En setiembre la inflación fue de 2,8% y acumula 22,3% en el año

Entre 1995 y el 2019, la Argentina acumula una inflación del 5.297%, 17 veces más que el promedio regional. Si cada punto equivaliera a 1.000.000 de kilómetros, en los últimos 25 años el país habría recorrido una distancia equivalente a la que existe entre la Tierra y Plutón.

Los precios volvieron a aumentar en setiembre pero no perforaron el techo de 3% que esperaban algunas consultoras. Según datos de Indec, la inflación mensual fue de 2,8%, y de esta forma acumula en el año una variación de precios de 22,3%. En la medición interanual, el índice de precios dio 36,6%.

Como anclas principales el congelamiento tarifario y las negociaciones de paritarias atrasadas, la inflación se mantiene en niveles menores al esperado por el mercado, sobre todo si se tiene en cuenta el nivel de la emisión del Banco Central para paliar los efectos de la pandemia y los saltos que pegó el precio de los dólares paralelos, que hoy tienen una brecha que supera el 100% con el oficial.

La Fundación Libertad realizó una figura para graficar lo que implica la inflación en la Argentina: si cada punto equivaliera a 1.000.000 de kilómetros, en los últimos 25 años la Argentina habría recorrido una distancia equivalente a la que existe entre la Tierra y Plutón. En cambio, el resto de los países regionales (excluyendo a Venezuela) sólo llegarían a un punto intermedio entre Marte y Júpiter (6% del recorrido que hace Argentina). La única excepción es Uruguay que sí llegaría hasta Júpiter (11% del recorrido que hace Argentina).

 “Las tarifas siguen pisadas, por lo que los precios regulados están creciendo a un ritmo mucho menor y, como ya sabemos, esto es insostenible en el tiempo. Además, el stock de deuda remunerada (Leliqs y Pases Pasivos) ya suma el monto de $2.592.208 millones, representando el 109% de la base monetaria. En concreto, la deuda remunerada es otra base monetaria. Además, incrementar deuda remunerada es equivalente a emisión futura, en un contexto en donde la demanda de dinero comienza a caer y la presión sobre los precios será mayor”, indicó Iván Cachanosky, economista jefe de la institución de corte liberal.

Desde 1995 ninguno de los países de la región, salvo la Argentina y Venezuela, superaron el 36% anual de inflación. El país tiene desequilibrios fiscales que acumulan alrededor de 60 años con déficit fiscal (con la excepción entre 2003-2008). En gran medida, estos déficits fueron financiados con emisión monetaria, generando el impacto inflacionario indeseado.

En la medición de setiembre los rubros prendas de vestir y calzado (5,8%) y bebidas alcohólicas y tabaco (4,3%) fueron las que mostraron las mayores subas tanto a nivel nacional como en la mayoría de las regiones. Los menores incrementos se observaron en las divisiones educación (0,3%) y comunicación (0,1%), principalmente por el comportamiento de los servicios educativos, en el primer caso, y de telefonía e internet, en el segundo, según Indec.

Alimentos y bebidas no alcohólicas, uno de los rubros más sensibles por su impacto en la pobreza, aumentó 3%, por arriba del promedio general. Dentro de este segmento, se destacaron las subas en frutas, verduras, tubérculos y legumbres y carnes y derivados, que fueron parcialmente compensadas con aumentos menores -e incluso algunas bajas- en productos lácteos, aceites, grasas y manteca y bebidas no alcohólicas.

Otros ítems que subieron por arriba del promedio fueron transporte (3,6%) y salud (3,5%) -impactado por el aumento de medicamentos-; mientras que estuvieron por debajo del índice general equipamiento y mantenimiento del hogar (2,6%), recreación y cultura (1,9%), restaurantes y hoteles (1,7%) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (1,5%).

El dato de inflación es menor al esperado por las consultas privadas, que según el relevamiento de expectativas que realiza el Banco Central, proyectaban en promedio una tasa de 3%. El promedio mensual de las variaciones esperadas entre setiembre y diciembre es de 3,6%, evidenciándose un sendero mensual ascendente durante los últimos meses del año.