Covid-19 imparable: Córdoba evalúa cómo reducir la circulación

El ministro de Salud, Diego Cardozo, dijo que, frente a indicadores alarmantes, se analiza tomar alguna medida alternativa para bajar el nivel de circulación en las localidades con casos activos, incluida la Capital.

La propagación del virus en la provincia resulta imparable. Después de seis meses y en el peor momento sanitario, el relajamiento social (natural para algunos e irresponsable para otros) está jugando una mala pasada.

En el informe semanal sobre la situación epidemiológica que da la Provincia, el ministro de Salud, Diego Cardozo, reconoció ayer que se está evaluando una alternativa a la fase 1 para aplicar en las ciudades y pueblos donde el virus está activo.

Descartada la posibilidad de un retroceso generalizado para todo el territorio provincial, ya que -según se informó- unas 227 localidades están limpias de coronavirus, las autoridades sanitarias analizan cómo restringir, pero sin afectar la actividad productiva y laboral.

Se sabe que el gobernador Juan Schiaretti no aceptó las reiteradas sugerencias de volver a la cuarentena estricta frente a registros diarios que rompieron el techo de los mil casos cada 24 horas y un nuevo récord con 11 fallecidos en un día.

Por eso, su equipo interdisciplinario considera factible disponer para las localidades que están en rojo, entre ellas la Capital, una salida intermedia como podría ser la que ya se sugirió (y se rechazó en muchos casos) en las ciudades más grandes del interior: suspender los servicios no esenciales entre las 19 y las 6.

Todos los días evaluamos la situación y una alternativa para disminuir la circulación. Porque hay indicadores alarmantes como la ocupación de camas. En una semana no sólo aumentó el uso de las camas sino la criticidad del paciente que se interna”, explicó Cardozo.

Según apuntaron las fuentes sanitarias, el indicador de ocupación de camas críticas adulto Covid-19, del sector público y privado, pasó en una semana del 40,6% al 51,6%.

SI bien como se señaló más arriba la mayoría de los municipios no presenta casos activos, en muchos de los que sí registran, en cuestión de días, los números de contagios se disparan. La situación de Río Cuarto sigue siendo una de las más delicadas aunque otras ciudades también aparecen en el radar sanitario.

Aunque desde hace algunas semanas muchas vienen rechazando las recomendaciones del COE que, en general, son siempre restrictivas, ahora no son pocos los intendentes que están disponiendo, por iniciativa propia, retrocesos parciales o medidas similares a las sugeridas. Otros, le están solicitando al organismo disposiciones más duras para implementar en sus distritos frente, no sólo al incremento de los casos, sino a la preocupación que general los sistemas sanitarios la borde del colapso.

Más camas

Sobre ese punto, desde Salud informaron ayer que la Provincia sumó nuevas camas al sistema sanitario público provincial para la atención de la pandemia. En Capital, el Hospital Misericordia incorporó 44 camas (10 UTI – 14 UCI – 20 Común con Oxígeno) mientras que el Hospital Tránsito Cáceres de Allende, seis nuevas camas UCI

En tanto que en el interior, donde mayor problemas se registran en ese sentido, se equipó al Hospital Pasteur de Villa María con 29 camas (13 UTI – 16 UCI); al Hospital Regional San Antonio de Padua de Río Cuarto con 50 camas (UCI); al Hospital Ramón J. Cárcano de Laboulaye con 14 camas (6 UTI – 8 UCI); al Hospital Miguel Urrutia de Unquillo con 30 camas (9 UTI – 21 UCI); al Hospital San Vicente de Paul de Villa del Rosario con 12 camas (UTI) y al Hospital Pedro Vella de Corral de Bustos con 8 camas (UCI). También se sumaron 24 camas (4 UTI – 20 UCI) para el Hospital Provincial Río Tercero; 100 para el Hospital Santa María de Punilla: 100 camas y para el Hospital Domingo Funes, 26 camas UCI.

Además, se diagramó de forma escalonada con el sector privado de la salud priorizar la atención de la patología Covid-19 y de urgencias, oncología y traumatismos, pudiendo reprogramar todas aquellas cirugías que no pongan en peligro la salud del paciente. De esta forma se optimizarán los recursos sin dejar de lado la atención de las patologías prevalentes”, se explicó.