Schiaretti en versión Lamolina: siga, siga

Dia negro en Cordoba, con pico de Covid, incendios y desempleo récord. El gobernador continuó con su agenda "para adelante" mientras desestresa su relación con la Nación. Casi nadie cree que habrá restricciones fuertes por la pandemia.

Por Bettina Marengo

Con un pico de casi 1500 casos registrados de Covid 19, y un probable subregistro de asintomáticos, más el casi veinte por ciento de desempleo en el Gran Córdoba, y una segunda ola de incendios en las sierras, el gobernador Juan Schiaretti eligió la agenda “para adelante” con anuncios vinculados a la construcción de un hospital maternidad en los alrededores del complejo Pablo Pizzurno.

“Pese a la pandemia Córdoba no para, sigue progresando”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter, tras adelantar una inversión de 546 millones para ese establecimiento. En los días previos había destacado la habilitación de gas natural en una estación de servicios Shell de la localidad de Malagueño, en el marco de programa Conectar

“Está en la posición del exárbitro Lamolina y su siga, siga”, graficó una fuente vinculada al Panal que en diálogo con este diario intentó decodificar la estrategia del gobernador en los tiempos recios que transcurren. A nivel nacional, dio la orden a sus cuatro diputados de apoyar en el Congreso la reducción del porcentaje de coparticipación que recibe CABA, luego de haber rechazado la primera quita por decreto. El voto positivo al impuesto a las grandes fortunas estaba anunciado desde que se conoció el proyecto y, con respecto al Presupuesto 2021, la tradición de Schiaretti es votar el proyecto oficialista. Sin embargo, el paquete completo desestresa su vinculo con la Casa Rosada y lo pone nuevamente en la ruta de la armonía, algo clave para negociar la plata que la provincia necesita en 2021. Por otra parte, la tensión entre los socios nacionales del Frente de Todos y particularmente con la vicepresidenta Cristina Kirchner, le abre al cordobés un panorama más amigable -por lo poroso- para relacionarse con el gobierno nacional.

Desazón

Al cierre de esta nota, las fuentes schiarettistas y viguistas consultadas indicaron que no está prevista una vuelta atrás generalizada a las flexibilizaciones de actividades ya aceptadas. En todo caso, se tocarían rubros y acciones puntuales, como la circulación después de determinada hora o la actividad deportiva actualmente habilitada. “Los comercios, es muy difícil que vuelvan a cerrar. Los bares, tampoco. Por ahora, al menos, porque son la única vía de escape que tiene la gente en este momento”, comentaron.

Desde el sector comercial y desde el gremio mercantil también consideraron improbable una nueva limitación de actividades.

Lo que surge de las conversaciones con funcionarios es la sensación de desazón frente a un escenario que no pueden asir. La idea instalada es que el virus tiene alta circulación comunitaria y que un cierre de actividades “no tendría sentido” porque solo retrasaría lo que consideran un aumento inevitable de casos. Además, están los costos políticos de una cuarentena dura que El Panal no quiere pagar, y tampoco está dispuesto a dar letra a la oposición y a los “protestadores seriales” que regularmente salen a la calle por reclamos por “falta de libertad”. “La gente no se quiere volver a guardar”, manifestaron las fuentes de una u otra forma.  La libertad y la responsabilidad individual mandan, aseguran. En cualquier caso, el dato objetivo que sigue de cerca el Panal es el porcentaje de camas críticas ocupadas, que ayer era del 51% (más alto en el Polo Sanitario).

Los números del Indec de la desocupación extrema del segundo trimestre en el Gran Córdoba (19,1%) conocidos ayer, fortalecen la posición de no volver a restringir las actividades comerciales y productivas. El segundo trimestre del año fue el momento de la fase 1 y 2 en la provincia y el país, y cuando más duro pegó la pandemia en la economía y sin los ATP ni el IFE totalmente implementado. Los números cordobeses son más duros que a nivel nacional, y el conglomerado Gran Córdoba fue el cuarto con más desempleo del país, muy por encima del 13,1% que se registró a nivel nacional.