Cruces tras la salida de una funcionaria clave

La renuncia de Ana Medina al Gobierno municipal generó múltiples interpretaciones respecto a los motivos detrás de la decisión. Agrupaciones feministas y espacios de la oposición apuntaron contra el intendente, señalando que la funcionaria afrontaba serias dificultades para dirigir un área “desfinanciada”.

Por Gabriel Marclé

Por Gabriel Marclé Justo en el día que finalizaba la Fase 1, la gestión municipal se vio sacudida por una noticia política que sin duda daría mucho que hablar. El viernes se convirtió en una jornada de despedidas, debido a la renuncia de una funcionaria clave del equipo de Gobierno. Ana Medina confirmó que le había presentado su dimisión al intendente Llamosas y que a partir del próximo 1º de octubre dejaría su cargo al frente de la subsecretaría de Género, Niñez, Adolescencia y Familia, una de las áreas más sensibles de la gestión. Si bien la noticia ya circulaba por la línea interna, su salida pública tomó por sorpresa a muchos de los integrantes del oficialismo, pero también repercutió en espacios de la oposición que expresaron su opinión al respecto. Se trató de una decisión personal tocada de cerca por acontecimientos del día a día político, con situaciones que fueron puesta en análisis por sectores que responsabilizaron al intendente por la renuncia de una funcionaria de alta estima por la comunidad, en especial por los sectores más vulnerados. Una vez que la renuncia tomó estado público, Ana Medina utilizó sus redes sociales para agradecer al intendente por la oportunidad de formar parte del Gobierno. “Está decisión, difícil pero sanadora, es exclusivamente personal. Mi cuerpo me está pidiendo sanar desde lo físico y emocional. Gracias Juan Manuel Llamosas por confiar en mí y permitirme crecer en estos más de 4 años juntos en la gestión”, publicó la ex funcionaria, haciendo alusión a una dolencia que desde hace tiempo afecta su salud. Esta sería la razón principal detrás de su salida, la funcionaria no cuenta con la energía necesaria para cumplir su rol como lo hizo desde el comienzo de la era Llamosas. En algunas declaraciones periodísticas, la licenciada deslizó que el trabajo en esta área requiere de personas que le dediquen cada minuto del día a su función, algo que no podía seguir ofreciendo debido a su situación particular. El mismo intendente Llamosas se lamentó de manera pública, aunque ya venía “realizando el duelo” desde hace algunos días. A pesar de haber recibido la renuncia con anticipación, el Gobierno permaneció en silencio, lo tomó como una cuestión de orden privado y continuó su trabajo para contener la crisis sanitaria. Esto llevó a pensar que el llamosismo pretendía aminorar el efecto que generaría la noticia vez que saliera a la luz. “Es una pérdida que nos genera mucho dolor porque Anita es una de las funcionarias más importantes que tenemos en nuestra gestión municipal. La verdad es que he intentado por todas las vías que se quedara y continuara con nosotros, pero hay cuestiones personales y de salud que exceden las decisiones institucionales. A esto lo venia planteando hace un tiempo atrás. Habíamos logrado que siguiera y continuara”, declaró el mandatario en el programa radial Así Son Las Cosas que se emite por Fm Gospel. Razones políticas El golpe de la noticia no solo afecto al oficialismo por haber perdido a una funcionaria tan importante, sino por las consecuencias y la especulación política detrás del suceso. Ni bien comenzó a circular la noticia, agrupaciones y actores sociales vinculados con el área que dirigió Medina pusieron de manifiesto su preocupación por el lugar que ocupa la política de género, niñez, adolescencia y familia en las prioridades del Ejecutivo municipal. Uno de los comunicados criticó con dureza el intendente, acusándolo de “desfinanciar” el área de Medina. “Queremos mujeres en los lugares de toma de decisiones del Gobierno Municipal, el cual ha transitado más de cuatro años de administración demostrando un total desinterés por las problemáticas de las mujeres y la niñez. Basamos esta afirmación en el hecho de que el Gobierno vació el área en 2016 y la desfinanció, actualmente el presupuesto asignado es del 0,25% del total de este año para la gestión Municipal”, manifestó la Multisectorial de Género y Diversidades Río Cuarto mediante un documento firmado por diferentes agrupaciones sociales, políticas y sindicales de Río Cuarto. En los últimos días, Llamosas dijo que continuarían poniendo el énfasis en las problemáticas sociales que circundan el área, como el aumento en los casos de violencia de género durante la pandemia. Las expresiones van en contramano de lo planteado por la Multisectorial, con un presupuesto que no creció junto con la demanda. Si bien la funcionaria saliente evitó hacer referencia a la supuesta falta de acompañamiento para el área, en más de una oportunidad han surgido cuestionamientos por las dificultades que afrontaba su equipo de trabajo. En el programa radial Poster Central, Medina reflexionó que “la política de niñez nunca ha sido una prioridad para el Estado en todas sus formas”. Aun cuidando sus palabras y planteando un discurso benévolo con su espacio político, la licenciada realizó un diagnóstico que muchos interpretaron como “lapidario”. Las declaraciones que echaron aún más combustible al debate llegaron de parte de la concejal de Respeto, Patricia García, quien también utilizó sus redes para dejar un mensaje acusatorio. “Dibujen la renuncia como quieran, pero cuando hablamos de violencia institucional también nos referimos a este tipo de actos”, fustigó la edil opositora. “Ana supo especializarse en la temática, poner el lomo full time y rearmar un equipo dolido. Dolido porque en 2016 lo vaciaron, despidieron gente sin importar lo que eso significaba para los trabajadores, pero principalmente para cada caso de niñez. Fusionaron el área sobrecargando a Ana Medina y al equipo, pero con el mismo presupuesto, aún no hay caja chica ni presupuesto para emergencias”, escribió Muñoz, quien además confesó que tiempo atrás le ofrecieron el cargo que quedaría vacante, pero que debía renunciar al partido Respeto para asumir la función. Menuda encrucijada para una referente del trabajo social. Peronismo desmiente Las comunicaciones surgidas desde peronismo avanzaron en dos rumbos. El primero, remarcando el golpe que significa para el equipo perder a una soldado clave. El segundo rumbo fue más propio de las disputas políticas, una respuesta a las versiones que responsabilizaban al intendente por la salida. La agrupación Lealtad Peronista emitió un comunicado en donde se opusieron a las versiones que hablaban de una salida motivada por cuestiones presupuestarias. “Desalentamos las especulaciones maliciosas respecto a su decisión. No hace falta mencionar que su salud es prioridad”, rezaba el documento de la agrupación a la cual pertenece Medina. Más allá de las aclaraciones, el efecto político de esta salida abarca mucho más que una cuestión de salud e incómoda a más de un integrante del equipo municipal, en especial aquellos que adhieren en secreto a las críticas que emitieron las agrupaciones sociales anteriormente citadas. El llamosismo entiende que situaciones así dotan de municiones a los espacios de la oposición que buscan arrebatarles la reelección.Justo en el día que finalizaba la Fase 1, la gestión municipal se vio sacudida por una noticia política que sin duda daría mucho que hablar. El viernes se convirtió en una jornada de despedidas, debido a la renuncia de una funcionaria clave del equipo de Gobierno. Ana Medina confirmó que le había presentado su dimisión al intendente Llamosas y que a partir del próximo 1º de octubre dejaría su cargo al frente de la subsecretaría de Género, Niñez, Adolescencia y Familia, una de las áreas más sensibles de la gestión.

