Sindicalismo: las 62-O y el MTC crecen (y sueñan con las listas)

Ambas expresiones sindicales del peronismo se preocupan por hacer crecer sus armados y ganar volumen político. De a ratos, entusiastas, sueñan también con un lugar en las listas del 2021.

Por Felipe Osman

Los distintos espacios sindicales de Córdoba, que calan también en política partidaria, siguen su marcha e intentan mostrar iniciativa en una agenda que ya lleva demasiado tiempo monopolizada por la cuestión sanitaria.

Así, las 62 Organizaciones Peronistas que lidera Sergio Fittipaldi, secretario general del Soelsac, no han interrumpido las gestiones para engrosar sus filas y han logrado sumar a un importante sindicato: el Smata, que nuclea a mecánicos y afines, y que actualmente conducen Antonio Quintana (secretario general) y José Porras (secretario adjunto).

Las conversaciones entre el secretario político de las 62-O, Ricardo Moreno, y el titular de Smata se remontarían a varios meses atrás, aunque permanecieron un buen tiempo congeladas por la emergencia que atraviesa el sector automotor, asunto que concentró toda la atención de los dirigentes del gremio.

La llegada de Smata la organización que lidera Fittipaldi y de la que también participa la Uta -aseguran sus ideólogos- dará mayor cuerpo al armado, que empieza a contar entre sus filas con sindicatos con peso tanto en la historia como en el presente del gremialismo de Córdoba.

El interés la organización es claro: sumar un sindicato con muchos afiliados y con un respetable poder de movilización. El de los conductores de Smata, por su parte, sería participar de un espacio que se muestra firmemente encolumnado detrás del oficialismo provincial, y cultivar desde allí una cercanía con el Centro Cívico que resulta necesaria para un sindicato que quiere trabajar junto al Gobierno de la Provincia para sellar acuerdos que revitalicen al maltrecho sector automotriz.

De hecho no es difícil encontrar antecedentes de estos acuerdos, que en los últimos meses han sido una de las prioridades de Quintana, que destina buena parte de sus energías a lograr compromisos de la Provincia para que priorice en “compre Córdoba”, fortaleciendo la demanda de la industria local, y que, llegado el caso, maximice esfuerzos por conseguir inversiones para el sector.

Desde las 62-O aseguran que el ingreso de Smata al armado no es el único que se gestiona por estos días, y se muestran optimistas en lograr la llegada de otros tres gremios en los próximos meses. Mientras tanto, preparan la inauguración de su nueva sede, emplazada en una coqueta casona en el corazón de Nueva Córdoba, en Avenida Chacabuco esquina Rondeau. Al evento asistirían encumbrados funcionarios de la Provincia.

La presentación de Smata como flamante integrante del espacio se llevaría adelante el próximo lunes, en una reunión junto a todos los secretarios generales que participan de la organización.

Mientras tanto, el Movimiento de los Trabajadores de Córdoba, liderado por el secretario general de Agec, Pablo Chacón, es otro de los espacios gremiales que por estos días redobla esfuerzos por mostrarse activo no sólo en el plano sindical, sino -y sobre todo- en el político.

Hombre de Sergio Massa en Córdoba, Chacón se avoca a romper el molde de dirigente gremial para mostrarse como un dirigente político, y una de sus últimas iniciativas para hacerlo ha sido la inauguración de una “Casa Solidaria” (sería la primera de varias) desde la cual se buscará brindar a familias, trabajadores informales y desocupados un espacio de “formación, asesoramiento e inserción, desde donde se buscara restaurar la cultura del trabajo”.

Chacón, quien destacó que la iniciativa se lleva adelante en medio de la pandemia porque “hay una necesidad de la gente, no solamente los trabajadores que están ocupados, de generar un espacio para que el movimiento pueda desarrollar, en conjunto, actividades sociales que logren insertar a más personas al mundo laboral”. Mediante las “Casas Solidarias” el MTC buscará llegar a cualquier persona, tenga o no sindicato, brindándole asesoramiento legal, asistencia médica y capacitación.

Listas

Aunque suene prematuro y a nadie convenga confesar tan anticipadamente sus pretensiones, allegados a los distintos espacios gremiales aseguran que todos, de a ratos, piensan en la lista (o las listas) que el peronismo llevará a los cuartos oscuros en las elecciones legislativas de 2021.

Atentos a ese escenario, cada uno guarda sus expectativas de ocupar el lugar que el peronismo suele reservar en sus listas legislativas a un representante del movimiento sindical.

Desde las 62 Organizaciones esperan que su estrecho respaldo a Hacemos por Córdoba termine siendo reconocido con un espacio en la lista que el oficialismo provincial prepare para las elecciones de medio término, aun sabiendo que deben ajustar sus expectativas frente a un test electoral que promete ser complicado para las huestes de Juan Schiaretti.

En cuanto a la lista que el Frente de Todos pudiera confeccionar si no llegara la tantas veces postulada unidad electoral con el oficialismo provincial, los pretendientes se multiplican.

Por un lado, Chacón espera lograr la banca que se le esfumó entre las manos en las pasadas elecciones, cuando quedó muy cerca de entrar a la Cámara Baja, ocupando el tercer lugar de la lista, apadrinado por Massa. Mejorar su ubicación en la próxima boleta sería crucial. Pero no es el único pretendiente que tiene el puesto.

Tanto Pablo Carro como Ilda Bustos estarían también interesados en hacerse con un lugar en representación del movimiento gremial. El ex secretario general de Adiuc esperará recibir la venia del Instituto Patria para repetir en Diputados, mientras la titular de la Unión Obrera Gráfica apostaría al auspicio del senador nacional Carlos Caserio, principal armador del Frente de Todos en Córdoba, para hacer pie en la lista.