El Panal hace foco en Educación (busca agenda positiva en el Covid)

Tras blanquear que no se sabe cuándo retornan las clases presenciales, Schiaretti anunció la compra de 50 mil notebooks para estudiantes en situación vulnerable. Elaboran plan de acompañamiento en territorio para evitar deserción escolar.

Bettina Marengo

Con alta flexibilización de actividades, lo que lo convierte en el gobierno más aperturista de la cuarentena, junto al de Horacio Rodríguez Larreta en CABA, Juan Schiaretti puso en foco el tema escolar, uno de los pocos ámbitos donde no habría “cambio de fase” en el mediano plazo. La escuela es una institución de alto interés para el “ciudadano de a pie” y la suspensión de clases presenciales, como política preventiva del Covid, es ejes de las críticas de los sectores opositores y “antiaislamiento”.

Luego de las pésimas noticias (que se notaron en las encuestas) del asesinato policial del adolescente Blas Correas, de los incendios forestales, y del caso Solange, que derivó en la bajada de perfil al COE, todo en el marco del malestar ubicuo por el Covid 19, en el Panal buscan generar expectativas a futuro. “Formar agenda positiva y hablar de lo que la gente necesita”, redondeó una fuente gubernamental.

Ayer Schiaretti, en un acto junto al ministro de Educación, Walter Grahovac, blanqueó que las clases presenciales no tienen fecha de regreso, y anunció la licitación para la compra de 50 mil notebooks con modem para conectividad inalámbrica, que serán destinadas a estudiantes de familias en situación vulnerable, con prioridad para nivel secundario y sexto año de la primaria. Las primeras 20 mil unidades podrían estar en 30 días, según el anuncio oficial.

“Lo concreto es que las clases no comienzan de manera presencial y no hay fecha cierta para el inicio, por lo que, en el camino, los niños y jóvenes más vulnerables van quedando con menos posibilidades de aprender lo que se enseña a través de las tecnologías”, sostuvo el mandatario, tras agradecer el esfuerzo de docentes, estudiantes, familias y funcionarios para llevar adelante la nueva modalidad escolar.

Se sabe que la educación no presencial expuso la brecha digital entre sectores de mayores recursos y sectores pobres, donde las familias no cuentan con servicio de internet ni con dispositivos adecuados para las clases remotas. A su vez, esta situación agiganta la brecha educativa.

“Esta manera de enseñanza va a continuar y nosotros tenemos que cuidar, como Estado cordobés, a todos nuestros alumnos. Allí donde se profundiza un desequilibrio debe estar el Estado con su mano solidaria para ayudar a que disminuya o desaparezca”, indicó Schiaretti.

El tema escolar provocó tensiones entre el gobierno nacional y el porteño Larreta, que quiere -respondiendo a sus propias encuestas de opinión- convocar a la presencialidad al grupo de estudiantes con menos recursos y menor contacto con la escuela, en contra de las recomendaciones sanitarias por el pico de Covid que transita CABA.

En Córdoba, Schiaretti y Grahovac dejaron en claro ayer que se mantendrá la escolaridad virtual, y que no hay certezas de cuándo se volverá a las aulas. En este tema no habría diferencias con las disposiciones nacionales, como sí sucede con las reuniones familiares.

En ese marco, además de la adquisición de notebook para entregar en comodato a los estudiantes, se impulsaría un programa de “proximidad” sobre las familias con chicos en situación de abandono escolar, que se trabajaría sobre el propio territorio, según indicaron fuentes del peronismo capitalino que hablaron con este diario.

“La idea es un esquema de acompañamiento sociocomunitario, aprovechando los recursos de las comunidades, y el trabajo que ya vienen haciendo las mujeres referentas de los barrios, y mujeres que hacen tareas de cuidado, para contener a los chicos más alejados de escuela”, comentó una de las fuentes. En ese sentido, tendría participación el Ministerio de la Mujer que encabeza Claudia Martínez, junto a todo el equipo del PJ Capital.

El objetivo es evitar la deserción escolar que, en todo el país, se avizora como una de las consecuencias mas duras de la pandemia en niños y jóvenes vulnerables.

Según dos dirigentes capitalinos, se trataría de una experiencia de acompañamiento con puntos similares a la que lanzó la diputada Alejandra Vigo para los viejos y viejas de los sectores vulnerables, al inicio de la fase 1 de la cuarentena. Para ese programa, la jefa del peronismo de Capital convocó al grupo de voluntarios del COE, que ahora también tendrían un rol de contención en las comunidades.

Según datos estadísticos relevados por la Provincia, en todo el territorio cordobés existen 25.227 hogares en situación de vulnerabilidad con al menos un integrante cursando estudios secundarios del sistema educativo formal obligatorio que, en total, son unos 42.662 alumnos.