Municipio refuerza plan sanitario tras desencuentro con El Panal

Aunque no hubo reproches directos por su ausencia, el Centro Cívico esperaba la participación del intendente en la conferencia de prensa que anunció la reinstalación de restricciones al comercio y la circulación. El municipio, por su parte, corresponderá duplicando testeos y reforzando controles.

Por Felipe Osman

El gobernador de Córdoba, junto a su vice y el ministro de Salud de la provincia, ofrecieron el sábado una conferencia de prensa en la que explicaron la situación epidemiológica que atraviesa la provincia y se detuvieron especialmente en los seis departamentos de Córdoba aludidos por el decreto anunciado 24 horas antes por el presidente Alberto Fernández, por el cual se dispuso la reinstalación de restricciones a la circulación y a algunas actividades puntuales en Capital, Colón, Punilla, Santa María, Tercero Arriba y General San Martín.

Aunque no hubo, desde las autoridades provinciales, un reproche directo al intendente de Córdoba por su ausencia en la conferencia del sábado, diversas fuentes apuntaron que sí hubo malestar en El Panal y que esto llegó a conocimiento de las autoridades del Palacio 6 de Julio, desde donde destacaron que no existió una invitación expresa y que desde luego hubieran participado del anuncio si se hubiera dado parte a los intendentes de los municipios más representativos entre los departamentos alcanzados por las nuevas disposiciones.

El desencuentro no sería difícil de explicar: toda restricción en Córdoba acarrea un costo político, y a nadie entusiasma ser portador de malas noticias. Aun así, desde el Centro Cívico esperan que los costos sean compartidos.

Ahora bien, más allá de alguna tensión episódica con la Provincia, el municipio capitalino trabaja en coordinación con El Panal y está dispuesto a redoblar sus esfuerzos para aportar a la contención de la pandemia. Y para hacerlo el propio intendente ha deslindado las responsabilidades entre sus equipos de gobierno pidiéndoles, a la vez, absoluta dedicación, ya que los próximos catorce días serán cruciales -a entender de las autoridades- para reencarrilar la lucha contra el coronavirus.

A partir de hoy, los Centros de Participación Comunal repartidos en todo el territorio de la ciudad duplicarán los testeos, ya que cada uno pasará a realizar 150 hisopados por día. Y los encargados de llevar a buen puerto estos operativos serán el secretario de Salud, Ariel Alexandroff, el subsecretario de Participación Comunal, Juan Manuel Rufeil, y los directores de cada uno de los CPC.

Debe recordarse que los CPC pasaron de las campañas de concientización, entrega de material sanitario y desinfección a tomar parte en los testeos la semana pasada, a raíz del renovado conflicto con el Suoem, que decidió boicotear estos operativos en los dispensarios municipales.

El Palacio 6 de Julio puso entonces en marcha un plan de emergencia para realizar los hisopados en los CPC, adonde el sindicato encuentra mayores dificultades para sabotear la gestión. La iniciativa, implementada en doce horas, entre la noche del lunes y la mañana del martes, dio resultado y el municipio sumó así al esquema de diagnóstico de la enfermedad a los CPC, que realizaron cada cual 75 testeos diarios. Con esa prueba piloto sorteada, ahora se buscará reforzar los operativos.

A la vez, la secretaria de Gobierno, liderada por Miguel Siciliano, también tendrá un rol clave durante las próximas semanas: controlar el cumplimiento de las restricciones impuestas a la capital.

Para esto, Siciliano deberá valerse de los Promotores de Convivencia, programa que reúne a poco menos de un centenar de abogados que prestan servicios, como monotributistas, a la Justicia Municipal de Faltas para “fomentar el cumplimiento del código de convivencia con el objetivo de lograr cambios en la conducta de los ciudadanos, desalentando prácticas no deseadas”, “impulsar las medidas necesarias para prevenir la comisión de infracciones o en su caso, evitar que se reiteren faltas similares” y “promover la convivencia entre vecinos, generando soluciones alternativas y amigables”.

Poner en movimiento a estos agentes captados por el municipio sería doblemente provechoso para la gestión: por un lado, para demostrar que el programa puede cumplir los objetivos para los cuales fue pergeñado; por otro, para sobrellevar cualquier medida de fuerza planteada por el Suoem que afecte a las áreas encargadas de la fiscalización, todas ellas encuadradas bajo la autoridad de la Secretaría de Gobierno.

Finalmente, el Secretario de Políticas Sociales deberá estar especialmente atento a una situación social que se tensa día a día, monitoreándola por intermedio de su relación con los movimientos sociales, respondiendo a las demandas más acuciantes y cuidando que las ferias, organizadas por su cartera, trabajen según los protocolos diagramados para su funcionamiento.