Polémica por el costo del mantenimiento del alumbrado

La oposición en el Tribunal de Cuentas rechazó la redeterminación de costos aprobada por el Poder Ejecutivo para la empresa Autotrol. Hay millones de pesos de diferencia. A 38 días de las elecciones se encendió una polémica por fuera de la agenda que monopoliza la pandemia. Desde la secretaría de Economía cuestionaron el rigor profesional de la tribuno de Respeto que hizo la denuncia pública.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

“Con la última redeterminación, el canon se va casi a 45 millones de pesos por mes. Hay una ampliación en el parque lumínico que es lo que también se ajusta en este momento. Debería estar en un monto de aproximadamente 30 millones mensuales y se pagan 15 millones más por un aumento de luminarias cuya ampliación no está acreditada”. Las cifras denunciadas por la representante del Partido Respeto no son de afinar el lápiz sino error grosero de cálculos del orden 30% en el costo del mantenimiento del alumbrado público y los semáforos. “Es una falta total de respeto y el nivel de desinformación que tiene alguien que nos debiera dar tranquilidad en materia de control del gasto”, le respondieron desde la secretaría de Economía Municipal a la contadora Julia Pereira.

El cortocircuito entre el oficialismo y la segunda minoría se produce en una de las materias en donde la administración de Llamosas asegura haber aprobado con alta nota. “Desde el inicio de la gestión en 2016, ya se instalaron más de 13 mil luminarias LED en diferentes sectores de la ciudad”, informó el Secretario de Obras Públicas Martín Cantoro, en el último acto que el intendente presidió de encendido de nuevas luces en Río Cuarto. “La ciudad es otra, porque en cuatro años no sólo se ha avanzado en la colocación de luces LED, sino también en mejorar el estado general del servicio”, aseguró hace unos meses atrás el funcionario municipal en una de las zonas de Banda Norte dónde se mejoró la iluminación.

Efectivamente Río Cuarto tiene otra imagen nocturna producto de esa inversión que no realizó la empresa a quien se le adjudicó el servicio pero que ahora reclamó un mayor pago por su mantenimiento. “El aumento está previsto por el pliego. Cada vez que las empresas tienen aumento de sus costos, pueden pedir reajuste de precios y está contemplado. Lo que analizamos es que supera ampliamente los costos de inflación. Lo que piden por reajuste de precios es más alto que la inflación. En comparación al año pasado hubo un aumento de estas partidas de más de 76% y superó ampliamente los márgenes de inflación”, aseguró en declaraciones radiales la vocal opositora del poder que controla los números de la administración pública.

En el Tribunal de Cuentas, el oficialismo tiene dos miembros, una vocalía es de Cambiemos y otra de Respeto. Este aumento que pide Autotrol fue aprobado sólo por el oficialismo. “Ni siquiera pudimos dar la discusión. Lo que ha dejado en evidencia es que el municipio subsidia los costos de producción de las empresas. Está afrontando sus aumentos. No debe estar al servicio de privados sino al servicio de las necesidades que vive la población”, aseguró la contadora Pereira. En la Municipalidad “saltaron los tapones” con estas afirmaciones y fue el propio Pablo Antonetti, responsable de las finanzas del Estado local, quien salió a refutar las expresiones vertidas por la colega.  “La tribuna de Respeto tiene un nivel de desconocimiento absoluto de lo que es el contrato de Autotrol, porque mezcla absolutamente todo”, afirmó el funcionario de Llamosas.

Las diferencias no son menores. Se trata de millones de pesos. Mientras que la integrante del Tribunal de Cuentas habla que la Municipalidad va a pagar 45 millones de pesos por un servicio que debiera costar 30 millones; desde la Secretaría de Economía aseguran que el canon mensual  redeterminado supera apenas los 8 millones de pesos. La magnitud de las diferencia es tal que parecieran estar hablando de servicios diferentes. “Es el segundo reajuste en el año. Es de un 55% que eleva el costo a casi 45 millones de pesos por mes. Es la segunda empresa privatizada de servicios públicos más cara insumiendo parte importante del presupuesto municipal. Junto con Cotreco y la empresa Incisa de la obra pública.”

Siempre fue la empresa de higiene urbana la destinataria de los cuestionamientos del alto costo que insume para la Municipalidad de Río Cuarto. Es la primera vez que la oposición hace foco en el costo del mantenimiento de las luminarias y los semáforos de la ciudad. Desde el Partido Respeto se ha observado permanentemente que la gestión de Llamosas destina demasiados recursos económicos para sostener la prestación de los servicios básicos de recolección de residuos, alumbrado público y mantenimiento de calles.

“Entre estos 3 privados se llevan aproximadamente el 27% del presupuesto municipal. Lo que siempre evaluamos que son los servicios de la deuda, implican un 21%. Casi el 50% del presupuesto municipal se destina a empresas privadas y al sistema financiero. Esto implica desfinanciar otras áreas que son centrales para afrontar problemáticas urgentes como desocupación, falta de trabajo, un municipio que sea garante de puestos de trabajo, salud y educación”, sostiene Pereira.

A 38 días de las urnas municipales, es el primer amague de sacar del eje de la pandemia la discusión electoral. El ahora escindido frente político que lideraba Pablo Carrizo siempre levantó las banderas de volver a realizar con personal y recursos municipales las prestaciones elementales que requieren los vecinos. El enfermero del Nuevo Hospital, ahora candidato por el Frente Política Abierta, sostiene que el Estado local ahorraría muchísima plata si “de a poco” vuelve a brindar los servicios básicos. Lo que sucede es que ahora hay contratos firmados con empresas que no pueden ser incumplidos.

”Hay una aceptación sin condiciones de parte del Municipio. Es un debate que tenemos siempre entre los técnicos del Tribunal. Hay criterios en los cálculos. Obviamente que está establecido en las pautas legales del pliego pero no siempre los criterios son compartidos. Consideramos que hay reajustes que deben hacerse de manera parcial. Ahí marca una diferencia que siempre termina siendo a favor de mayores costos de las empresas”, afirma la representante de Respeto.

La indignación de los contadores de la Municipalidad trasciende incluso las disputas políticas y se instala en el terreno de lo profesional. Eso le reprocha Antonetti a una egresada de la misma facultad donde él se recibió. “Genera entre líneas algún nivel de sospecha y una falta de respeto hacia la actividad profesional que hay en los distintos ámbitos, desde los profesionales que trabajan en la empresa y que hacen el cálculo de redeterminación de precios. Desde la revisión que hacen los profesionales de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, más la intervención de los profesionales en el Tribunal de Cuenta de todos los partidos independientemente de la línea política”, afirma el secretario de Economía.

La mejora del alumbrado público es una de las políticas “exitosas” que muestra Llamosas en sus spots de dos veces reiniciada campaña electoral. “Actualmente Río Cuarto cuenta con un 75 por ciento de luminarias LED. Esto implica un importante ahorro energético, un mayor cuidado del medioambiente, y una ciudad más segura”, explica el intendente en cuanta tribuna virtual que se sube. No es casualidad entonces que la oposición busque poner un cono de sombras sobre el costo que tiene esa “zona luminosa” de la gestión del oficialismo. Menos ahora que la urnas empiezan de a poco a encenderse. Así son las cosas.