UCR contra la reforma judicial: “Es momento de achicar grietas”

El Comité Central que preside Mestre criticó el proyecto del kirchnerismo para el Poder Judicial

El Comité Central de la Unión Cívica Radical se expresó ayer en contra del proyecto de reforma judicial que impulsa el gobierno de Alberto Fernández, y sobre el cual las fuerzas opositoras sospechan que se trata de una herramienta para conseguir la impunidad de Cristina Kirchner.

La UCR cordobesa, que preside Ramón Mestre, manifestó que “en tiempos de pandemia, al gobierno nacional le cabe la responsabilidad de establecer prioridades”. El partido en la provincia se expresó de acuerdo con el reciente pronunciamiento del Comité Nacional.

“Cuando hablamos de prioridades, nos referimos a aquellas que tienen como espíritu acortar la brecha de desigualdad a nivel social y económico. Hoy nadie duda de que es necesario atender de manera urgente las demandas ciudadanas para salir de la pobreza, del desempleo y de la inseguridad”, afirmaron los radicales cordobeses.

“En ese sentido –agregaron-, estamos convencidos y convencidas de que la reforma judicial que busca llevar adelante el oficialismo no achicará la brecha de desigualdades que atraviesa el país, de punta a punta. Hay temas urgentes como el desempleo y la crisis social que necesitan de la atención urgente”.

Además, sostuvieron que “en Argentina hace falta impulsar reformas judiciales integrales; no caben dudas. Eso sí: ésta no es la forma de hacerlo, ni el momento de llevarlas adelante, cuando la pobreza aumenta, castiga y desplaza a más argentinos y argentinas con el correr de los días”.

“Hoy, más que nunca –continuaron-, las decisiones que se tomen tienen que servir para asegurar cuestiones básicas relacionadas con la salud, la educación y el trabajo. Asimismo, es sospechoso el momento en que el Frente de Todos intenta impulsar esta reforma judicial”.

Para el Comité radical, “no caben dudas de que el país necesita una mejor justicia y romper un viejo sistema que concentra casi la totalidad del poder en los jueces; pero previo a ello es necesario establecer prioridades para salir de la pobreza”.

“Desde el Comité Central de la Provincia de la UCR sostenemos que la calidad de la Justicia no depende de modo directo de una reforma judicial, sino del correcto funcionamiento de todas las instituciones que intervienen, a los efectos de mejorar la calidad institucional de la Justicia”, consideró.

“Tal como señala el Comité Nacional de nuestro partido, coincidimos en que ni esta Ley en particular, ni la comisión que se está creando para modificar la Corte y el Consejo de la Magistratura, comenzará siquiera a resolver los problemas que tenemos en nuestro país”, argumentó la UCR.

Finalmente, remarcaron: “Sepa el presidente de la Nación, Alberto Fernández, que es momento de dar prioridad a aquellas decisiones que nos permitan salir de la pobreza, achicar las brechas y comenzar a ser un país más equitativo e inclusivo”.

CC-ARI

Otro aliado del ensamble opositor, la Coalición Cívica-ARI opinó sobre la reforma judicial. El presidente del partido, Maximiliano Ferraro, dijo que la reforma judicial “cambia las reglas de juego” en el trabajo que venía realizando el Congreso, e insistió en que no puede tratarse de “manera virtual”, tal como lo plantea el conjunto del interbloque de Juntos por el Cambio.

En diálogo con Radio Rivadavia, el referente de la CC-ARI e integrante de la conducción de Juntos por el Cambio dijo que la reforma judicial no es un “tema prioritario” en la agenda parlamentaria y consideró que “cambia las reglas de juego y la manera en que veníamos sesionando en la Cámara de Diputados”.

“Desde un principio mostramos las mejores intenciones para que no se suspenda en ningún momento uno de los poderes centrales de la Nación, pero creemos que la reforma judicial no es un tema urgente y prioritario”, opinó en ese marco.

Para Ferraro, en cambio, “hoy lo prioritario es lo que está exigiendo la sociedad, que es verdad, justicia y no impunidad”.

Agregó, en esa lista de prioridades, a “la situación social, la situación económica, dar una respuesta contundente contra la inseguridad, una coordinación seria entre Seguridad de Nación y Provincia, la violencia institucional y narcotráfico”.