Provincia enciende la alarma por el brote continuo en Río Cuarto

Las autoridades sanitarias adoptaron una mirada más realidad y alejada del optimismo zen de semanas atrás. Aseguran que el aumento de casos seguirá “por varias semanas” y aumenta la preocupación por la tasa de letalidad.

Por Gabriel Marclé

El brote no para y cada vez son más los obstáculos que se presentan en la lucha contra el avance del virus. El ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo, volvió a visitar Río Cuarto para presentar un nuevo informe epidemiológico, acompañado de las autoridades sanitarias de la región. En su análisis, el funcionario encendió varias luces de alerta y se mostró bastante preocupado por la situación local, alejado de su faceta más optimista. Junto al intendente Juan Manuel Llamosas, Cardozo llamó a poner el foco en la concientización y aportó aparatología que servirá para agilizar tanto diagnósticos como donación de plasma.

Los ojos del país se posan en Río Cuarto, ciudad capaz de registrar más casos en un solo día que 17 provincias. En tan solo cinco días, hasta el lunes pasado, se confirmaron 955 nuevos contagios, acercándose a los 4500 casos que convierten al brote de Río Cuarto en uno de los más graves que se hayan registrado en el territorio nacional. A esta percepción la confirman los números que siguen afrontando un plano de complejidad superior al de otras partes del país, en especial con el número de muertes que se produjeron en las últimas semanas.

¿Por qué es tan importante contener el brote en Río Cuarto? No se trata solamente de una cuestión habitacional en la segunda ciudad más populosa de Córdoba. El tema es que en el interior existen 240 localidades sin casos activos, un avance notorio que se dio en menos de dos semanas. Sin embargo, Río Cuarto es uno de los seis departamentos en los que se observa la mayor concentración de casos positivos activos y el brote continúa su derrotero.

Al momento de la presentación se registraban 5989 casos confirmados de coronavirus en todo el departamento Río Cuarto, pero el dato positivo llega con un alto porcentaje de personas recuperadas, el 52 por ciento. El corredor Río Cuarto, cuenta con más de 2300 personas que ya se sobrepusieron a la enfermedad, pero el total de casos activos (2842) sigue presentándose como un numero a tener en cuenta ya que 1296 se sumaron en la última semana.

Estas cifras moldearon el nuevo discurso de las voces oficiales, más fieles al tono problemático surgido del brote. Cuando la sociedad solicita más certezas, es útil que las autoridades se sinceren con las proyecciones, evitando caer en los errores de días pasados cuando se intentaba poner un manto de tranquilidad a pesar del notorio agravamiento de la crisis. El análisis del ministro Cardozo parece seguir ese nuevo rumbo.

“Se va a seguir experimentando un aumento de casos porque se están realizando más diagnósticos y muchos contagios comenzarán a positivizarse en estos días”, afirmó el funcionario provincial, respondiendo a la incertidumbre que genera el récord de contagios -se llegó a 294 en un día- tras la salida de la fase 1 que se extendió por catorce días.

El análisis del principal responsable de la cartera sanitaria cordobesa llamó a “no alarmarse” si los números siguen subiendo, entendiendo que es algo inevitable por el aumento de testeos. Asimismo, Cardozo negó que se pueda producir un rebrote, indicando que “no se producen en en los días inmediatos al levantamiento del aislamiento estricto”.

Las proyecciones evitan poner fecha tope al crecimiento de la curva que sigue experimentando la región. Según indicaron, el alto número de casos “se va a sostener por varias semanas”. Así lo confirmó la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Gabriela Barbás, otra de las autoridades presentes en la conferencia.

Entre los datos que formaron parte del informe, se hizo referencia a la división de casos según el género y franja etaria. Así pudo concluirse que del total de confirmados el 51% son hombres y el 49% mujeres. Por otro lado, se informó que el 63% de los casos comprenden edades de 20 a 49 años.

Letalidad en alza

Uno de los datos que más alarma a las autoridades sanitarias tiene que ver con la tasa de letalidad, el porcentaje de infectados que perece ante la enfermedad. Mientras algunos sectores piden por más libertades y otros desoyen las recomendaciones para prevenir el contagio, se van muchas vidas, principalmente de adultos mayores que son más vulnerables a los efectos del Coronavirus.

Para darse una idea de la situación, todo el departamento Río Cuarto representa un importante porcentaje de las cifras registradas en toda Córdoba. Se trata de 97 muertes que representan el 27% de las casi 360 registradas en toda la provincia.

En las últimas dos semanas Río Cuarto se destacó por confirmar cerca de 70 pacientes que perdieron la vida a causa del Covid. En los últimos días, estos números representaron la mitad de los decesos que se produjeron en la provincia. Comparativamente, la tasa de mortalidad en Río Cuarto presenta un número más alto que el del total de Córdoba (2,28 en la ciudad y aproximadamente 1,6 en la provincia).

“Es esperable que en el pico de casos empiecen a aparecer números de fallecidos como el actual. Lo ideal es que se tengan cada vez menos fallecidos, pero obviamente depende del impacto del brote y de factores como la afección de instituciones cerradas, como los geriátricos”, analizó Diego Cardozo, poniendo el énfasis en el cuidado de los adultos mayores, franja en la que se producen la mayor cantidad de fallecimientos por Covid-19.

Testeos y mayor compromiso

El desafío para el COE dirigido por el “cazador” Almada se topó con más dificultades de las previstas. Ya se cumplió aquel plazo de dos semanas que se pusieron al momento de intervenir el operativo en la región, y el tan esperado efecto de la Fase 1 no genera más que ansiedad por la llegada de un panorama más benévolo con las acciones sanitarias.

En ese sentido, las sensaciones del COE Central y las autoridades sanitarias provinciales reflejan un estado de alerta inusitado. Ya no se observan los ademanes zen que guiaron la estrategia epidemiológica en otros tiempos, con un mensaje “new age” de llamado a la tranquilidad y una tendencia a llevar alegría con las flexibilizaciones de encuentros familiares.

En la conferencia del martes, las autoridades dejaron en claro que la forma de combatir este brote es con prevención, controles y detección. Es por eso que destacaron el aumento de testeos que se realizan en toda la región sur de Córdoba, especialmente en Río Cuarto.

Sobre los test realizados durante la última etapa de fase 1 en la capital alterna, (12 a 26 de septiembre), se informó que 5.590 fueron PCR y 12.781 estudios de serología, en tanto en los distintos barrios y vecinales de la ciudad se dispusieron 51 Operativos Identificar. La idea de “salir a buscar el virus” continúa dominando la estrategia de ataque.

El intendente Llamosas tomó la palabra para volver a poner el énfasis en el comportamiento preventivo de la ciudadanía. “Convivir con el virus entre la responsabilidad social y con muchos casos. El compromiso deberá ser mucho mayor. Río Cuarto va a sobreponerse a la adversidad por su espíritu de lucha. Vamos a seguir trabajando juntos”, dijo.

Sus palabras fueron seguidas por el pedido del ministro Cardozo quien indicó: “Hemos superado la etapa crítica y ahora viene lo importante, después del aislamiento, donde deberemos sostener las medidas de cuidado para evitar los rebrotes que han surgido en otras partes del país”. Más allá de las expectativas, la sensación es que la ciudadanía no acompañó al proceso de prevención cada vez que se salió de la fase de aislamiento obligatorio. Ni bien se aflojó un poco la cuerda, la desobediencia social volvió a aparecer. ¿Cómo es posible bajar la curva sin empatía ni compromiso?