Prat Gay: “Un no plan siempre fracasa”

El exministro de Economía disertó ante empresarios de la Bolsa de Comercio de Córdoba. Reiteró sus críticas al manejo de la pandemia y dijo que la fuga de dólares en el último mes alcanza los US$1700 millones. Definió la escasez de dólares como una "espada de Damocles" permanente para la Argentina, un hecho que se repite en los últimos 70 años.

“Es preocupante que un Gobierno haya perdido la confianza a diez meses de haber asumido; eso le agrega una complejidad al difícil momento económico que estamos viviendo”, dijo Alfonso Prat Gay, exministro de Economía y expresidente del Banco Central. Sostuvo que lo que se está viendo es que un “no plan –del que se enorgullece el presidente Alberto Fernández- fracasa siempre. Un plan puede fallar, un no plan siempre fracasa”.

En su exposición ante los empresarios de la Bolsa de Comercio de Córdoba aprovechó para responderle al diputado Máximo Kirchner y al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, respecto de que la devaluación de 2015 y 2016 tuvo un bajo traslado a precios, que sí fue impactado por la suba de tarifas. ”Además hubo una baja de retenciones, con lo que el pase a precios fue menor todavía; el trigo aumentó 100% y los alimentos el 25%”, agregó.

El economista apuntó que hoy se está con la sensación térmica que existía después de las Paso de 2019, cuando “el mercado se asustó por lo que iba a venir”. A su entender, después del intento fallido de estatización de Vicentin, Fernández “se fue acobijando cada vez más bajo el ala de la vicepresidenta Cristina Kirchner”.

Prat Gay reiteró su posición del inicio de la cuarentena, cuando planteó que los costos economicos serían muy altos y los resultados sanitarios irían decreciendo. “Es una cuarentena que se ofreció como única solución, casi medieval en la era del conocimiento. El principal problema sigue en pie: seguimos sin testear. Insisto por el impacto económico de este esquema; la estrategia sanitaria fue un fracaso. Estamos cuatro veces peor que nuestra representatividad en el mundo”, definió.

“La Argentina es junto con Perú y España el país con peores resultados en esta coyuntura. Los otros tres peores tienen otros factores que exceden al Covid-19: Venezuela, Iraq y Líbano”, describió y aseguró que la crisis de confianza que atraviesa hoy la administración nacional se vincula con que la respuesta que dio a la pandemia fue “un rotundo fracaso; tuvo una estrategia triunfalista al comienzo pero el globo se fue pinchando. No hablo con el diario del lunes; era fácil determinar que haría aguas”.

Otros ítems que para Prat Gay colaboran en la desconfianza son las medidas del Banco Central de mediados de setiembre y el proyecto de presupuesto 2021. “Terminaron de convencer al mercado de que el Gobierno se fue arrinconando en un lugar de donde es muy difícil salir”, graficó.

A su entender la situación sería peor “sin el esfuerzo de reordenamiento” que hizo la administración de Cambiemos. “Con otro punto de partida estaríamos en una dinámica aún mucho más compleja de la que tenemos”, dijo.

Respecto de las reservas, estimó que hay US$14,800 millones de reservas disponibles que se parece mucho al total de depósitos de argendólares: “Una vez que esos números se parecen mucho, la cuestión se acelera y eso es lo que está detrás de la salida de depósitos. No ayuda en nada cada vez que el Presidente sale a decir ‘no se me ocurre tocar los depósitos’, ‘no se me ocurre devaluar’ como si hubiera estado afuera los últimos 50 años cuando cada devaluación vino precedida de una negación”.

Destacó que a partir de agosto –cuando se acordó el reperfilamiento de la deuda- se aceleró el drenaje de reservas. “El 15 de setiembre las medidas espantosas del Banco Central no hicieron más que ratificar que las autoridades monetarias no están a la altura de la situación; la respuesta del mercado fue acelerar la sangría. Salieron US$1700 millones en un mes”, describió.

Prat Gay agregó que esa tendencia se da dentro del cepo más restrictivo de la historia, con superávit comercial y habiendo eliminado la mayoría de los vencimientos de deuda: “No hay muestra más clara de la desconfianza que existe”.