez.

Por su parte el juez Arrázola refuerza la autocrítica en la que reconoce el descuido en los aspectos comunicacionales de la elección. “El día jueves (por hoy) nos reuniremos con el área de prensa para iniciar con todo esto. Creo que la falta de información es falta de conocimiento. Es necesario que la gente sepa que no va a tener que hacer más de 1 kilómetro para ir a votar”, reconoce el integrante del tribunal electoral.

El proceso electoral ha entrado en aceleración con el comienzo de la capacitación de las autoridades de mesa a través de aulas virtuales. La información que se brinde en esos ejercicios pedagógicos posteriormente será utilizada en placas informativas que estarán en los lugares de votación.

La universidad de Río Cuarto y la Defensoría del Pueblo están colaborando activamente en este proceso de capacitación de las autoridades electorales. También hay en marcha la elaboración de un mensaje diferenciado que será destinado a las personas con alguna discapacidad. Se está elaborando un spot con referencias, tanto a la accesibilidad física como a los cuidados sanitarios adicionales que tendrán esos votantes con capacidades diferentes.

A 35 días de las urnas las elecciones parecieran ser un hecho. “Nada garantiza que las pasemos para marzo y no haya una situación igual a la que atravesamos. Lo estamos viendo en Europa. La primera semana de noviembre tenemos la elección en EE.UU. También estamos siguiendo eso. Aunque en EE.UU es un día de semana y no es obligatorio el voto”, observa el juez Arrázola.

Las convocatorias a las urnas que se vienen realizando en otros lugares del mundo no vieron resentida su participación por los miedos que genera la pandemia. Aunque cada caso es distinto y no se puede comparar un escenario con otros. El principal temor de los sanitaristas y de los propios vecinos es la cantidad de gente que va a estar circulando ese día por la ciudad. “Gente vas a encontrar por todos lados pero no va a ser más riesgoso que salir un sábado a hacer las compras al centro”, garantiza el vocero de la JEM.

Entusiasmar a los votantes apáticos nunca es una tarea fácil. Y convencer que tan importante como garantizar la salud de la población es también la salud de la institucionalidad democrática de Río Cuarto. Así son las cosas.