Nación asiste a Córdoba (busca corregir “errores” del pasado)

El gobierno nacional se puso a disposición de la Provincia para colaborar en el combate del fuego. Las viejas fricciones entre las gestiones del peronismo cordobés y el cristinismo que Alberto Fernández quiere superar.

Yanina Soria
[email protected]

No tendría ningún problema en decirles a los cordobeses que, si nos equivocamos con ellos, nos perdonen (…) Quisiera que también me ayuden a dar vuelta la página de los desencuentros, quisiera poder construir con los cordobeses”, decía allá por julio del 2019 el por entonces candidato presidencial Alberto Fernández.

En la construcción del espacio del Frente de Todos que, inicialmente presentó como más amplio y moderado que el cristinismo duro, Fernández sabía que Córdoba no era un hueso fácil de roer. Recomponer la relación con un electorado de comportamiento anti K y, por ende, fiel al macrismo no sería un camino simple.

La brecha que se abrió entre los cordobeses y el kirchnerismo tiene su historia y quizá encuentra en esa línea de tiempo los momentos de mayor tirantez cuando Cristina Fernández de Kirchner y José Manuel de la Sota estaban al frente de los respectivos gobiernos.

Los incendios forestales de 2013 en Córdoba, fueron parte de los acontecimientos que los enfrentaron políticamente. Solo basta recordar cuando, en aquel momento, la ex presidenta visitó Córdoba y sobrevoló las zonas afectadas sin notificar de su arribo a la Provincia. “Bienvenida Sra. Presidenta! Lamento de no haber sabido de su visita para ir a recibirla”, había disparo con ironía el ex gobernador por Twitter.

Meses más tarde de ese mismo año, el acuartelamiento policial que puso en vilo la seguridad de toda la provincia, reavivó la siempre tensa relación entre ambas administraciones y que, por cierto, derivó en un costo alto para Córdoba. En aquel momento, De la Sota acusó directamente a la Nación de no haber atendido sus llamados con pedidos de ayuda para superar la crisis policial.

Lo cierto es que desencuentros, hubo muchos mientras el poder provincial y el nacional los tuvo de inquilinos a De la Sota y Fernández.

Justamente es ese el historial que pretende superar ahora el presidente Alberto Fernández, quien insiste en su misión de seducir a los cordobeses y sumar políticamente a Juan Schiaretti al pelotón de gobernadores que la Casa Rosada cuenta como propios.

Por eso, frente al drama actual de los incendios forestales en Córdoba que ya llevan 11 días castigando distintos puntos del territorio, el presidente se comunicó personalmente con el gobernador para poner a su disposición los recursos nacionales que hagan falta.

Schiaretti le agradeció por Twitter la asistencia que consistió en el envío de cuatro aviones hidrantes y un helicóptero que llegó ayer junto al arribo del subsecretario de Gestión del Riesgo y Protección Civil de la Nación, Gabriel Gasparutti, quien dijo que permanecerá en la provincia hasta que el fuego sea controlado.

Más allá de que del ministerio de Seguridad nacional que encabeza Sabrina Frederic depende el Servicio Nacional de Manejo del Fuego que es el encargado de la cuestión operativa frente a los incendios forestales, la realidad es que existe una decisión política de demostrar que la Nación acompaña a Córdoba.

En el Frente de Todos no pierden la expectativa de acordar políticamente con el PJ Córdoba, pero si eso finalmente no ocurriera, el presidente se trazó como propósito político recomponer lazos con los cordobeses que, hasta aquí, han mantenido su lealtad con Mauricio Macri.

Cuadro de situación

A la espera de las lluvias, el gobernador encabezó ayer al mediodía una reunión con la mesa interministerial para analizar la situación frente a los incendios. Allí se resolvió declarar zona de desastre agropecuario a los sectores afectados por los incendios en el noroeste cordobés, lo que implica que los productores que en su declaración jurada deberán detallen la afectación se les extenderá la constancia de daño y se verán alcanzados por los beneficios de la norma (exención en el pago del impuesto inmobiliario rural como beneficios crediticios).

Asimismo, desde la cartera agropecuaria provincial será elevada al ministerio de Agricultura de la Nación para que la Mesa de Emergencia Agropecuaria Nacional homologue dicha declaración y el productor pueda acceder también a los beneficios del fondo nacional.

Por otra parte, “se está relevando el daño en postes, alambrados y animales muertos, para luego tomar las medidas necesarias y atender esta situación” apuntaron desde la Provincia y agregaron que, por medio del Fondo Permanente para Situaciones de Desastre, ya se asiste a damnificados.

Asimismo, el gobernador decidió que los municipios y comunas afectadas por los incendios reciban una ayuda económica del Tesoro Provincial (ATP) para afrontar gastos que demandan los centros de evacuación y operativos de cuarteles de bomberos, defensas civiles y logística.