Empresarios unifican postura anti reforma y envían mensaje al Panal

Doce cámaras y entidades industriales, comerciales y rurales crearon la Mesa de Producción de Córdoba, desde donde emitieron un comunicado con objeciones a la reforma judicial que impulsa Alberto Fernández. Como en el caso Vicentin, apuntan a incidir en la posición del gobierno provincial.

Bettina Marengo

Las doce cámaras empresariales más importantes de la industria, el comercio y el sector rural de Córdoba se unieron para marcar condiciones de aceptabilidad de la reforma judicial que impulsa el presidente Alberto Fernández, actualmente en debate en el Senado, y objetar la oportunidad y el supuesto costo de la misma. Como en el caído proyecto Vicentin, la posición también le marcó la cancha al gobierno de Juan Schiaretti, del cual dependen cuatro votos clave para la suerte de la ley en Diputados. Si la iniciativa llega a la cámara baja, algo que todavía no está claro, el schiarettismo baraja una estrategia de voto dividido, salomónicamente repartido para no perjudicar al oficialismo nacional.

Bajo la denominación “Mesa de Producción Provincia de Córdoba”, la Bolsa de Cereales, la Bolsa de Comercio, la Cámara de Comercio, la Cámara de Comercio Exterior, la Cámara de la Construcción, Cartez, Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas, Federación Agraria Argentina, Federación Comercial de Córdoba, la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial de Córdoba emitieron un comunicado conjunto titulado con tres hagtash: #Justicia #Republica #Federalismo. “Creemos que cuando sea el momento oportuno, será necesario transitar un debate con amplia participación y en búsqueda de un consenso genuino, donde se aseguren todos los mecanismos para comprender las necesidades de quienes requieren de la justicia: los ciudadanos y, también, las empresas. Si así estuviera garantizado un diálogo abierto y honesto, sentiríamos que se tratará de un debate constructivo con el cual valdrá la pena comprometerse y participar activamente”, señala el texto, marcando su distancia.

El fuerte del proyecto de ley apunta al fuero penal federal y a diluir el polo de poder construido en torno a los tribunales porteños de Comodoro Py, con la creación de otros 23 juzgados de instrucción. Otro aspecto es la unificación de los fueros Civil y Comercial con el Contencioso Administrativo. Con respecto a los cambios en la Corte Suprema de Justicia, es parte de lo que analizará el consejo asesor de once juristas elegidos por el jefe de Estado, que tiene 90 días para expresarse.

La acción de los empresarios va en línea con la decisión de profundizar la articulación entre industriales y ruralistas, más el sector servicios, acordada en el marco del rechazo casi generalizado del bloque empresarial al gobierno del Frente de Todos. A partir de esto, es posible que la Mesa de Producción de Córdoba adquiera un perfil más explícitamente politizado que el que hasta ahora ha tenido, al estilo de las cámaras empresariales nacionales, donde muchas de las entidades tienen representación. Si bien la intención es tener “la foto” con la otra pata de la producción, la de los trabajadores, representados por la CGT Regional Córdoba, hasta el momento esta posibilidad no logró cuajar. Sí habrá un encuentro, posiblemente la semana próxima, con una parte del gremialismo cordobés encabezado por Pablo Chacon, de Comercio, referente de Sergio Massa en Cordoba, el presidente de la Cámara de Diputados y una de las patas del Frente de Todos.

La comunión empresarial no evitará tensiones, como por ejemplo entre entidades con presencia territorial y sin ella, y entre las que quieren jugar en lo macro y los que prefieren focalizar según sus intereses concretos.

Entre los más conciliadores, que destacan el valor de los ATP y el IFE que paga la Nación para el pago de salarios y el consumo interno, el documento sobre la reforma judicial no era prioridad, en tanto y en cuanto no los afecta directamente, como sí los afecta, dicen, la ley de teletrabajo.

En cambio, con Hacemos por Córdoba, y especialmente con Schiaretti, las relaciones son de aliados, con incorporación de referentes empresariales en distintos cargos del gobierno provincial. En ese sentido, es imposible analizar los posicionamientos del mandatario en relación al gobierno del Frente de Todos y a Alberto Fernández, fuera del marco de sus vínculos con el G6 y las organizaciones del sector agropecuario.

De momento, fuentes empresariales indicaron que el documento no fue enviado a los diputados cordobeses, como si lo hicieron con el emitido en ocasión de la posible intervención y expropiación de Vicentin.

Hasta ahora, se mantiene el silencio de Schiaretti sobre un proyecto que no se sabe si llegará a Diputados este año, el próximo o en sesiones extraordinarias, porque la oposición de Juntos por el Cambio ha dicho que no sesionará este tema en la virtualidad. Las fuentes de Hacemos por Córdoba insisten con la necesidad de acuerdos horizontales, tema que la Mesa Productivo tomó como propio. Una de las estrategias posibles de El Panal es la mencionada arriba. Pero en las últimas horas el mendocino José Luis Ramón, que lidera el bloque de ocho miembros Unidad y Equidad Federal, otro sector aliado del “andarivel del medio”, adelantó que irá por cambios el proyecto, pero que acompañaría al oficialismo.