Partidos minoritarios se resisten a ir a las urnas

Las fuerzas políticas que aspiran a conseguir bancas en el parlamento local ponen objeciones en este contexto sanitario para la realización de las elecciones municipales. Cuestionan los números oficiales sobre contagios y creen que la Provincia y el Municipio manipulan las estadísticas. La mayoría espera que la Junta Electoral ratifique la fecha para decidir si hacen campaña y finalmente participan de los comicios.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

“Nuestro objetivo es resguardar la salud y la seguridad de la ciudadanía, consideramos que todavía no está dado el marco para plantear si efectivamente va a haber elecciones o no”, opina Lucía De Carlo, candidata a intendenta de Respeto. Con más vehemencia aún el candidato a intendente de “Riocuartenses por el cambio” rechaza en este contexto ir a las urnas. “Más que la alternativa de no presentarnos en las elecciones, nosotros manejamos la alternativa de que hay que seguir quedándonos en casa”, señala Eduardo Scoppa.

También Guadalupe Fantin del Frente de Izquierda considera inoportuno empezar la campaña electoral en este momento, “Vamos a esperar la confirmación de la Junta Electoral porque la situación sanitaria sigue siendo muy crítica”. Y Marcelo Ljubich de la Ucede anuncia que sólo realizaran una campaña “suave” a la espera que se confirme definitivamente la fecha de las elecciones.

Si las tres fuerzas con mayor intención de votos coinciden en ir a las urnas aplicando los protocolos electoral y de campaña, la casi totalidad de los restantes candidatos tienen sus objeciones. “Si los protocolos hubiesen funcionado todos estos meses no hubiésemos llegado a la cantidad exorbitante de casos que tenemos en Río Cuarto”, resumen.

Para los referentes de las fuerzas políticas que aspiran a conseguir representación parlamentaria, la situación sanitaria no ha mejorado como para pensar en ir a votar. “La decisión es que en el medio de este contexto, ni siquiera con la vuelta a fase 1 ha dejado de generar un crecimiento exponencial de los casos. Con un sistema de salud que empieza a mostrarse colapsado, la verdad que nos daría vergüenza hacer una campaña electoral en este marco. Para nosotros es vivir en una burbuja llevar adelante una campaña electoral”, cuestiona Eduardo Scoppa. Su fuerza política es la que desde el primer momento aseguró que los comicios debían realizarse en el 2021.

Mientras la autoridades sanitarias afirman que la curva de casos de coronavirus ha bajado luego del regreso de fase, para algunos candidatos a intendente eso no sucedió. “La verdad  es que han salido algunos datos bastantes retocados de parte de los gobiernos municipal y provincial en relación a la cantidad de casos y demás índices, y nosotros consideramos que hay una situación lo suficientemente importante como para hacer un parate en ese sentido y pensar más tranquilamente cuando estén dadas las condiciones para hacer la elección; es lo que nos pide la mayoría de la gente en la calle y a través de todos los frentes que tenemos en los territorios, la gente sigue muy preocupada”, denuncia la abogada De Carlo.

Para la candidata de la segunda minoría en el Concejo Deliberante no son creíbles las cifras oficiales y asegura que cada día en Río Cuarto se están produciendo entre 300 y 500 contagios. Se basa en las publicaciones periodísticas para realizar tal afirmación. “Ellos se sienten en la obligación de garantizar un marco de seguridad sanitaria y es claro que si los casos siguen en alza las elecciones no se pueden hacer. Yo no digo que lo estén haciendo con esos fines pero la situación resulta conveniente a esa estrategia”.

Respeto de todas maneras empezara a realizar acciones electorales, como encuentros  virtuales desde el próximo fin de semana, visita a los domicilios respetando la distancia social, mesas para repartir folletos y reuniones partidarias hasta 10 personas. Por su parte, desde el Frente de Izquierda afirman que van a esperar unos días más antes de mover la estructura partidaria. “Advierto un discurso que ya lo escuchamos en agosto de que está todo bien cuando en realidad la situación sanitaria  ha empezado a complejizarse en este momento”, señala Guadalupe Fantín su candidata a intendenta.

Las expresiones electorales, que a priori aparecen con menos chances en las urnas, están contestes en que hay una decisión de hacer las elecciones sin importar la afectación de la pandemia. El candidato de la Ucedé sugiere que la Junta Electoral responde a los designios de lo que quiere hacer el oficialismo. “Están puerta de por medio con el despacho del intendente”, dispara Ljubich.  Por su parte desde “Riocuartenses por la ciudad” aseguran que no van a hacer campaña electoral.  “Tengo entendido que ya están hasta confeccionadas las boletas; estaremos en la elección pero no vamos a exponer a la gente, ni a los militantes, ni a los fiscales, ni siquiera incluso a los ciudadanos”, aclara Scoppa.

Con un promedio de 100 casos diario, Río Cuarto se acomodó a una realidad de contagios impensada en el comienzo de la pandemia. Ni la muerte de hasta una decena de personas cada jornada parece ya despertar sorpresa y temor sanitario. Con cada vez más sectores reclamando por volver cuanto antes a la “nueva normalidad”, no resuenan con altisonancia las voces que advierten sobre el riesgo sanitario que implicaría ir a las urnas en estas condiciones.

“No vamos a ser participes de una situación en la que se puedan producir grandes picos de contagio, porque teniendo en cuenta la gran cantidad de gente que se desplaza para una elección eso no es algo menor”, reafirma Lucía De Carlo. “¿Quieren hacer la elección? Que las hagan. Nosotros no vamos a hacer nada que vaya a afectar a ningún habitante de Río Cuarto”, promete Eduardo Scoppa.

La elección se acerca con el fantasma de coronavirus en primer plano. La salud democrática de Río Cuarto tensa la cuerda con la crítica situación pandémica. Los administradores de los asuntos públicos y los garantes de la institucionalidad, llegado el momento tendrán que optar por poner más en riesgo una de las dos demandas de la hora. Así son las cosas.