En UCR no votarían el 6/12, pero hay claves sin resolver

Persisten otras indefiniciones: ¿se suspende todo el proceso, o solo las elecciones?; ¿seguirán las actuales autoridades o habrá una comisión normalizadora?

Por Alejandro Moreno

Después de casi cuatro horas reunidos en un Zoom, con santa paciencia, los radicales llegaron por lo menos a un entendimiento: no es posible votar el domingo 6 de diciembre, como estaba programado, por la continuidad de la cuarentena. El resto, sigue en una nebulosa.

El presidente del Comité Central, Ramón Mestre, esperaba que el COE (Centro de Operaciones de Emergencia) aconseje la postergación del proceso electoral, pero los funcionarios sanitarios que responden al Panal eludieron comprometerse con las internas radicales, así como con las macristas.

Ante la falta de una respuesta, Mestre convocó el martes a los miembros del Comité y de la Mesa Ejecutiva del Congreso, que preside Rodrigo de Loredo, así como a los ex presidentes y a los titulares de los núcleos internos. Maravillas del Zoom.

Más allá de que algunos dirigentes insistieron con que es necesario que se vote porque entienden que al radicalismo le urge una renovación después del tsunami electoral del 2019, todos parecen comprender que ir a las urnas en el actual escenario sanitario es imposible.

El asunto es que postergar las elecciones internas exige responder antes a dos preguntas.
La primera es si eso afecta a todo el cronograma electoral aprobado por el Congreso Provincial de la UCR, o solo al domingo de las urnas. La segunda, si la postergación de las elecciones implica la prórroga de los actuales mandatos, o si debe conformarse una comisión normalizadora.

El oficialismo partidario, o sea el mestrismo, entiende que la postergación debe ser total, lo que evitaría las demandas, incluso judiciales, con las que amenaza el intendente de Bell Ville, Carlos Briner. El ex compañero de fórmula provincial de Mestre quiere formar su propio núcleo, Grandeza Radical, y para eso, dice, necesita recorrer la provincia para recoger firmas y adhesiones. La actual situación, argumenta, se lo impediría, y sería el único perjudicado.

La mayoría de los demás grupos, por ejemplo los de la Liga Sumar (negristas, deloredistas, angelocistas y ex mestristas) y hasta el nicolacista Miguel Nicolás, aliado de Briner, sostienen que debe avanzarse, porque el cierre de plazos apura los acuerdos internos. Y si no se llega al domingo 6 de diciembre en condiciones de votar, al menos que ya queden formalizadas las listas de candidatos.

También el mestrismo considera que deben prorrogarse los actuales mandatos, así como se hizo en otras ocasiones con otros presidentes, como el propio Negri, que ocupó el tercer piso de la Casa Radical durante tres años y medio.

En cambio, la oposición al mestrismo analiza la conveniencia de formar una comisión para conducir al partido en la emergencia. En otras palabras, no lo quieren a Mestre como presidente tres meses más.

¿Y esto cómo se resuelve?

Al concluir la videoconferencia del martes, el presidente del Congreso, De Loredo, agradeció los comentarios (formalismo que divirtió a unos e irritó a otros) y se llevó la pelota a su casa: dijo que la Mesa Ejecutiva habrá de reunirse para resolver qué pasos siguen.

Las definiciones, como en otras ocasiones este año, volvieron a quedar en la guantera de Loredo.

Justicia

Por otro lado, el Comité Central de la UCR opinó sobre la decisión de la Corte de tomar el expediente del traslado de jueces.

Al respecto, la UCR afirmó que “el país necesita instituciones a la altura de la crisis, que no la miren desde afuera. Por eso, es atinado el control de constitucionalidad de la Corte. Ahora, a esperar la decisión de fondo, que se haga justicia y que las instituciones funcionen”.

“Argentina –continuó- necesita instituciones fuertes y modernas. Necesita una justicia que funcione de manera independiente y sin condicionamientos. Necesita una justicia sin injerencia del poder de turno, gobierne quien gobierne. Solo así vamos a construir la normalidad que el país necesita”.