Si bien la noticia ya circulaba por la línea interna, su salida pública tomó por sorpresa a muchos de los integrantes del oficialismo, pero también repercutió en espacios de la oposición que expresaron su opinión al respecto. Se trató de una decisión personal tocada de cerca por acontecimientos del día a día político, con situaciones que fueron puesta en análisis por sectores que responsabilizaron al intendente por la renuncia de una funcionaria de alta estima por la comunidad, en especial por los sectores más vulnerados.

Una vez que la renuncia tomó estado público, Ana Medina utilizó sus redes sociales para agradecer al intendente por la oportunidad de formar parte del Gobierno. “Está decisión, difícil pero sanadora, es exclusivamente personal. Mi cuerpo me está pidiendo sanar desde lo físico y emocional. Gracias Juan Manuel Llamosas por confiar en mí y permitirme crecer en estos más de 4 años juntos en la gestión”, publicó la ex funcionaria, haciendo alusión a una dolencia que desde hace tiempo afecta su salud.

Esta sería la razón principal detrás de su salida, la funcionaria no cuenta con la energía necesaria para cumplir su rol como lo hizo desde el comienzo de la era Llamosas. En algunas declaraciones periodísticas, la licenciada deslizó que el trabajo en esta área requiere de personas que le dediquen cada minuto del día a su función, algo que no podía seguir ofreciendo debido a su situación particular.

El mismo intendente Llamosas se lamentó de manera pública, aunque ya venía “realizando el duelo” desde hace algunos días. A pesar de haber recibido la renuncia con anticipación, el Gobierno permaneció en silencio, lo tomó como una cuestión de orden privado y continuó su trabajo para contener la crisis sanitaria. Esto llevó a pensar que el llamosismo pretendía aminorar el efecto que generaría la noticia vez que saliera a la luz.

