Acuerdo en UCR: votan 14/3 y prorrogan mandatos a 2021

Por unanimidad, se diseñó un calendario que conformó a Mestre y a De Loredo

Por Alejandro Moreno

El Reloj del Apocalipsis radical llegó a las 23:59 y, justo entonces, cuando el partido estaba al borde de una fractura, en la Mesa Ejecutiva del Congreso Provincial se consiguió lo que parecía imposible: que todos los clanes acepten un cronograma electoral.
El cronograma aprobado por Montescos y Capuletos quedó así:

* 1 de diciembre: cierre del padrón de afiliados y presentación de núcleos internos;
* 10 de diciembre: cierre de alianzas;
* 18 de diciembre: cierre de listas de candidatos;
* 14 de marzo: elecciones internas;
* 20 de marzo: vencimiento del mandato de las actuales autoridades.

De este modo quedaron tachados del almanaque radical el domingo 6 de diciembre, para las elecciones de autoridades partidarias, y el domingo 20 de diciembre, para la asunción de los ganadores; ambas fechas ya eran prórrogas, porque los dos años de Ramón Mestre y Rodrigo de Loredo como presidentes del Comité Central y del Congreso Provincial, respectivamente, se cumplieron en septiembre.
La fórmula acordada conformó a la Liga Sumar (deloredistas, negristas, angelocistas y ex mestristas) y a Confluencia (mestrismo), así como a los Cascos Azules (alfonsinistas, nicolacistas y el sector de Juan Jure) que mediaron con una oferta que inspiró la solución final. Aún resta conocer qué piensa el intendente de Bell Ville, Carlos Briner, quien ha sido un protagonista intenso de todo este proceso y que llegó a amenazar con ir a la Justicia si el calendario conlleva lo que él considera una “proscripción” por falta de tiempo para oficializar su grupo Grandeza Radical. Además, el acuerdo alcanzado en la siesta de ayer implica el levantamiento del plenario del Congreso que había convocado el mestrismo para el sábado, y que la Liga Sumar consideró ilegal y denunció en la Justicia Electoral Federal.

Qué logró cada uno

Los sumandos consiguieron que el plazo para la presentación de las listas de candidatos ocurra antes de fin de año. Entienden, en esta alianza, que la tradición radical indica que los acuerdos se logran siempre en forma agónica, por lo que extender los plazos aumentaría el sangrado. Ahora pueden estar seguros de que la Navidad los encontrará con la tarea terminada.

Asimismo, la determinación de un calendario elimina una hipótesis de conflicto que los sumandos tenían sobre su mesa de arena: que Mestre quisiera prolongar imprecisamente la indefinición para conservar el poder en el partido hasta el momento de definir los candidatos a legisladores nacionales del año que viene.

En el campamento mestrista también consiguieron lo suyo, y remarcaron que hicieron un esfuerzo por “la unidad” pese a que confiaban en que la Justicia les daría la razón en la Crisis de los dos Congresos. Los mandatos no concluirán el 20 de diciembre, como estaba previsto con las elecciones fijadas para el 6 de ese mes, y no habrá una comisión que reemplace a las actuales autoridades. Para unos, esa comisión sería normalizadora, y para otros, decapitadora, según desde qué trinchera se la mire.

Otra cuestión que se promedió fue la designación del nuevo vocal de la UCR en el Ersep (Ente Regulador de los Servicios Públicos). De Loredo había planteado que debía resolverlo el plenario del Congreso, citado para el 7 de noviembre, mientras que el mestrismo insistía con que no había motivos para modificar lo que venía haciéndose: que lo elija el comité Central. Lo que se votó ayer fue que al reemplazo de Facundo Cortés Olmedo lo designará el Comité Central (como quería Mestre), pero no el actual, sino el próximo (idea algo más próxima a la de la Liga Sumar).

La Paz del Zoom alcanzada ayer hace caer la convocatoria al plenario del Congreso realizada por la minoría titular y los suplentes de la Mesa Ejecutiva, todos ellos de inspiración mestrista y afines, para el próximo sábado. A esa reunión la había denunciado De Loredo en la Justicia y esa crisis era la amenaza más peligrosa para la unidad del partido.

“Consensos”

Ayer, la Mesa Ejecutiva del Congreso Provincial difundió un comunicado en el que afirmó: “La construcción de consensos, en especial en el marco de una coyuntura tan compleja, resulta esencial para fortalecer la institucionalidad democrática del partido y marca el camino para avanzar en una renovación que nos permita presentarle a la ciudadanía una alternativa moderna y acorde a las demandas de nuestro tiempo”.