Larreta aprovecha envión y levanta perfil en la macrista Córdoba

El jefe de gobierno porteño será el orador de un Zoom de la Fundación Mediterránea, en una actividad con doble función: hace pie en la provincia que Macri considera “propia” y acelera su posicionamiento nacional.

Por Bettina Marengo

En plan de convertirse en la figura nacional de la oposición, con los índices negativos que acumula el expresidente Mauricio Macri hasta en sectores donde navegaba a vela, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, desembarcará virtualmente en Córdoba, distrito donde su imagen positiva es alta, pese a ser un dirigente casi que no ha cruzado la avenida General Paz.

Lo hará como orador principal de una charla vía Zoom de la Fundación Mediterránea, el próximo 29 de septiembre, en el marco de las “reuniones de trabajo” que organiza la entidad con políticos y especialistas, tanto oficialistas como opositores al Gobierno Nacional

Con esta movida, Rodríguez Larreta pone el pie en la provincia “de Macri”, clave para Juntos por el Cambio, y da señales en la interna recién iniciada con el expresidente por el liderazgo de la alianza y la futura candidatura presidencial de la oposición.

Según fuentes del macrismo cordobés, fue Rodríguez Larreta quien tomó la iniciativa de hablar para el empresariado y la dirigencia cordobesa, y pidió ser invitado al Zoom de la Mediterránea. “Se comunicaron directamente con (la presidenta) María Pía Astori”, aseguró un cambiemista a Alfil. Desde el think tank indicaron que la Jefatura de gobierno porteño “confirmó” la presentación del funcionario.

Macri, por ahora, no sería invitado por la Mediterránea ni por su habitual anfitrión, la Bolsa de Comercio de Córdoba. “Larreta suma sensatez en este momento”, sostuvo un empresario, en una clara apuesta por fuera del fuera del expresidente.

El jefe de gobierno porteño busca capitalizar el impulso que le dio el haber quedado como contraparte de Alberto Fernández y el gobernador bonaerense Axel Kicillof por la transferencia de un punto de la coparticipación federal de impuestos de CABA a Provincia, que le abrió las puertas a un discurso opositor nacional y por el cual enfrentará a la Casa Rosada con una demanda ante la Corte Suprema de Justicia

En Córdoba, ese rol le viene como anillo al dedo. Es una provincia “amarilla”, pero fundamentalmente anti kirchnerista, que se autopercibe moderada, lo que encaja con el perfil que muestra el alcalde porteño, o que en general muestran de él los medios de alcance nacional. Además, la puja por los fondos lo hace sintonizar con la historia reciente entre Córdoba y la expresidenta Cristina Kirchner, que tanto el fallecido José Manuel de la Sota como el actual gobernador Juan Schiaretti, supieron explotar electoralmente.

La reacción de Rodríguez Larreta frente al tema coparticipación lo acerca a más a Schiaretti que lo que el cordobés está del Frente de Todos. Quedó claro con el hecho de que el gobernador no haya firmado, con el resto de los mandatarios peronistas, el documento de apoyo a Alberto Fernández en su decisión de volver atrás el decreto de Macri de 2016 que llevó de 1 a 3,75% la coparticipación para CABA.

En cualquier caso, en el Panal siguen con detenimiento la imagen de Larreta en Córdoba con quien Schiaretti comparte franja electoral y nivel de apertura de actividades frente a la cuarentena del Covid.

Interna chica

En la interna partidaria del PRO Córdoba, quien divide aguas es Macri, no Larreta. Para el sector filoperonista que se referencia en Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y Nicolas Masot, el expresidente ya no es un referente confiable, no solo porque apuestan a una construcción menos “engrietada”, sino por las denuncias de inteligencia ilegal que pesan sobre su propia persona. Eso incluye a cordobeses como Dario Capitani, Gabriel Frizza y Silvia Paleo, en tensión con los macristas puros Soher El Zucaria, Laura Rodríguez Machado y Hector Baldassi.

El intendente porteño, en cambio, habla con todos en el PRO. Fuera de su partido, en Córdoba se lleva muy bien con un “halcón” anti peronista como el presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, y también habla con un interpartidario como el ex funcionarios macrista y schiarettista Gustavo Santos.

En el partido provincial es considerado una persona “muy medida” que guarda “formas y distancias”, lo que justamente hará que no levante perfil “más allá de lo que le permita la gestión, al menos hasta las elecciones del 2021”. Para los cambiemistas, es una novedad que el alcalde aparezca en el zoom de la Mediterránea, toda vez que, según dicen, ha sido históricamente reacio a moverse por fuera de CABA.

Sin embargo, parece que el porteño comenzó a moverse. Además de reunirse vía Zoom hoy jueves con los diputados nacionales del interbloque Juntos por el Cambio, para hablar de la estrategia en el Congreso, ayer se reunió con dirigentes del PRO Santa Fe, como el diputado Federico Angelini, a quien le pidió priorizar la unidad opositora en ese distrito, según indicó el sitio Letrap.com.ar