Peronistas y radicales “enredados” en la campaña

El Diputado Nacional Carlos Gutiérrez apareció en la escena electoral cuestionando en duros términos a los opositores que no colaboran con la lucha contra la pandemia. Mientras tanto en las redes sociales, la militancia “anónima” de las fuerzas mayoritarias despliega un degradante espectáculo de burlas que bajan la intensidad de la política en el mismo comienzo de la campaña rumbo a las urnas municipales.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

Intendente Llamosas y Ministro Busso en anuncio de obra en beneficio de Bio4. Detrás el Diputado Nacional Gutiérrez.

“No hay problemas con la elección de Río Cuarto. ¿Quién le dijo que hay problemas con la elección?” Con una mueca de inocultable fastidio Carlos Gutiérrez salió al ruedo electoral para responder las críticas opositoras tanto por la continuidad del proceso en marcha para acudir a las urnas el 27 de setiembre próximo como por las acciones realizadas o no concretadas por el gobierno de Llamosas durante la pandemia. “Con lo que tenemos problemas es con la pandemia, no con la elección. Si la pandemia avanza y requiere una decisión distinta, se tomará”, aseguró el legislador nacional del peronismo cordobés no integrado al Frente de Todos.

El hombre fuerte de Schiaretti en el sur de Córdoba acompañó esta vez al Ministro de Agricultura  y Ganadería de Córdoba en el anuncio de que la provincia aportará el 50% de los recursos para el mejoramiento del camino rural que une a la ruta 8 con la planta industrial de BIO 4.  Se trata de 32 milllones de pesos para realizar las bajadas de hormigón para la conexión con traza nacional y para los accesos a la planta. Para el resto del tramo se prevé la aplicación de un ligante hidraúlico ideado para estabilizar caminos rurales.  En la lista de concejales de Llamosas está en un puesto expectable, Germán Dibella uno de los referentes de la firma elaboradora de etanol sobre la base de maíz.

A 43 días de las urnas, la visita de los ministros de la provincia y sus anuncios de obras y/o ayudas a distintos sectores es uno de los ejes principales de campaña para apoyar la continuidad del peronismo en el Palacio de Mójica. Pero no serán solo los aportes económicos del Panal los que llegarán día a día desde Córdoba capital sino también el blindaje  político que hizo explícito ayer Carlos Gutiérrez, que con su influencia en el Centro Cívico de la Provincia opera como una suerte de intendente paralelo en Río Cuarto. A 24 horas de largarse formalmente la campaña, el “amigo” de Schiaretti se arremangó los puños y salió a repartir críticas a los opositores, en particular al candidato de la alianza UCR/PRO.

“Siempre hay críticas y son bienvenidas pero éstas tienen que ser con la pala y pico en la mano. Hay que respetar a quien está enterrado hasta la cintura en el barro trabajando”, expresó Gutiérrez en declaraciones a los periodistas. En línea con otros funcionarios de Llamosas que empezaron a subir el tono de las críticas, el principal reproche está orientado a la falta de colaboración de las fuerzas opositoras en medio de esta crisis sanitaria.  “No se puede ser impiadoso desde la tranquilidad de un SUM o de un bar céntrico sin hacer nada, sólo hablando”, aseguró el parlamentario nacional.

La adormilada campaña electoral parece desperezarse con el paso de los días y la incertidumbre que aumenta con la aparición de más casos de covid-19 en Río Cuarto. Gutiérrez salió de sus sesiones legislativas virtuales para pasar a la acción electoral. “Nadie de los que tanto escucho hablar ha demostrado tener la sapiencia cuando les tocó gobernar, no para resolver un problema de la dimensión que este tiene, para problema muchos menores no la tuvieron y ahora parece que se han recibido de grandes. Pero la grandeza se demuestra fundamentalmente acompañando están al lado de quien están trabajando”.

Las redes “cloacales”

Mientras por arriba la superestructura de dirigentes eslabona cuestionamientos y reproches públicos, por abajo la militancia despliega con vileza recursos que degradan a las prácticas políticas. Unos y otros se reprochan las mismas conductas que ejercen. El debate electoral se limita a retuitiar  o compartir pseudo genialidades en las redes que son festejadas solamente por sus entornos de referencias. Humor de medio pelo que cree sustituir el necesario debate que debiera darse a tan pocos días de las elecciones municipales.

“Río Cuarto, La casa del papelón” es una debutante cuenta en twitter que parodia a la Intendencia de Llamosas y se burla de su gestión en la pandemia con un producido video que ridiculiza a los controles en las rutas. Para salir al ruedo desde el anonimato arrobaron a la mayoría de los periodistas de la ciudad y así lograr visibilidad. El sitio anónimo, que tiene escasos seguidores, exuda radicalismo por todos lados. Ya habían apelado a la misma sátira en la primera parte de la campaña.

Por su parte, los militantes radicales se quejan de los “memes” que toman con ironía las acciones de campaña de su candidato a Intendente. En una autobomba del cuartel de bomberos de Río Cuarto, que reclama por mayor presupuesto, se lo ve al candidato Gabriel Abrile acompañado de su primer candidato a concejal Gonzalo Parodi y los actuales concejales de Cambiemos, Carlos Ordoñez y Martín Carranza junto al ex Intendente Juan Jure y el presidente de Bomberos Voluntarios asistiendo a sofocar un incendio. Con la leyenda “La campaña de Gabi” se reprocha la utilización de una necesidad urgente de los servidores públicos de mayor presupuesto para garantizar su funcionamiento día a día. Ni oficialistas, ni ex oficialistas hicieron -ni hacen- lo necesario para resolver el acuciante problema. Lo usan para chicanearse en las redes. La política así va a terminar hecha cenizas en su propio fuego sin que nadie la apague.

Los radicales cuestionan al peronismo porque tienen militancia sentada en los despechos oficiales lanzando brulotes en las redes sociales. Mientras funcionarios de la UCR que tuvieron altos cargos en gestiones anteriores están “en comisión” en bares tomando cafés y percibiendo sus haberes como empleados de planta. Los acuerdos políticos realizados en su momento permiten este derroche de recursos públicos sin que nadie se anime a afrontar su cuota parte de responsabilidades por el exceso de pastas de los 29 que hubo y hay a uno y otro lado del río. Los une solamente el espanto de perder esos privilegios de parte de fuerzas políticas disruptivas que amenazan con ponerle fin a una lógica que ha degradado a la política a límites vergonzantes.

“Oponerse es hacer una crítica constructiva, controlar y no sólo amagar, sino estar al lado de quien está al mando. La grandeza se demuestra acompañando al que está trabajando”, reclama Carlos Gutiérrez. Un mensaje que debiera ser tanto para los ajenos como para los propios. Si los días que nos esperan de campaña –con muchos casos de covid o sin ellos- van a tener en las redes sociales el sustento de sus plataformas de protestas no serán jornadas vindicatorias de la actividad transformadora de la sociedad. Ya se sabe que las redes son hoy un necesario complemento de toda actividad realizada por un humano sobre el planeta. Las redes cumplen la función de los sistemas cloacales en la sociedad, allí donde existen se mejora la calidad sanitaria porque viajan nuestras pestilencias. Pero también circula el peor hedor de los comportamientos individuales o colectivos. Los políticos en campaña debieran saberlo y abstenerse de usarlas para desaguar sus heces y líquidos amoniacales. Así son las cosas.