En busca de la mujer

En Cont.ar se puede ver “Madre baile”, un documental de Carolina Rojo que tiene como relatora a Vivi Pozzebón y que va en procura de una aproximación biográfica a Leonor Marzano, la legendaria pianista del Cuarteto Leo a la que se le reconoce haber inventado el tunga tunga.

Por J.C. Maraddón

Durante muchísimo tiempo sostuvo su vigencia una frase prejuiciosa y misógina que puso por escrito Alejandro Dumas a mediados del siglo diecinueve y que desde entonces solía ser citada en las novelas policiales cuando los detectives estaban en la tarea de resolver un enigma. “Cherchez la femme” era la premisa, que viene a ser algo así como “buscá a la mujer”, porque se presuponía que detrás de toda trama intrigante había una protagonista femenina que, si no era la culpable, al menos era la instigadora, y que para develar el misterio debía ser encontrada e investigada.

Un sinfín de libros y películas han tomado esta consigna como punto de partida para el desarrollo de su argumento, sobre todo en aquel mundo en que los héroes eran casi siempre varones, en tanto que las mujeres tenían que ser abnegadas esposas, hermanas o hijas; y si no, seguro que estaban del lado oscuro de la fuerza y sobre ellas debía caer la justicia con todo el rigor. Provocadoras de celos, infieles, crueles, histéricas o despechadas, ellas terminaban desencadenado los trágicos episodios que requerían la pericia de un investigador. Con los años, ha quedado al descubierto la perversa estructura que fomentaba ese tipo de razonamientos.

A la vuelta de la historia, aquel “cherchez la femme” vuelve a ser pronunciado, pero esta vez no para adjudicar culpabilidades sino para hallar el origen de grandes cambios sociales, políticos o culturales, que en no pocas oportunidades está vinculado a la presencia femenina, aunque ese “detalle” permaneciera oculto durante décadas. La tarea, por estos días, tiene que ver entonces con visibilizar esas figuras que hasta ahora se limitaban a ser siluetas desdibujadas, pero que por su aporte merecen que se conozca su nombre y, en lo posible, que esté acompañado por un rostro que las identifique.

De esto se trata el cambio de perspectiva que están experimentando muchos rescates historiográficos, que bucean en los hechos trascendentes del pasado y encuentran allí una participación femenina que en la mayoría de los casos no está registrada en los relatos oficiales que han llegado hasta el presente. Desde esta columna hemos dejado constancia de algunas de esas iniciativas, que así como se multiplican en otros rincones del mundo, también han encontrado su eco en Córdoba. Y así es como empezamos a conocer estas nuevas versiones de acontecimientos que supuestamente ya eran un asunto cerrado, pero que toman otra dimensión.

En ese sentido apunta “Madre baile”, un documental de Carolina Rojo que tiene como relatora a Vivi Pozzebón y que va en procura de una aproximación biográfica a Leonor Marzano, la legendaria pianista del Cuarteto Leo a la que se le reconoce haber inventado el tunga tunga. Como parte de la muestra competitiva del festival Escenario, que reúne realizaciones que vinculan el cine con la música, esta película de casi dos horas de duración puede ser vista hasta hoy de manera gratuita en la plataforma Cont.ar y cuenta con testimonios, reconstrucciones de época y material de archivo que convergen en la explicación del fenómeno.

Aunque el hilo conductor de “Madre baile” gira en torno a la Leo y a la conformación del estilo cuartetero, en determinado momento hace su aparición un cuestionamiento que se convierte en un reclamo comprensible: ¿por qué los principales referentes cuarteteros son todos hombres, a pesar de que la creadora de ese ritmo fue una mujer? La Gata Noelia, la Lore Jiménez y Magui Olave, entre otras, ensayan respuestas para esa pregunta que abre la puerta a una manera distinta de enfocar la epopeya del cuarteto. Porque quizás allí esté la clave para que ese estilo de tanto arraigo, recobre la supremacía en el gusto popular.