Alberto F planea la demorada visita a Córdoba

Como parte de la estrategia del Frente de Todos de levantar la figura del presidente y aprovechar las tensiones del macrismo, y con menos estrés en las relaciones con Schiaretti, vuelve a ser posible el desembarco. Oscar González dijo que hay voluntad de lista única pero como Hacemos por Córdoba.

Por Bettina Marengo
[email protected]

visitaLo que parecía improbable hace apenas quince días, empezó a tomar forma en las últimas horas: Alberto Fernández evalúa viajar a Córdoba esta semana o la próxima, como parte de la visible estrategia de federalización de su gestión y acercamiento a los territorios, y en el marco de la recomposición de relaciones con el gobernador Juan Schiaretti.

De concretarse, y la intención de la Casa Rosada es que se concrete, sería la primera visita de Alberto Fernández a Córdoba desde que es presidente, luego de al menos un viaje cancelado, al inicio de la pandemia del Covid 19. La idea es un desembarco en la ciudad de Córdoba, aunque la curva ascendente de contagios y los incendios en las Sierras son limitantes a evaluar en el entorno presidencial.

Como dato, para este martes 29 está previsto el debut virtual en Córdoba del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a través de un Zoom de la Fundación Mediterránea.

Para que ahora sea políticamente viable la presencia de Alberto Fernández en la única provincia con un gobernador PJ que se mantiene al margen del Frente de Todos, se dieron varias cuestiones.

A nivel Frente de Todos, hay una decisión de potenciar al presidente y que levante el perfil. Con olor a inicio de campaña para las elecciones del 2021, el objetivo es contener a los sectores que no son núcleo duro del gobierno y están golpeados por la pandemia y la economía, y aprovechar el desacomodo que produce en la oposición macrista la irrupción de Larreta como dirigente nacional.

En esa lógica se inscriben varias decisiones de los últimos días: los actos de gestión en provincias y en intendencias bonaerenses, la decisión de impulsar a AF como presidente del PJ nacional, y la organización de eventos políticos de apoyo a la gestión: el 17 de octubre por el Día de la Lealtad y/o el 27 de octubre, cuando se cumple un año del triunfo del Frente de Todos y una década de la muerte de Néstor Kirchner. Por eso, más que huésped del gobernador, el jefe de Estado quiere ser Presidente también desde la antikirchnerista Córdoba.

A nivel provincial, las relaciones del Gobierno de Córdoba y la Casa Rosada se desestresaron, luego del pico de tensión por el rechazo de Schiaretti al decreto nacional 375/2020 que le redujo un punto la coparticipación a CABA para transferirlo al gobierno de Axel Kicillof. A nivel parlamentario, que es donde se sopesa el apoyo en tiempos no electorales, se está negociando los términos del respaldo de los cuatro diputados del PJ Córdoba a la ley que avanza sobre la línea del mencionado decreto, y vuelve la coparticipación capitalina al porcentaje anterior al decreto 194/16 de Mauricio Macri, que la llevó de 1,4 a 3,75%. A esto se suma el anunciado voto al impuesto a las grandes fortunas (hace meses afirmaron que lo apoyarían, aunque a Schiaretti lo pone en tensión con sus aliados del sector empresarial y de la Mesa de Enlace), y al Presupuesto nacional 2021.

El fin de semana, Schiaretti agradeció al ministro del Interior, Wado de Pedro, por el envío de ATN por 150 millones de pesos para la lucha contra los incendios forestales. Lo hizo a través de Twitter. De Pedro es el principal interlocutor del gobernador en el gobierno nacional, y es el funcionario que tiene a su cargo el tema Córdoba. Ayer, el ministro político saludó por Twitter “a todas y todos los villamarienses y en especial al compañero Martin Gill”, actual viceministro de Obras Públicas, en ocasión del aniversario 153 de la fundación de la ciudad de Villa María, de la cual Gill es intendente en licencia. Gill no ha recuperado su relación con Schiaretti, perdida tras alinearse a Alberto Fernández en las elecciones presidenciales.

Ayer, Gill anunció el inicio de construcción de la avenida de Circunvalación de su ciudad, y de la autopista Río Cuarto-Holmberg, obras que serán costeadas por la Nación con una inversión de 12 mil millones de pesos.

En este clima, el presidente alterno del PJ Córdoba y provisorio de la Legislatura, Oscar González, dijo que se va a trabajar con el Frente de Todos para presentar una lista de unidad peronista en las elecciones legislativas del 2021, pero aclaró que la herramienta electoral tendría que ser Hacemos por Córdoba o un sello schiarettista y no el Frente de Todos.

“Nosotros tenemos la voluntad de ir todos juntos. Creemos que es posible una lista de consenso”, sostuvo el dirigente en el programa Alfil TV, que se emite por Canal 10, donde afirmó que la reestructuración del PJ provincial con inclusión “representativa” del Frente de Todos, está vinculada a la negociación por la lista parlamentaria.

Sin embargo, González remarcó que “Córdoba es diferente” al resto del país, y que la primacía del Frente de Todos como espacio electoral contenedor de peronismos y aliados, no correría para esta provincia, y que la unidad debería ser a través del sello Hacemos por Córdoba. El frentetodismo, agregó, “es una expresión de anhelo nacional (del presidente) que no es adecuada para Córdoba”, sostuvo el histórico dirigente. “Para Córdoba, no es lo más lógico desde la estrategia electoral”, por las características de las bases electorales en disputa, finalizó.

Inteligencia

Oscar González manifestó a Alfil TV que no hay registros de dirigentes del peronismo cordobés que hayan sido víctimas del sistema de espionaje ilegal que montó la AFI (Agencia Federal de Inteligencia) del gobierno de Mauricio Macri, y que actualmente se investiga en juzgados federales de Buenos Aires. El espionaje ilegal alcanzó a un vasto número de funcionarios y dirigentes del peronismo bonaerense, del propio oficialismo de entonces, e incluso a los familiares de las víctimas del submarino Ara San Juan. Por lo demás, el legislador condenó los hechos y sostuvo que, si la Justicia encuentra responsabilidades, tiene que haber condenas.