“Es una pérdida que nos genera mucho dolor porque Anita es una de las funcionarias más importantes que tenemos en nuestra gestión municipal. La verdad es que he intentado por todas las vías que se quedara y continuara con nosotros, pero hay cuestiones personales y de salud que exceden las decisiones institucionales. A esto lo venia planteando hace un tiempo atrás. Habíamos logrado que siguiera y continuara”, declaró el mandatario en el programa radial Así Son Las Cosas que se emite por Fm Gospel.

 

Razones políticas

El golpe de la noticia no solo afecto al oficialismo por haber perdido a una funcionaria tan importante, sino por las consecuencias y la especulación política detrás del suceso. Ni bien comenzó a circular la noticia, agrupaciones y actores sociales vinculados con el área que dirigió Medina pusieron de manifiesto su preocupación por el lugar que ocupa la política de género, niñez, adolescencia y familia en las prioridades del Ejecutivo municipal. Uno de los comunicados criticó con dureza el intendente, acusándolo de “desfinanciar” el área de Medina.

“Queremos mujeres en los lugares de toma de decisiones del Gobierno Municipal, el cual ha transitado más de cuatro años de administración demostrando un total desinterés por las problemáticas de las mujeres y la niñez. Basamos esta afirmación en el hecho de que el Gobierno vació el área en 2016 y la desfinanció, actualmente el presupuesto asignado es del 0,25% del total de este año para la gestión Municipal”, manifestó la Multisectorial de Género y Diversidades Río Cuarto mediante un documento firmado por diferentes agrupaciones sociales, políticas y sindicales de Río Cuarto.

En los últimos días, Llamosas dijo que continuarían poniendo el énfasis en las problemáticas sociales que circundan el área, como el aumento en los casos de violencia de género durante la pandemia. Las expresiones van en contramano de lo planteado por la Multisectorial, con un presupuesto que no creció junto con la demanda.

Si bien la funcionaria saliente evitó hacer referencia a la supuesta falta de acompañamiento para el área, en más de una oportunidad han surgido cuestionamientos por las dificultades que afrontaba su equipo de trabajo. En el programa radial Poster Central, Medina reflexionó que “la política de niñez nunca ha sido una prioridad para el Estado en todas sus formas”. Aun cuidando sus palabras y planteando un discurso benévolo con su espacio político, la licenciada realizó un diagnóstico que muchos interpretaron como “lapidario”.

Las declaraciones que echaron aún más combustible al debate llegaron de parte de la concejal de Respeto, Patricia García, quien también utilizó sus redes para dejar un mensaje acusatorio. “Dibujen la renuncia como quieran, pero cuando hablamos de violencia institucional también nos referimos a este tipo de actos”, fustigó la edil opositora.

“Ana supo especializarse en la temática, poner el lomo full time y rearmar un equipo dolido. Dolido porque en 2016 lo vaciaron, despidieron gente sin importar lo que eso significaba para los trabajadores, pero principalmente para cada caso de niñez. Fusionaron el área sobrecargando a Ana Medina y al equipo, pero con el mismo presupuesto, aún no hay caja chica ni presupuesto para emergencias”, escribió Muñoz, quien además confesó que tiempo atrás le ofrecieron el cargo que quedaría vacante, pero que debía renunciar al partido Respeto para asumir la función. Menuda encrucijada para una referente del trabajo social.

 

Peronismo desmiente

Las comunicaciones surgidas desde peronismo avanzaron en dos rumbos. El primero, remarcando el golpe que significa para el equipo perder a una soldado clave. El segundo rumbo fue más propio de las disputas políticas, una respuesta a las versiones que responsabilizaban al intendente por la salida.

La agrupación Lealtad Peronista emitió un comunicado en donde se opusieron a las versiones que hablaban de una salida motivada por cuestiones presupuestarias. “Desalentamos las especulaciones maliciosas respecto a su decisión. No hace falta mencionar que su salud es prioridad”, rezaba el documento de la agrupación a la cual pertenece Medina.

Más allá de las aclaraciones, el efecto político de esta salida abarca mucho más que una cuestión de salud e incómoda a más de un integrante del equipo municipal, en especial aquellos que adhieren en secreto a las críticas que emitieron las agrupaciones sociales anteriormente citadas. El llamosismo entiende que situaciones así dotan de municiones a los espacios de la oposición que buscan arrebatarles la reelección.