Schiaretti se corrió de la foto: no firmó apoyo a AF

Por Bettina Marengo

El gobernador Juan Schiaretti fue el único de los mandatarios peronistas o aliados al gobierno nacional que no firmó el documento de apoyo al presidente Alberto Fernández por su decisión de transferir un punto de la coparticipación de la CABA, gobernada por el macrista Horacio Rodríguez Larreta, a la provincia de Buenos Aires, con el peronista cristinista Axel Kicillof a la cabeza.

La posición del cordobés tensa sus relaciones con el Frente de Todos, que se habían enfriado en los últimos tiempos, luego de una primera etapa de armonía política.

El texto difundido desde las oficinas del ministro del Interior, Wado de Pedro (quien se encargó de gestionar las adhesiones, incluso en el Panal), se titula “Reducir desigualdades para una Argentina Federal” y cuenta con la rúbrica de 19 gobernadores. Sostiene que la medida anunciada el miércoles, en el marco de la revuelta de la Policía bonaerense por mayores salarios, permitirá “empezar a corregir los desequilibrios de un país concentrado”. Concretamente, el presidente redujo la compartición de CABA de 3,5% a 2,5%, y derivó ese punto a la Provincia. En 2016, el expresidente Mauricio Macri había ampliado las remesas para la ciudad capital, por decreto, de 1 a 3,75%.

El documento difundido es de altísimo impacto político y seguramente significará, a medida que se acerquen las elecciones del año próximo, el endurecimiento de las relaciones entre oficialismo y oposición, y un ambiente poco amigable para los que quieren jugar en el “andarivel del medio”, como es el caso de Schiaretti. Aunque en este caso, quedó junto a Juntos por el Cambio. Rodríguez Larreta ya anunció que irá a la Corte Suprema para detener la reducción de los fondos.

Un rato antes de que se difundiera la posición de los gobernadores, dos fuentes del Panal se habían referido al tema en breves contacto con Alfil. La primera, dijo que se trataba de una cuestión “entre CABA y la Nación”. La segunda, calificó de “hachazo” la decisión del presidente de cambiar el reparto a favor de Buenos Aires, pero destacó que es necesario discutir un nuevo régimen de coparticipación en el Congreso, para reemplazar el aprobado en 1988.  “Lo que hizo Alberto es la historia de la sábana corta. Te manoteo, cuando el reparto debería ser con una discusión de fondo sobre la coparticipación de impuestos”, consideró el funcionario que habla a diario con Schiaretti.

“Esto reactualiza una vieja discusión sobre la coparticipación federal; lo que hay que hacer es volver a discutir, de una vez por todas, un nuevo régimen de coparticipación federal que ponga las cosas en su lugar. No puede ser que a la ciudad más rica de Argentina le tengamos que estar bancando la justicia o los subsidios al transporte que no tenemos en el interior”, dijo, aunque insistió con que fue un “hachazo”. Cabe destacar que para el gobierno provincial, el problema de las asimetrías radica en el AMBA y no solo en la CABA. Al cierre de esta nota, Schiaretti mantenía silencio sobre la decisión de Alberto Fernández y sobre el documento. La única manifestación que hizo el gobernador, antes de conocida la decisión presidencial, fue en apoyo a las instituciones democráticas frente a la revuelta de la Policía Bonaerense.

Los firmantes

“Necesitamos reabrir el diálogo sobre la distribución de recursos para evitar cualquier tipo de favoritismos en distribución de fondos o proyectos”, sostiene el comunicado, que lleva al pie la rúbrica de Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro), Gustavo Sáenz (Salta), Sergio Uñac (San Juan), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Omar Perotti (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Gustavo Melella (Tierra del Fuego), y Juan Manzur (Tucumán).

El documento recuerda que a inicios de 2016, los gobernadores manifestaron, en un documento titulado ‘Por un verdadero país federal´ una “crítica a la decisión del presidente Mauricio Macri de triplicar por decreto y de manera unilateral la coparticipación al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires», en referencia al decreto macrista de llevar la coparticipación de CABA del 1 al 3,75%, que en el Pacto Fiscal de 2017 se retrotrajo al 3,5%. Justamente ese decreto es el que Alberto Fernández volvió atrás para transferir a la provincia más poblada del país, en el marco de la revuelta de la Policía de Buenos Aires por mejores salarios.

“El entonces ministro Rogelio Frigerio reconoció que la medida era injustificada y prometió públicamente ´corregir con un nuevo decreto la coparticipación de la ciudad´», apuntaron. “El objetivo fue transferir la policía con presupuesto especifico y cualquier cosa adicional iba a ser dejada de lado”, resaltó el texto. Y agregó que la Constitución establece que la distribución de renta federal se debe realizar “de manera equitativa y solidaria otorgando prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo calidad de vida e igualdad de oportunidades en todo el territorio nacional”. “La situación económica y social requiere un dialogo sincero de todos los sectores para busca soluciones. El esfuerzo debe ser equitativo; no podemos seguir pidiendo y cargando a los que menos tienen”, subrayó.