Córdoba perdió u$s 900 millones por retenciones en 6 meses

El monto es por los complejos de cereales y oleaginosas y el porcino. A las empresas el impuesto les hace perder competitividad. En el primer semestre del año, siete de cada diez dólares que ingresaron al país por operaciones de comercio internacional fueron por las cadenas agroindustriales. Esos sectores representaron el 74% del total de las exportaciones argentinas en el período.

Por Gabriela Origlia

La Argentina necesita con urgencia ingresar divisas, por ahora la única vía es el comercio exterior. Durante el primer semestre de 2020, las cadenas agroindustriales (CAI) generaron un total de US$ 20.002 millones en concepto de exportaciones. Siete de cada diez dólares por exportación provinieron de las cadenas agro, explicando el 74% de las operaciones argentinas en ese período.  Para las provincias y para las empresas es crucial la pérdida de recursos por las retenciones. Por ejemplo, en seis meses Córdoba perdió unos US$900 millones.

Un trabajo de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada) indica que del total de exportaciones agroindustriales, 70% se originaron en las cadenas granarias; 15% en las economías regionales; 8% en carnes, 2% en lácteos y el restante 5% en varios rubros.

En el informe se repasa la situación del año pasado y se concluye que hay una alta inserción internacional y alta participación en las exportaciones mundiales de la soja, las legumbres, el maní, el maíz y la cebada. Representan productos en donde Argentina exporta una parte sustancial de su producción (más del 60%) y es uno de los principales exportadores mundiales. En todos los casos está entre los primeros tres, a excepción de cebada que ocupa el cuarto lugar.

Con alta inserción internacional, pero baja participación en las exportaciones mundiales aparecen el té, el limón y el complejo pesquero. Con baja inserción internacional, pero alta participación en las exportaciones globales se cuenta el complejo yerbatero, carne y peras y con baja inserción y baja participación en el mercado, los complejos porcino y avícola.

En cuando a la concentración de origen en la región Pampeana cobran relevancia los complejos de granos, carnes y lácteos, explicando en conjunto el 94% de la zona; en el NEA y el NOA se encuentran principalmente economías regionales como limón, poroto (del complejo legumbres), forestal, té y yerba. Y en Cuyo, destaca la uva, que representa el 50% de las exportaciones que provienen de la región.  En la Patagonia destacan peras y manzanas y el complejo pesquero.

Para los primeros seis meses de 2020, la concentración de destinos, es decir el acumulado en los principales cinco países de destino de cada complejo, fue en promedio del 65,3%. Por encima del promedio están los complejos que tienen una mayor concentración en sus principales destinos, mostrando mayor dependencia de una cantidad reducida de países: yerba, té, peras y manzanas, uva y arroz, a los que se le suman las carnes (porcino, bovino y aviar) y, los de trigo y cebada.

Por debajo del promedio, se pueden identificar complejos con mayor diversificación de destinos, lo que le genera una menor dependencia para la colocación de sus productos en el mercado internacional. Se encuentran: complejo pesquero, del limón, legumbres y forestal, maní, maíz, soja y girasol.

En todos los complejos se destacan Brasil, China, Estados Unidos y Vietnam como compradores centrales de las exportaciones agroindustriales argentinas, por lo que es de relevancia darle seguimiento a la salud de sus economías y profundizar las relaciones.

En el primer semestre de 2020, el total de exportaciones agroindustriales contribuyeron con un  total de US$ 3.643 millones en concepto de derechos de exportación (DEX), de los que la soja representa el 69%. El reporte de Fada insiste en que el DEX es un tributo que “atenta contra el federalismo, ya que extrae recursos de las provincias productoras y no se distribuye de manera automática por coparticipación”.

Agrega que en los principales complejos exportadores las provincias pierden recursos, por ejemplo, cereales y oleaginosas. En el primer semestre Buenos Aires dejó de recibir USD 1.019 millones, Córdoba USD 886 millones, Santa Fe USD 555,7 millones, Entre Ríos USD 187 millones y Santiago del Estero USD 181 millones.

En el complejo bovino, por las retenciones a Buenos Aires dejaron de ingresar USD 51,8 millones, a Santa Fe USD 15 millones y a Córdoba, Corrientes y Entre Ríos aproximadamente USD 11 millones a cada una. Por la uva, las pérdidas de ingresos se concentran principalmente en Mendoza con USD 13,7 millones y San Juan con USD 4,1 millones.

Las perspectivas de las exportaciones de cara a los próximos meses, respecto a 2019, son negativas en cuanto a la demanda internacional; de neutrales a positivas en competitividad cambiaria; de neutrales a negativas en oferta exportable; y neutrales en precios. En cambio, respecto a la primera mitad del 2020, las perspectivas son mejores en términos de demanda internacional y de precios.