Picat: “En la UCR tienen que surgir ideas y figuras nuevas”

El intendente de Jesús María destacó el acuerdo por el cronograma electoral interno

Por Alejandro Moreno

Desde Jesús María, Luis Picat, es uno de los intendentes que busca proyectarse en el radicalismo provincial, como el riotercerense Marcos Ferrer y el bellvillense Carlos Briner. Picat, dijo ayer a Alfil que es tiempo de que en la UCR aparezcan “figuras nuevas”.
La semana pasada, poco antes de que se consume el quiebre del Congreso Provincial, hubo un acuerdo entre la Liga Sumar y el mestrismo para diseñar un cronograma electoral que, más o menos, conforme a todos.
Las elecciones internas quedaron para el domingo 14 de marzo del año que viene, y el vencimiento del mandato de las actuales autoridades partidarias será el 20 de ese mes.
En diciembre habrá plazos clave para el desarrollo de las elecciones: el 1° cerrará el padrón de afiliados y deberán presentarse los núcleos internos que competirán. El 10 se inscribirán las alianzas entre núcleos, que seguramente habrá. Y el 18 se inscribirán las listas de candidatos.
Este calendario reemplaza al que estaba vigente, ya como una prórroga del que debió concluirse en septiembre pasado. Las internas estaban anotadas para el domingo 6 de diciembre, y la asunción de los ganadores, el domingo 20.
El acuerdo impidió que la judicialización del proceso interno, que ya se había producido, tuviera serias consecuencias.
De todos modos, el calendario deberá ser ratificado en el plenario del Congreso Provincial convocado para el 7 de noviembre. La continuidad de las medidas de restricción de la circulación social podría generar algún ruido para entonces.
Picat afirmó que “lo más importante es que vamos a tener una fecha para elegir nuestras autoridades”.
“Eso -continuó- hace muy bien a la democracia del partido”, sostuvo. El jesusmariense consideró que la posibilidad de ir a elecciones internas “rompe” con la tendencia de resolver las autoridades partidarias en acuerdos de cúpulas. En los últimos años, recordó, “a dedo” se confeccionaba la nómina de jefes de la Unión Cívica Radical. “Era el partido para unos pocos”, protestó.

Renovación
“Creo que esta vez vamos a tener la oportunidad y la posibilidad de elegir diferentes propuestas, y que nuevos actores comiencen a dirigir y tener las riendas del partido”, dijo ilusionado con una renovación.
“En ese sentido –agregó- va a ser muy sano porque se viene todo un debate hacia el 2021, primero, pero más allá pensando en el 2023”. El año que viene habrá elecciones de diputados y senadores nacionales, que serán clave no solo para conformar una oposición más sólida a nivel nacional, sino también para ir configurando la oferta electoral que el radicalismo cordobés podría tener en los comicios provinciales del 2023.
“Tienen que surgir ideas y figuras nuevas que demostremos que estamos a la altura para poder gobernar Córdoba”, sostuvo, con el detalle de que habló en primera persona del plural para referirse al plantel de dirigentes que podrían renovar el partido en la provincia.
En el sainete de las últimas semanas, Picat solo intervino cuando firmó un comunicado crítico hacia la gestión del presidente del Ente de Intendentes, Ariel Grich, que se había involucrado en la interna apoyando la posición de Ramón Mestre. Picat, junto a otros como Marcos Ferrer (Río Tercero), el deloredista Gustavo Bottasso (Hernando) y el negrista Marcos Carasso (General Cabrera), entre otros, pidió que el Ente no juegue en las internas partidarias porque no es su función.
Picat ya ha manifestado su posición sobre el futuro de la UCR. El año pasado, después de ganar la elección de intendente de Jesús María, reclamó que en el radicalismo cordobés Mario Negri y Ramón Mestre (los dos que compitieron por separado por la candidatura a gobernador, facilitando el triunfo del peronista Juan Schiaretti) dejen pasar a las nuevas generaciones de dirigentes.