Llamosas apuesta fuerte al presupuesto participativo

El Intendente anunció la quinta edición de la exitosa política pública lanzada durante su gestión. En medio de las adversidades se aferra a la iniciativa elogiada hasta por sus opositores. El calendario de postergación de las elecciones hizo caer los anuncios en plena campaña electoral rumbo al tercer intento de las urnas. Duplicó los recursos para financiar los proyectos de los vecinos.

Por Guillermo Geremía

“Fue sin querer, es caprichoso el azar”, dice un tema de Joan Manuel Serrat. El intendente Llamosas bien podría estar tarareándolo por estar horas. Quiso la pandemia y la postergación obligada de las elecciones que el nuevo turno de las urnas coincida en la fecha calendario con la presentación de una nueva edición de la política pública más elogiada durante su primer mandato, incluso por los opositores: el presupuesto participativo.

“A esta altura es una política de Estado, una ordenanza votada por los concejales por unanimidad. Los vecinos se lo han apropiado. Más allá de la identidad del intendente que venga, esto es la autonomía soberana para que el ciudadano defina el destino de esos fondos”, aseguró Guillermo De Rivas, en la presentación de un nuevo año del programa realizada en la mañana del jueves en el Teatrino de la Trapalanda.  El secretario de Gobierno Abierto y Modernización fue el encargado de dar los detalles de este nuevo capítulo de la votación, a través de la cual los vecinos de Río Cuarto deciden qué iniciativas anhelan sean materializados por el Departamento Ejecutivo Municipal.

“En estos cuatro años ha implicado que 119 proyectos, obras o propuestas se hayan ejecutado en los distintos barrios de la ciudad, con más de 41 mil vecinos que han votado, con una inversión de 171 millones de pesos»”, expresa el intendente Juan Manuel Llamosas.

Por lejos, es la política que mayor consenso logró en toda la ciudadanía a lo largo de sus 4 años en el Sillón de Mójica. Incluso lograr sortear las históricas rivalidades entre peronistas y radicales y las nuevas grietas que se alimentan en los días pandémicos de la Argentina.

Así como el coronavirus lo obligó a tener que resignarse a no poder consolidar su poder, en lo que las encuestas adelantaban como un holgado triunfo en aquellos ya lejanos días de marzo. Llamosas tampoco pudo concretar las elecciones en el turno de setiembre que el Tribunal de Justicia de Córdoba le habilitó como primera opción tras la autorización de prórroga de mandatos. En esos días no se contabilizaban todavía más de 5.000 contagios y casi un centenar de muertes. Un costo que no es neutro para ningún gobernante. Encima tras el obligado regreso durante 14 días a la fase 1, el CECIS hizo pública la estadística económica de ese impacto. Un 55% de caída de ventas medida por artículos y casi 150 locales vacíos de comercios que cerraron o debieron buscar otras zonas por el costoso valor de los alquileres.

“Se duplicó el presupuesto del año 2020 donde se destinaban 65 millones. Ahora serán 133 millones de pesos que implican la puesta máxima de lo que representa ejecutar y transformar la ciudad en todo su territorio”, anunció el secretario De Rivas.  El funcionario de Llamosas que materializó con eficacia la iniciativa en las ediciones anteriores, se encargó de neutralizar tal vez el único reproche que tenía la política: la magra asignación de recursos en correspondencia con el abultado presupuesto municipal.

El aumento de 100% de la partida puede leerse como un claro recurso de tinte electoral. El intendente con mandato prorrogado y candidato a la reelección, apuesta buena parte de las fichas de campaña a potenciar a que en las semanas que vendrán se hable tanto del presupuesto participativo como de la curva de contagios de covid-19 que, si bien bajó de los casi doscientos casos diarios, todavía se mantiene alta y sin acusar recibo del impacto del regreso de fase.

En esta quinta edición del presupuesto participativo se va a tener en cuenta a los sectores más golpeados por la pandemia. “60 millones de pesos serán destinados en lo que implican proyectos de instituciones, vecinos y vecinas, sectores de la ciudad, pensando en la post pandemia”, aseguró el Intendente. La posibilidad de recepción de proyectos de los vecinos se estableció hasta el 20 de noviembre. Exactamente una semana antes de que comience la veda electoral, si es que las urnas se confirman.

Sobrevuelan las dudas sobre si se mantendrán los mecanismos de participación estimulados en otros años, que implicaban la concentración de vecinos en distintos puntos de la ciudad. “Se generarán los mecanismos de participación directa en espacios verdes para que los vecinos participen. Se trabaja también en la posibilidad de la virtual pero vamos a trabajar en la presencialidad con la concurrencia de los vecinos, siempre que la situación lo permita”, aclaró el secretario municipal de Gobierno Abierto.

Tanto Llamosas como De Rivas insistieron en hacer de una debilidad una fortaleza: usar las consecuencias de la pandemia para potenciar el presupuesto participativo. “Así como las instituciones en este tiempo tenían una crisis y querían proponer ideas innovadoras y hay vecinos que piensan en la post pandemia, creo que el PP viene para plasmar o ayudar a plasmar esas ideas y propuestas”, aseguró el integrante del gabinete municipal.

Entre las pocas voces críticas a la oportunidad del lanzamiento de la iniciativa, se hizo escuchar en la redes sociales la del primer candidato a concejal de la Ucedé, cuestionando la legitimidad del intendente para concretar este quinto capítulo del PP. “¿Cómo van a disponer de fondos para un Presupuesto Participativo sin debatir antes el presupuesto 2021? Encima, sin saber quién será el intendente, ni tener certezas de la fecha de elecciones, en medio de la guerra contra el virus, viendo el cierre diario de empresas”, cuestionó Franco Pierluca.

El equipo de asesores del intendente apela a que el electorado vea al lanzamiento no como una estrategia electoral sino como la consolidación de una política pública que ha resultado exitosa. “A esta altura es una política de Estado, una ordenanza votada por los concejales por unanimidad. Los vecinos se lo han apropiado. Más allá de la identidad del intendente que venga, esto es la autonomía soberana para que el ciudadano defina el destino de esos fondos”, aseguró Guillermo De Rivas

Con pocas buenas noticias en el frente de batalla contra el covid, el intendente Llamosas apuesta a aferrarse a esa tabla de logros que permitió el Presupuesto Participativo durante su gestión. No sólo por el alto grado de implicación de los vecinos con la ciudadanías sino, también, con un radar de alta fidelidad que permita detectar por dónde pasan los intereses y demandas de la sociedad. Así son las cosas.