Paritarias: mañana habría convocatoria a estatales (rechazo a suma fija)

El SEP y la UEPC esperan el llamado de la oficina de la ministra de Coordinación, Silvina Rivero, que no pasaría de esta semana. Gremios reclaman un aumento que equipare a la inflación. En Salud, por fuera del SEP, exigen salario básico arriba de la línea de la pobreza.

Bettina Marengo

Mañana miércoles, o antes de que finalice la semana, el gobierno de Córdoba convocaría a los gremios del sector público para comenzar las negociaciones paritarias que fueron prorrogadas en agosto hasta el corriente mes de octubre.

Con los ingresos provinciales en caída desde hace dos años, aunque en agosto y septiembre quebraron la racha negativa los ingresos provenientes de la coparticipación federal, la principal pregunta a esta hora es si la ministra de Coordinación, Silvina Rivero, quien encabeza el tema, ofrecerá a los trabajadores una suma fija o un porcentual que impacte proporcionalmente en las escalas. En el medio, los reclamos del sector salud que no están nucleados en el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), que exigen reconocimiento a su labor como primera línea en la trinchera del Covid 19.

La posibilidad de una suma fija como oferta aceptable por el SEP que conduce José Pihén, corrió hace algunas semanas, pero no está confirmado. El antecedente cercano es el acuerdo en la Provincia de Santa Fe, donde el gobernador Omar Perotti, uno de los más cercanos a gobernador cordobés Juan Schiaretti, cerró su paritaria docente con sumas fijas que van de 4 a 5 pesos mensuales, de septiembre a diciembre.

Ayer, fuentes de la UEPC y del sector salud no enrolados en el SEP, así como desde los jerárquicos de la UPS (Unión de Personal Superior), manifestaron su rechazo a un aumento fijo, por su impacto negativo en el escalafón y en las jubilaciones, sobre todo a partir de la última ley de ajuste previsional, la 10.694.

“No se corresponde una suma fija porque el acuerdo que tenemos es ir blanqueando. Si no pueden, al menos que no se agreguen mas problemas”, señalo una fuente del gremio docente que encabeza Juan Monserrat. Domingo Ovando, titular de la UPS, sostuvo que una suma fija rompe la escala de la administración pública y es “inadmisible”.

La pretensión sindical es que el incremento equipare salarial la inflación anual, que entre enero y septiembre fue de 22,3% y que rondaría el 28% en diciembre. En cambio, la Unión de Trabajadores de la Salud y los Médicos Autoconvocados reclaman un básico de 50 mil pesos, que alcance la canasta básica para no caer bajo la línea de la pobreza, y piden participar de las negociaciones junto al resto de las organizaciones sindicales. “Cierran todo de un día para otro para evitar tensiones”, se quejó el médico Gastón Vacchiani.

Hasta julio, los estatales recibieron un 16% de aumento en tres tramos que, en el caso del sector docente, si se computa el Fonid, superó el 20%. En julio fue el último pago de este acuerdo, del 1%, y en agosto la negociación pasó a octubre, tras la promesa de la Provincia de pagar el medio aguinaldo en tiempo y forma.

La principal referencia para el sector público en la provincia es el acuerdo en Epec, donde los trabajadores de Luz y Fuerza obtuvieron el 26%. Pero los estatales, sobre todo los del magisterio, miran con ilusión los porcentajes que lograron sus pares de otras jurisdicciones, como en provincia de Buenos Aires y en La Pampa, donde el gobernador Sergio Ziliotto otorgó el 40%.

Tanto los dirigentes gremiales como los funcionarios estiman que será un diálogo corto, por el contexto de pandemia y de estrechez financiera del estado provincial, con la intención de empezar a cobrar el aumento los primeros días de noviembre. Desde el gobierno ayer dijeron que recién informarían sobre el tema “cuando efectivamente haya acuerdo”.

Salud, camino a la protesta

En salud, los trabajadores nucleados en la UTS, por fuera del SEP, ya piensan en un plan de lucha que en dos semanas podría derivar en un paro, si la Provincia no escucha sus reclamos. Junto a los Médicos Autoconvocados buscan aunar fuerzas con la ATE y con el sector Salud del Suoem, como primera línea en la lucha contra el Covid 19. La muerte de una docena de agentes del sector público y privado, de diferentes roles y profesiones, afecta al sector. Sin embargo, al ser recurso humano crítico, y estar la mayoría abocado a emergencias, admiten que la posibilidad de un paro tradicional se complica.

Además de un básico de 50 mil pesos, y de participar de la mesa de dialogo por las paritarias, exigen que la Provincia extienda a todos el sector salud el bono de 40 mil pesos que le otorgó a los médicos terapistas (que fue de 10 mil mensuales para los kinesiólogos y enfermeros de terapias intensivas), a todo el personal hospitalario.

Salvo los terapistas y la Policía, cuyas horas adicionales aumentaron un 35% luego de la revuelta policial de Buenos Aires, a partir del 1 de octubre, la Provincia pagó en julio el último incremento salarial del 1%.