Enroque Corto en Río Cuarto

Por Gabriel Marclé y Julieta Fernández

 

El retorno de Pato

Patricia Bullrich

“Parece un deja vu”, dijo un analista político a la cronista cuando le comentó que la ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, reapareció en la escena electoral de Río Cuarto. Solo un tweet de la presidenta del PRO bastó para tener indicios más fuertes de que habría retornado una vieja estrategia de campaña. En algunos aspectos, Juntos por Río Cuarto buscaría nacionalizar una elección que tendrá a varios dirigentes nacionales atentos al resultado.

Analista político: Parece un deja vu. Reapareció “Pato” Bullrich en la campaña.

Periodista: Y pensar que hace unos meses se hablaba de no nacionalizar esta elección…

A P: Quizás no al nivel de lo que fue en febrero o marzo. Pero puede que haya algún dato de alguna encuesta que impulse la aparición de estos personajes. Bullrich compartió un tweet del concejal (Manuel) Betorz con el hashtag #AbrileIntendente.

P: ¿Cree que el edil fue un nexo?

A P: Puede que los concejales del PRO hayan sido articuladores de ese apoyo. Pero quiero agregar que no me parece inocente que aparezcan estos personajes en esta instancia de la campaña.

P: ¿Usted insinúa que hay una mejor imagen de Juntos por el Cambio en la ciudad?

A P: Me inclino más por pensar que habría una caída de la imagen de Alberto Fernández. O al menos eso dirían los números con los que ellos se manejan. El otro día analizaba una encuesta de una consultora de la capital. Al menos dos veces se reiteraba la pregunta sobre la imagen del presidente.

P: ¿Eso qué implica?

A P: Cuando una pregunta se repite en distintas instancias del formulario, es porque interesa obtener esa respuesta en particular o porque ese aspecto se quiere medir con mayor precisión.

P: Pero además esta ciudad ha sido cuna de Cambiemos…

A P: Y aquí mismo, la ex ministra ha generado mucha polémica con declaraciones como “El que quiera estar armado, que ande armado”. A pesar del repudio de algunos sectores en su momento, otros la recibieron muy bien cuando vino en marzo. Medía bien, básicamente.

P: ¿Se imagina qué otro dirigente podría estar apoyando a Abrile en los próximos días?

A P: Dudo mucho que esto ocurra pero faltaría que se sume Macri y cartón lleno (risas).

 

 

Sin bocinas

La ciudad, a diferencia de otros puntos del país, no tuvo caravana del 17 de octubre. Según un informante consultado, la situación sanitaria de más de 6000 casos de coronavirus no era propicia para salir a las calles.  No obstante, también habría incidido el factor electoral.

Periodista: ¿Cómo estuvo ese día de la lealtad? Fue virtual nomás…

Informante: Así es. Seguramente vio algunas publicaciones en redes.

P: Por lo que se vio, hubo presencias interesantes.

I: Varios dirigentes del espacio, organizaciones sociales, sindicatos, funcionarios. Además del intendente, por supuesto.

P: ¿En algún momento se consideró hacer una caravana?

I: No lo sé pero entiendo que “el horno no está para bollos”.

P: Por lo sanitario…

I: ¡Y lo electoral! Una caravana podría haber generado reacciones negativas y me da la sensación de que el oficialismo se “cuidó” de eso y se limitó a las reuniones virtuales. Estamos en Río Cuarto, estimada.

P: Si usted lo dice. Quizás algunos peronistas se quedaron con las ganas…

I: Le repito. No había necesidad de exponerse a que les “peguen” gratuitamente.  Al menos no aquí, en un contexto electoral.

 

 

El compañero Cantero

En el día de la lealtad volvieron a aparecer los gestos de hermandad e identidad peronista que en otras épocas del año escasean. Ya sea por sus nombres o por su historia, la vereda del peronismo estaba colmada de mensajes y expresiones sentimentales. En un contexto pre electoral como el que atraviesa a Río Cuarto, las acciones del justicialismo local apuntaron de lleno a la campaña de Juan Manuel Llamosas, con referentes que se sumaron a una jornada de celebración y trabajo, la cual tuvo lugar por medio de una sesión de Zoom.

