Problemas de wifi político en UCR

Mestrismo y negrismo no comparten ni un Zoom por la unidad

Por Alejandro Moreno

Ramón Mestre convocó el miércoles a una videoconferencia a los titulares de los núcleos internos de la UCR y a los que antes ocuparon su silla de presidente del Comité Central; todos ellos conforman lo que se llama la Comisión de Acción Política, y el encuentro tenía el propósito de allanar el camino hacia diciembre.

Los afiliados radicales deben votar por las nuevas autoridades partidarias el domingo 6 de diciembre, y una vez que la fecha fue fijada en el inestable calendario 2020 comenzaron las conversaciones entre los referentes internos, los alineamientos y las alianzas, así como la ratificación de la desconfianza y los enconos, según corresponda.

Mestre envió las claves de Zoom pero no todos terminaron participando. La ausencia más notable fue la de Mario Negri, presidente del grupo Morena y, además, ex titular del Comité Central. Negri, al recibir la invitación, se disculpó porque a la hora del encuentro virtual estaría regresando de Buenos Aires, tras participar de la última polémica sesión de la Cámara de Diputados. Probablemente, la excusa perfecta, porque a Negri no le cae en gracia participar de reuniones en las que queda igualado a otros protagonistas de la vida interna radical. Desde el mestrismo, justamente, subrayan que el diputado nunca se sumó a este tipo de tertulias partidarias, y lo reprochen como individualista.

El jefe de Morena, entonces, cedió el lugar a Patricia De Ferrari, la vicepresidente 1° del Comité Central. De Ferrari estuvo suspendida de su cargo por decisión de la mayoría mestrista y de sus aliados desde diciembre y hasta hace un par de semanas, cuando se terminó por aceptar un fallo a su favor de la Justicia Federal. Además, suele disparar fuerte munición tuitera contra Mestre.

De Ferrari no recibió la autorización para ingresar al Zoom (“no es presidente de núcleo”), por lo que el negrismo quedó finalmente afuera de la reunión.

Sí participaron los ex presidentes Miguel Nicolás (además titular de Fuerza Renovadora) y Alberto Zapiola (mestrista); también, los presidentes de los grupos Confluencia (la mestrista Silvina Leonelli), Marea Radical (Rodrigo de Loredo), Identidad Radical y Asamblea Radical (los alfonsinistas Dante Rossi y Sergio Piguillem, respectivamente), Córdoba con Todos (Juan Gait), y Línea Córdoba (Javier Fabre).

 

Internas en diciembre

¿Podrán abrirse las urnas radicales en diciembre? No está claro si será posible, porque dependerá en primera medida de la evolución de la cuarentena; en ese sentido, será clave lo que suceda en Río Cuarto, donde una semana antes, el 29 de noviembre, habrá de votarse para intendente.

Mestre, precisamente, les dijo a sus correligionarios en el Zoom que, luego de hablar con los titulares departamentales de la UCR, pedirá una audiencia con las autoridades del COE (Centro de Operaciones de Emergencia) para preguntarles por las condiciones que serían necesarias en las eventuales internas partidarias.

Esa gestión, aún sin resultado, la encaró ya el presidente de la Junta Electoral, Horacio Santucho, el negrista que desplazó recientemente del cargo al mestrista Ramón Ortega, en una jugada que saló las heridas siempre abiertas en la UCR.

De Santucho se habló en el Zoom del miércoles porque un tema polémico durante la cuarentena fue la decisión del Congreso Provincial de otorgar facultades para administrar el proceso interno a la Junta Electoral, lo cual fastidió al oficialismo mestrista porque habría una colisión de tareas con la Secretaría Electoral del Comité Central. Un embrollo bien radical pero que responde a las tensiones que se viven desde mayo del año pasado (y todavía antes, en rigor de verdad) entre Mario Negri y Ramón Mestre, y entre Rodrigo de Loredo y Ramón Mestre; para complicar más el cuadro, todo ello sin que signifique que Negri y De Loredo estén en la misma vereda, ni siquiera porque los grupos Morena y Marea Radical, los suyos, formen parte de la Liga Sumar.

Para mejor transcurrir del proceso interno, el secretario electoral de la UCR, Alberto Zapiola, dijo que se entiende con Santucho y que no habrá dificultades en el manejo de las herramientas legales para organizar la interna.

Miguel Nicolás enfatizó que, cuando hay voces que sugieren una postergación temprana de la interna, los plazos establecidos en el cronograma deben ir cumpliéndose sin posibilidad de reabrirlos. Todos estuvieron de acuerdo, porque de esa manera no habrá retrocesos y, se sabe, a medida que se acaba el tiempo mejora la capacidad negociadora de los radicales.

Por supuesto, hubo coincidentes apelaciones a la unidad, iniciadas por Mestre, y hayan sido todas ellas sinceras o diplomáticas, corresponde en el protocolo radical oscilar entre el acuerdo y los preparativos electorales hasta la hora final. Incluso, cuando ni siquiera puedan coincidir todos en una plataforma virtual.