UCR pone toda la carne al asador

Por Julieta Fernández
jfernandez@gmail.com

“Abrile volvió recargado”, decían dirigentes radicales al referirse a la mejora en el estado de salud de su candidato, quien contrajo covid-19 a principios de septiembre. Gabriel Abrile regresó a la campaña con estrategias más definidas que en oportunidades anteriores pero suscitó algunas críticas por su respaldo a la realización de las elecciones dentro de seis semanas.

“El 17 de octubre ganamos las calles”, rezaban algunos posteos de militantes y candidatos radicales a modo de provocación al peronismo que, particularmente en Río Cuarto, no tuvo su caravana sino más bien encuentros virtuales. Los mensajes estaban acompañados por selfies en donde el denominador común era el barbijo negro con el hashtag #VasAEstarMejor.

La militancia de Abrile recorrió distintos puntos de la ciudad con el desafío de ganar adeptos de cara a las urnas pero también con la intención de convencer a los vecinos de participar de los próximos comicios a pesar del crítico contexto sanitario. “Hubo muy buena recepción en el diálogo con los vecinos. Están enojados con la situación que estamos viviendo porque dicen que no hubo respuestas a ninguno de los grandes problemas: ni el sanitario ni el económico”, señaló el primer candidato a concejal de Juntos por Río Cuarto, Gonzalo Parodi, quien procuró aclarar que dichos encuentros se habrían dado “en el marco del respeto de las medidas de bioseguridad”.

Contradicciones

“Si dicen que hay que hacer elecciones, háganlas, ¿qué quieren que les diga”, dijo Eduardo Scoppa, candidato a intendente por Riocuartenses por la ciudad en diálogo con FM Gospel, quien además aseguró no entender la postura del intendente Juan Manuel Llamosas y otros candidatos que apelan a que se vote el 29 de noviembre. “Hace un mes atrás decían que por la cantidad de casos no se podían hacer las elecciones. Hoy estamos bastante peor, ¿y ahora están dadas las condiciones? Parece que hay especulación detrás de esas posturas”, enfatizó.

Desde el espacio de Abrile aseguran haber recorrido unos 40 cuadrantes durante el fin de semana. “Yo no puedo impulsar a un militante nuestro a que salga a la calle o a un elector que vaya a votar o a un fiscal a que pase todo el día en la escuela”, había señalado Scoppa en declaraciones radiales al reafirmar su postura de que, por el momento, las condiciones no estarían dadas para que se realice el acto eleccionario o que se lleven adelante acciones proselitistas.

El primero de septiembre, la Junta Electoral Municipal había hecho oficial la suspensión de los comicios pautados para el 27 de ese mes. El espacio que había presentado el pedido formal ante dicho órgano había sido el que conduce Gabriel Abrile y que ahora brega por la realización del acto electoral. Una fuente consultada asegura que desde Juntos por Río Cuarto hubo un cambio de timón a partir de una visión más optimista respecto de los resultados en la carrera por el sillón de Mójica. “El cambio de consultora política y de estrategia comunicacional responde a eso. Volcar los esfuerzos para ganar votos en los sectores enojados con la actual gestión y sobre todo los indecisos”.

El doble desafío de las bases de Juntos por Río Cuarto implica no solo captar adeptos sino promover la participación de los ciudadanos. El consultor político local, Cristian Buttié, proyectaba un 60% de participación a fines de agosto cuando la situación sanitaria era mucho menos compleja que la actual y, además, manifestaba que habría al menos un 15% de indecisos. “El desafío que tenemos es apuntar a esos indecisos”, comentó un militante radical a Alfil.

Trending Topic y selfies

Además de salir a las calles un 17 de octubre, el radicalismo local se organizó para twittear al unísono “Abrile Intendente” y el hashtag #MejorParaRioCarto y así lograr que aparezca en el inicio de la red social del pajarito como una tendencia (o trending  topic) a nivel nacional.  Para lograr dicho objetivo, hace falta responder a una serie de requisitos. “Está claro que hubo una organización de parte de toda la militancia para twittear ese hashtag al mismo tiempo pero yo no descartaría la utilización de trolls o cuentas falsas para contribuir a la cantidad de tweets y posicionarse como tendencia”, opina un especialista en redes sociales consultado por Alfil, quien agrega que “es una herramienta muy utilizada en campañas políticas y ahora la apuesta principal pasa por las redes sociales. Es cuestión de entender los algoritmos. Organizarse para emitir tweets con mensajes claros y concisos (como un hashtag) contribuye a posicionarse en las tendencias”.

Pero los hashtag vinieron acompañados de ‘selfies’ junto a vecinos de distintos puntos de la ciudad y alguna que otra provocación al peronismo en el 17 de octubre: “La única lealtad es con el pueblo, escuchando y comprometiéndonos en mejorar la calidad de vida de los vecinos”, publicó el dirigente juecista y candidato a concejal de Juntos por Río Cuarto, Pablo Benítez.

La vieja receta

“Los primeros comentarios de los vecinos tienden a ser de enojo pero enseguida viene un pedido de cambio. Quieren ser escuchados y tienen esperanza de que Abrile sea lo que necesita Río Cuarto”, asegura Parodi tras hacer un buen balance de la campaña en territorio que llevaron adelante el fin de semana. “El concepto de ‘esperanza’ fue muy utilizado en los eslóganes de campaña de Cambiemos en el 2015 y, al parecer, Juntos por Río Cuarto aplicaría la misma receta aprovechando el desgaste del oficialismo a partir de la crisis sanitaria y económica producto de la pandemia.

Palabras más, palabras menos, el radicalismo tiró mucha carne al asador después de varias semanas calmas. Las críticas que apuntan a mensajes contradictorios no parecen flaquear a los dirigentes que aseguran que aún no se habría tirado toda la carne al asador. “La campaña fuerte va a durar 30 días y se va a notar en la calle y en los medios. Incluso habría cartelería renovada. Se verá el triple de lo que vio este fin de semana”, asegura un referente de la UCR. Al parecer, el plato fuerte todavía no habría llegado.