Córdoba, la que más perdió en transferencias nacionales totales

Entre enero y julio la provincia recibió 15% menos de fondos que en el mismo período del año pasado. Buenos Aires fue la única ganadora, con un crecimiento real del 13% de recursos. La jurisidicción gobernada por Kicillof hace la diferencia con el resto en el segmento de giros arbitrarios, ya que por coparticipación, todas recibieron menos por la recesión.

Córdoba fue la provincia que más perdió tomando en cuenta las transferencias totales de Nación (coparticipación, giros corrientes y de capital y ATN) a las provincias entre enero y julio. Recibió 15% menos que en los primeros siete meses de 2019. Atrás están Neuquén, 14%; CABA, Santa Fe y San Luis, 12%.  Buenos Aires fue la única ganadora en ese período. Las que menos perdieron fueron Santa Cruz, que quedó 5% debajo; Entre Ríos, 6% y Tucumán, 8%.

Los datos se desprenden de un trabajo del Iaraf que dirige Nadín Argañaraz en base a datos del Presupuesto Abierto y la Dirección Nacional de Provincias del Ministerio de Economía. Entre enero y julio, Buenos Aires recibió en total $356.526 millones, lo que implica en la comparación interanual, una variación nominal del 65% y real (descontada inflación), del 13%. Este año, por la recesión que ya se registraba y por la combinación de pandemia y cuarentena que la profundizaron, los giros de coparticipación cayeron fuerte, afectando a todos los distritos por igual.

La diferencia está en los giros no automáticos, allí Buenos Aires saca ventaja al resto; su participación en las TNA alcanza 48,1% del total, mientras que en la coparticipación es del 22,4%. El segundo distrito por participación en la TNA es Córdoba con 5,7%, seguida de Entre Ríos, 4,7%, Santa Fe, 4,3% y CABA, 4.2%. Tierra del Fuego recibió apenas 0,5% de ese global y San Luis, 0,6%. La variación se da al incorporar la TNA a la coparticipación: Buenos Aires creció 18,1% y del resto las que más aumentaron fueron La Rioja, 4%; Neuquén, 1,3%; Santa Cruz, 1% y Entre Ríos, 0,9%. Las otras jurisdicciones tienen todas números negativos: San Luis 11% y la de Tierra del Fuego, 8,3%; ambas son las peor ubicadas.

En el primer trimestre del año –cuando no había irrumpido la pandemia del Covid-19- una docena tuvieron superávit primario, cuatro terminaron con déficit (Chubut, Neuquén, San Juan y Tucumán) y las restante no presentaron todavía los resultados. La proyección de los analistas es que las próximas estadísticas serán peores, porque ya registrarán de lleno el impacto del coronavirus.

Respecto de los resultados financieros, un informe de la consultora Politikon Chaco, muestra que de las que presentaron los datos, diez jurisdicciones fueron superavitarias y seis tuvieron déficit (Chubut, Entre Ríos, La Rioja, Neuquén, San Juan y Tucumán). Entre Ríos y La Rioja son las únicas con superávit primario pero déficit financiero. Buenos Aires, Catamarca, Corrientes, La Pampa, Misiones, San Luis y Santiago del Estero son las que no tienen números publicados.

Las transferencias automáticas de la Nación a las provincias entre enero y julio muestran una caída real de entre 10 y 11 puntos (el crecimiento nominal fue de 26%). En el primer trimestre venían 30% arriba, aunque con pérdida real por la inflación pero a partir de abril comenzó la reducción, con un piso en mayo. Desde junio la caída se desaceleró. En el caso de los envíos no automáticos, no es posible la comparación interanual porque se crearon fondos especiales.

Hay que recordar que Córdoba tomó un préstamo de $4800 millones del Fondo Fiduciario instrumentado por Economía, un programa nacional que consta de $60.000 millones para asistir a las provincias, en el marco de la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus. Además, la Rosada repartió otros $60.000 millones entre las provincias en ATN. También hubo obras anunciadas por el presidente Alberto Fernández para la provincia, oportunidad en la que dijo –en referencia a la planta depuradora de Bajo Grande- “estamos ayudando a resolver un problema que afecta a 600 mil cordobeses. No sabés lo contento que me pone, ‘Gringo’, que lo podamos hacer juntos” y agregó: “Y terminemos de una buena vez por todas con esta historia de que Córdoba era una cosa aislada al resto del país. ¡Somos lo mismo! Somos un país integrado. Los cordobeses son argentinos. Y cuando resolvemos problemas de los cordobeses, estamos resolviendo problemas de los argentinos”.