Incendios: schiarettistas apoyan la “ley Máximo” pero quieran aportar

En el Panal dicen que hay “sobreactuación” en relación a las responsabilidades por los incendios, pero acompañarán el proyecto que impide cambiar el uso del suelo por 60 años.

Por Bettina Marengo

Los diputados que responden a Juan Schiaretti votarán el proyecto de ley de protección de los ecosistemas que lleva la firma de Máximo Kirchner, Eduardo Buca y José Luis Ramon, entre otros, pero quiere proponer cambios “por la positiva” al texto original, según indicaron fuentes de Hacemos por Córdoba que hablaron con este diario.

La iniciativa que se conoció el viernes tiene como principal punto la prohibición, durante 60 años, del cambio de uso del suelo en bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales que hayan sido víctimas de incendios espontáneos o provocados. El plazo se reduce a 30 años si lo afectado son “zonas agrícolas, praderas, pastizales, matorrales” o “áreas donde las estructuras edilicias se entremezclan con la vegetación fuera del ambiente estrictamente urbano o estructura”.

Se trata de una modificación a la ley nacional 26815 de Manejo del Fuego que tomó forma a partir del drama de los incendios forestales de Córdoba y otras trece provincias, con más de 40 focos, que prestigiosos ambientalistas consideran mayoritariamente intencionales y especulativos, para favorecer el uso productivo o para emprendimientos inmobiliarios en los suelos que actualmente son áreas naturales. Federico Kopta, del Foro Ambiental Córdoba, calculó que este año se quemaron 190 mil hectáreas en la provincia. Con los nuevos plazos, se busca desactivar el interés económico sobre las tierras y, con ello, la motivación para provocar incendios.

El proyecto nacional no ingresaría esta semana a comisión porque la cámara baja está abocada al tema Presupuesto 2021. Máximo Kirchner es el jefe del bloque Frente de Todos; Buca del aliado Interbloque Federal al que pertenecen Carlos Gutiérrez, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Claudia Márquez. Ninguno de los cuatro cordobeses figura como cofirmantes de la iniciativa, como sí los tres diputados del FDT de Córdoba, Gabriela Estévez, Pablo Carro y Eduardo Fernández.

En voz baja, en el Panal hablan de “sobreactuación” política, y aseguran que la ley de Bosques provincial ya prohíbe modificar el uso del suelo luego de un incendio, lo mismo que el artículo 22 bis de la mencionada 26815, que es justamente el ítem al que ahora se le precisan plazos.

En cuantos a los “aportes” del bloque del PJ cordobés, evalúan proponer “cosas simples para no complicar la situación de la gente que es víctimas de los incendios”. “Dejar margen para cambio de actividad agrícola a ganadera y viceversa, en campos incendiados que están en zona amarilla o verde”, comentó una fuente del bloque. Otro punto que quieren revisar es “el rol de la autoridad de aplicación para toda situación que no encaje” con la letra de la ley. En la clasificación de la ley de Bosques, zona roja es aquella de muy alto valor de conservación donde no se autoriza el desmonte; zona amarilla es de alto o medio valor de conservación, y zona verde se aquella de bajo valor de conservación que puede transformarse parcialmente o en su totalidad. Los ambientalistas cordobeses reclaman al gobierno que actualice el mapa de las zonas rojas y amarillas contempladas en la ley provincial 9814 de Bosques Nativos. 

Desde el inicio de los incendios, el schiarettismo rechazó sin abrir los reproches de los sectores ambientalistas y progresistas vernáculos, incluidos kirchneristas y del Frente de Todos, y de la izquierda, que acusan a Hacemos por Córdoba (y a su antecesora Unión por Córdoba) de haber facilitado a sus aliados empresariales la expansión de la frontera agropecuaria y urbanística, entre otros medios, gracias al fuego. En esa línea se inscriben las expresiones del ministro de Ambiente, Juan Cabandié, sobre la supuesta demora de la Provincia en pedir ayuda a la Nación, el reclamo de los diputados Fernández y Carro y, ayer, una dura nota de un cordobés que es asesor de Jefatura de Gabinete de la Nación, Federico Nanzer, en el sitio web enredaccion.com

Para gobierno provincial, los incendios se explican por las características naturales de la sierra cordobesa, la sequía, y eventualmente alguna mano intencional, culposa o dolosa, pero no sistemática. En ese marco, consideran que el corpus legal ambiental y penal de la provincia es el adecuado, y que las herramientas materiales y la inversión son las correctas.

El proyecto “de Máximo” no hizo cambiar de opinión a El Panal, pero el tema en la agenda ambientalista nacional obligó a morigerar el ninguneo a la explicación económica del fuego. Por lo demás, como concesión, se menciona que podría revisarse la reciente Resolución 227 que habilita a Vialidad a desmontar las orillas de los caminos. También, prometen,  avanzar en el plan de remediación ambiental.

Sin embargo, una señal sobre cuál es el eje de Schiaretti en tema ambiental quedó de manifiesto ayer, cuando se mostró en la entrega de aportes a beneficiarios del programa Buenas Prácticas Agropecuarias que destaca y promueve “a quienes trabajan con técnicas y procesos que tienden a la producción sostenible”.

“No puedo sentir más que orgullo por nuestros productores agropecuarios, porque el progreso en Córdoba estuvo, está y estará siempre vinculado al campo. Ellos muestran permanentemente con su actitud, la vocación de producir más y mejor de manera sustentable”, sostuvo.