Angelocistas y ex mestristas rechazan acuerdo de cúpulas

Dos de los cuatro “sumandos” de la Liga opositora a Mestre compartieron una asamblea virtual. Piden que haya internas cuando sea posible.

Por Alejandro Moreno

“Cuando la pandemia lo permita habrá que elegir democráticamente las nuevas autoridades”, afirmó el presidente de la Línea Córdoba, Javier Fabre. Así se resume el reclamo de los angelocistas y los ex mestristas que compartieron una reunión por videoconferencia, el sábado.

La Línea Córdoba y Consenso son dos de los cuatro socios de la Liga Sumar, que integran también Morena Junior (el negrismo impulsado por el concejal Juan Negri) y Marea Radical (el grupo que comanda otro edil, Rodrigo de Loredo).

El encuentro de angelocistas y ex mestristas dejó varias conclusiones:

1) Los opositores al oficialismo partidario quieren una renovación surgida de elecciones internas;
2) reconocen que las medidas de aislamiento y de distanciamiento complican votar el 6 de diciembre; y
3) envían un mensaje hacia los otros coaligados, pretendiendo una mayor actividad de negristas y deloredistas (murmuran que últimamente tienen la pólvora opositora algo mojada).

El principal referente de Consenso, Javier Bee Sellares, dijo que la del sábado fue “una gran reunión, con dos líneas de pensamiento del radicalismo de Córdoba que se unen para debatir, buscando consensos para la democracia interna de la UCR”. Otro dirigente de este núcleo, el legislador Orlando Arduh, señaló que “la historia del radicalismo está signada por su democracia partidaria”. “La participación de los afiliados en la construcción de un proyecto es fundamental porque la unidad del radicalismo no puede venir de las personas, sino de los proyectos”, agregó.

El angelocista Fabre, en tanto, sostuvo que “la UCR debe ser la herramienta para cambiar esta realidad, pero para eso debemos cambiar nosotros”. “Debemos abandonar el narcisismo de la derrota -continuó- y comprender que existe una Córdoba más allá del peronismo”. De la reunión, puntualizó que participaron “dos equipos con un mandato: devolver el radicalismo a los radicales”.

En la videoconferencia surgió que es bastante difícil concretar las elecciones internas el domingo 6 de diciembre, como está programado, por las restricciones dispuestas por las autoridades sanitarias. De todos modos, no se resignan a que la decisión sobre el futuro del partido no se tome en las urnas, y reclaman el ejercicio de votar para cuando sea posible.

Alrededor de 250 dirigentes de ambos grupos, de la ciudad de Córdoba y del interior provincial, analizaron durante tres horas el escenario político nacional y local.
Además de Fabre, por la Línea Córdoba estuvieron Jorge y Javier Orgaz y Eduardo Angeloz, entre otros; y por Consenso, junto a Bee Sellares y Arduh participaron Gustavo Fonseca, Juan Balastegui, Adrián Casati y Lucas Balián. El plantel incluyó intendentes, concejales, legisladores y ex diputados nacionales, así como autoridades partidarias.

Un borrador de las conclusiones del encuentro remarca que “el futuro está lleno de incertidumbre” y que por eso “es indispensable planificar y diagramar políticas públicas que nos permitan contribuir a engrandecer nuestra Córdoba, que vuelva a recuperar su orgullo y el lugar en el mundo”.

“Necesitamos para eso debatir y analizar la realidad de nuestro partido, diagramar una agenda inclusiva, participativa, que tenga en cuenta las diversas situaciones por las que atraviesan los distintos sectores, localidades y regiones de nuestra provincia”, sigue.
“Todo ello –enfatiza- con una mirada transversal que incluya a los jóvenes, a los hombres y mujeres”.

Los radicales de la Línea Córdoba y de Consenso consideran que es necesario que la UCR sea un partido “que se abra a la sociedad, a las organizaciones sociales, empresarias, culturales, y a otros partidos políticos con los que poder armar una agenda de trabajo para reconstruir el tejido social y cambiar la realidad”.