La jornada de Lealtad virtual tuvo, entre otros participantes, al intendente mandato cumplido Alberto Cantero. El ex mandatario escribió en sus redes un mensaje de acompañamiento al proyecto de reelección encabezado por Llamosas, quien podría cumplir lo que él no pudo allá por 2003. ¿Cuánto vale el apoyo de Cantero para el plan electoral de Llamosas? El periodista debatió con un reconocido analista político de la ciudad, en busca de esa respuesta.

Periodista: ¿Cómo le va? Quería hacerle una breve consulta. Espero no me cobre (risas).

Analista Político: ¡Pero che!¡Todo de arriba, gratis! No se haga problema. Pregunte…

P: ¿Cómo ve el apoyo de los ex intendentes a los proyectos del presente? Lo digo porque este fin de semana se lo vio activo a Alberto Cantero, acompañando a Llamosas desde la virtualidad.

A.P: Yo creo que suma para la imagen de un proyecto que integra a muchos, pero la verdad es que no estoy tan seguro de que Cantero traccione votos. Fue intendente hace mucho, y todavía algunos lo tienen más vinculado al kirchnerismo que al cordobesismo. Creo más valioso, en términos estratégicos, lo que hicieron con la alianza del socialismo.

P: ¿Usted dice? A mí me parece que hay gente que valora el aporte del ex rector universitario.

A.P: Puede ser, pero que eso se traduzca en votos que hagan la diferencia, la veo difícil. En esa materia, creo que el radicalismo lo aventaja…

P: ¿Ah sí? Explique eso.

P.A: Lo digo porque para la ciudadanía no es lo mismo Cantero que Rins o Jure. Estos últimos están más cerca en el imaginario del votante, con sus cosas positivas y negativas. Incluso todavía están presentes en la agenda mediática de la ciudad y provincia, por sus roles legislativos. En tiempos donde se mide mucho el nivel de conocimiento, si los ex intendentes radicales se acoplan al proyecto del radicalismo de Abrile, el resultado puede ser favorable. Al menos más efectivo que el que Cantero puede darle a Llamosas.

 

 

Día de “desmadre”

Como era de esperarse, la celebración de las madres en su día traería consigo un condimento especial. Mientras Córdoba y gran parte del interior nacional atraviesan la peor etapa de la pandemia, el comportamiento social también se encuentra en su punto más bajo. Ayer, la imagen de una ciudad detenida se contraponía a la de días anteriores, con un centro comercial colmado de gente en busca de regalos. Sin embargo, las reuniones familiares se volvieron a realizar, aunque de forma secreta y menos luminosa. Así se lo revelaba al periodista un integrante de los cuerpos de control, atento a la actividad del fin de semana.

Periodista: ¿Puedo preguntarle por los controles? Debe ser lo único de lo que se habla…

Agente: Pero, ¿vos saliste a la calle? Se nota que a muchos no les importa que el virus siga dando vueltas.

P: ¿Lo dice por el fin de semana? Estuvo el día de la madre…

A: Yo más bien diría “día de desmadre”. No importa cuántos controles pongas en la calle, si la gente no se porta bien, no hay mucho que se pueda hacer. ¡Se juntaron igual a celebrar el día de la madre! El mejor regalo que les podrían hacer es cuidarlas, no contagiarlas. Pero no hay caso. ¿Has visto la ciudad después de las 20?

P: Si, supuestamente no se puede salir más después de esa hora.

A: Claro, pero eso no quita que la gente siga saliendo. ¡Hasta lo hacen sin barbijo! No se puede perseguir a todos, la mayoría es gente grande que conoce los riesgos. Encima vino el calor. Se está gestando un escenario preocupante, y me temo que esta vez no habrá fase 1 que la frene.