Schiaretti se desacopla: sus diputados tampoco darían quorum

A la decisión ya tomada de no acompañar el proyecto de reforma judicial del Frente de Todos, se sumaría la negativa para habilitar la discusión en el recinto.

Yanina Soria
[email protected]

Otra vez, los cuatro diputados que políticamente responden al gobernador Juan Schiaretti quedaron bajo la lupa. El oficialismo nacional cuenta con sus voluntades para darle luz verde en la Cámara Baja al proyecto de reforma judicial que llegará del Senado, y apela al espíritu cooperativo que ya supo mostrar en reiteradas oportunidades el bloque Córdoba Federal. El kirchnerismo no pierde las esperanzas de contarlos, otra vez, como aliados.

Sin embargo, por otro lado, el peronismo local se enfrenta a la fuerte crítica que proviene de una parte de su base electoral que es refractaria al gobierno de Alberto Fernández.

Y aunque por indicaciones del Panal públicamente aún no se hayan expresado respecto a cómo se moverán una vez que la iniciativa tome estado parlamentario, una alta fuente de Hacemos por Córdoba confirmó a Alfil que ninguno de los cuatro legisladores acompañará la iniciativa. “Esa ya es una decisión tomada”, dijo.

E inmediatamente despejó la segunda incógnita que pesa sobre Carlos Gutiérrez, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Claudia Márquez: si darán o no quorum.

Es que ese es justamente el punto en cuestión atendiendo a la necesidad que tiene el Frente de Todos de buscar aliados para habilitar la discusión en Diputados donde cuenta con 118 votos propios y necesita 129.

Desde la oposición, asumen que, aunque luego voten en contra, si el schiarettismo faculta finalmente el debate habrá jugado entonces para el kirchnerismo.

Lo cierto es que según pudo saber este medio, hasta ayer, era un hecho que tampoco hay predisposición de los cuatro cordobeses para dar quórum. Ante la consulta sobre cuáles son las razones que motivan esa negativa, la respuesta que se escuchó fue contundente: es inoportuno, no son las formas de trabajar un proyecto de tal relevancia y carece de consenso político y del ámbito jurídico.

Si bien desde el peronismo cordobés reconocen que se realizó una ronda de consultas con especialistas para analizar técnicamente la iniciativa y que algunas de las observaciones que puede hacer Córdoba seguramente son corregibles, el fondo de la cuestión es político.

Según describen desde su entorno, el gobernador Schiaretti no estaría dispuesto a acompañar una medida que nació sin un acuerdo general sólido. Al parecer, el mandatario provincial vería como el mal menor las fricciones políticas que un desplante de este tipo podría generar con el Frente de Todos en momentos donde, por lo bajo, se trabaja la unidad con miras al ´21.

Pese al silencio público que mantienen y la pandemia que impide las reuniones personales, los cuatro schiarettistas están en permanente contacto y a menudo se encuentran de manera virtual para conversar sobre la estrategia política a seguir. Que, claramente, es marcada por el titular del Ejecutivo cordobés.

En tanto, desde el oficialismo provincial aclararon que la postura tomada frente a la reforma judicial no es una consecuencia de la marcha del lunes pasado como apuntó la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich.

La ex ministra enmarcó la decisión del bloque legislativo de Consenso Federal de no respaldar el proyecto impulsado por el Frente de Todos, en “las primeras repercusiones de la marcha”. “Otros bloques que no se habían pronunciado hasta el momento, manifestaron luego de la protesta”, agregó y ubicó allí al peronismo cordobés desde donde se desmarcaron de tal análisis.

Lo cierto es que la negativa de los diputados cordobeses sumada a la ya expresada por Consenso Federal con quien comparten interbloque, empantanará, sin dudas, el paso del proyecto oficial por la Cámara Baja. Por estas horas al oficialismo nacional lo desvela el conteo de votos.

En medio de esta situación, ayer el presidente Alberto Fernández anunció obras para la ciudad de Córdoba por videoconferencia junto al gobernador Schiaretti. “No sabes lo contento que me pone Gringo que lo podamos hacer juntos. Y que terminemos de una vez por todas esta historia de que Córdoba es una cosa aislada del resto del país. Somos lo mismo, somos un país integrado. Los cordobeses son argentinos”, dijo el presidente en un párrafo dedicado exclusivamente al jefe provincial.

La realidad es que proceso de armonización del PJ Córdoba y el nacional ya comenzó. Habrá que ver cómo impacta la eventual negativa de dar quórum y si, en el medio, no aparece algún elemento político extra que haga cambiar de parecer al Centro Cívico.