En Fadea esperan el jueves a Alberto Fernández con anuncios para FFAA

En la Casa Rosada piensan en un acto nacional desde Córdoba, en línea con las salidas que está haciendo el presidente. Desde el Panal no confirmaron nada. La particular relación Provincia/Nación y el peronismo cordobés dividido agregan incógnita a la bajada presidencial.

Por Bettina Marengo

De no haber cambios de último momento, Alberto Fernández encabezará este jueves un acto en Fadea, en lo que será su primer viaje a Córdoba desde que es presidente de la Nación. En esa empresa estatal ubicada en la avenida Fuerza Aérea al 5500, el mandatario hará anuncios vinculados al fondo Fondef para reequipamiento de las Fuerzas Armadas, aprobado hace una semana en el Congreso de la Nación.

La organización de la visita fue confirmada al diario Alfil por tres fuentes nacionales de distinto origen, pero al cierre de esta edición, la Provincia no la tenía en agenda, aunque circulaban “versiones”.

En principio, la presencia de Alberto Fernández está planteada como un acto nacional desde Córdoba, en el marco de la estrategia del Frente de Todos de mostrar al jefe de Estado con una agenda positiva extrapandémica, en espacios abiertos con público acotado, con distribución federal y territorial y contenido por el peronismo.

Así lo viene haciendo; ayer estuvo en Escobar, donde inauguró un hospital junto a Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Sergio Massa, Santiago Cafiero, Gabriel Katopodis y el intendente local Ariel Sujarchuk, la semana pasada visitó otros municipios bonaerenses y otras provincias, hoy estará en Santa Fe junto al gobernador Omar Perotti.

En ese sentido, no es un acto pensado “para Córdoba” sino para todo el país, pero desde Córdoba. No estaba claro ayer cómo se articulará el evento con la particular relación política de esta provincia con la Casa Rosada, y con un peronismo dividido entre schiarettistas y frentetodistas. Se sabe que una foto que reúna al jefe de Estado, y futuro presidente del PJ nacional, con el gobernador Juan Schiaretti, tendrá impacto político importante y podría ser un eje ordenador de tensiones.

Schiaretti es el único gobernador peronista que todavía no se reunió a solas con Alberto Fernández, al que no apoyó durante su campaña electoral. Actualmente, las relaciones entre ambos son de mutua desconfianza, aunque la Provincia y la Nación han preservado vínculos institucionales aceitados, aunque con altibajos. En el Parlamento, el último gesto del oficialismo provincial fue la firma del diputado Paulo Cassinerio del dictamen de comisión del impuesto a las grandes fortunas.

En estos días, el Panal está encuestando entre los cordobeses la intensidad y calidad de su relación política con el Presidente, en una escala que va de mayor a menor. De “relación muy cercana, como de dos aliados, con más coincidencias que diferencias”, o “relación institucional, como corresponde a un presidente y un gobernador, con diferencias o coincidencias”, a “una relación distante, como de dos adversarios políticos, con más diferencias que coincidencias”. Acostumbrado a tomar decisiones que pueden impactar en su imagen con encuestas en la mano, es probable que este sondeo (que por algunas preguntas, desmiente que el schiarettismo no esté pensando en la estrategia electoral), oriente los pasos futuros del gobernador.

De momento, nadie en el Centro Cívico se plegó a la arremetida opositora en relación a la suspensión de los traslados de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, dispuesta la semana pasada por el Senado que conduce Cristina Kirchner, la más malquerida de todas en Córdoba.

Aliados tradicionales de Schiaretti, los empresarios y ruralistas nucleados en la Mesa de la Producción Provincia de Córdoba, rechazaron ayer, con un comunicado, la decisión de la cámara alta, y reclamaron a la Corte Suprema, que hoy resolverá el planteo de rechazo de los jueces, que “aporte certeza a nuestro sistema republicano”.

Anuncios

La hoja de ruta presidencial para el jueves indica un breve recorrido por la fábrica cuya presidenta es Mirta Iriondo, dirigente cercana a la diputada camporista Gabriela Estévez. Actualmente, de los 850 operarios de Fadea, 200 hacen teletrabajo y el resto está dividido en dos turnos presenciales. En cantidad de personas, el acto sería acotado, con participación de parte del personal e invitados. El ministro de Defensa, Agustin Rossi, de quien depende la emblemática empresa (ahora sociedad anónima) donde alguna vez se construyeron aviones, empezó a mover contactos para que llevar invitados al evento.

Según trascendió, el anuncio presidencial estaría vinculado con el Fondef (Fondo Nacional de la Defensa) destinado a financiar el proceso de reequipamiento de las Fuerzas Armadas, lo que promovería la reactivación y producción en Fadea, Fabricaciones Militares y otros establecimientos nacionales, con criterio de sustitución de exportaciones.

El Fondef estará integrado con el 0,35% del total de los ingresos corrientes previstos en el Presupuesto del corriente año, el 0,5% para el año 2021, el 0,65% para el año 2022 y el 0,8% para el año 2023 y el aporte es independiente de los recursos que sean asignados al Ministerio de Defensa y a las Fuerzas Armadas en el presupuesto nacional.