La campaña intenta dar un respiro a la pandemia

Por primera vez en un buen tiempo, los principales candidatos en la contienda electoral venidera se enfocaron en temas ajenos a la alerta sanitaria del Coronavirus. Sin embargo, Abrile volvió a cargar contra el Ejecutivo por la crisis post pandemia.

Por Gabriel Marclé

El Coronavirus se apropió de la agenda política, pero en la última semana todas las acciones apuntaban a la creciente problemática sanitaria. Con el aumento de casos, el riesgo fue en aumento y cada expresión política tenía al virus como eje principal. Sin embargo, la jornada de ayer estuvo marcada por presentaciones que se alejaron un poco de los hisopados, cordones sanitarios y controles en las rutas.

Tanto el intendente Juan Manuel Llamosas como su principal rival político, Gabriel Abrile, se enfocaron en propuestas que apuntan al futuro de la ciudad, más que al delicado presente epidemiológico.

Por el lado del oficialismo, el intendente realizó una videoconferencia con vecinos de la ciudad para anunciar la presentación de un proyecto que prevé la pavimentación de 75 cuadras. En contacto con representantes de diferentes sectores de la ciudad, entre vecinales y centros sociales, presentó en detalle las obras que tendrán un costo de 150 millones de pesos –que busca afrontar con recursos propios- y que proyecta su inauguración para el año 2023.

“Primero había que hacer el desagüe, después el cordón cuneta y ahora finalmente llega el tan ansiado pavimento”, señaló Llamosas respecto a la obra sobre calle Quenón, uno de los sectores que será intervenido. El resto de los trabajos de pavimentación se llevarán a cabo en diferentes arterias de Banda Norte y Alberdi.

La presentación llega en un momento particular de la campaña. Por un lado, el oficialismo no había logrado despegarse del Covid-19. Y por el otro, la posibilidad de anunciar una fuerte inversión en obra pública les ayuda a enderezar la estrategia electoral. Al menos, desviar un poco la atención de la cargada agenda sanitaria.

Otro de los factores trascendentes del anuncio tiene que ver con los tiempos. Llamosas se animó a proyectar una obra que se concretaría en casi cuatro años, por lo que demuestra sus altas expectativas en busca de la reelección.

El énfasis puesto en esta presentación se explica desde el impacto que genera toda intervención en la infraestructura local, algo que ya se venía destacando días atrás con la puesta en valor de las luces Led. En las redes sociales de cada funcionario y militante del llamosismo, los mensajes emitidos celebraban la incorporación de 13 mil luminarias en cuatro años, obra masiva que requirió de un aporte mayoritario del Gobierno Provincial.

A pesar del intento por alejarse del tópico sanitario, las consultas de los periodistas presentes en la conferencia estuvieron enfocadas en el impacto del Coronavirus. “En esta pandemia, la ciudad no para de hacer obras para mejorar la calidad de vida de los vecinos”, afirmó el mandatario, atento a captar la atención de los vecinos que próximamente irán a las urnas.

Abrile y su “fondo anticrisis”

Mientras Llamosas presentaba su masivo plan de pavimentación, su principal rival electoral se preparaba para dar precisiones sobre una ambiciosa propuesta. Gabriel Abrile apuntó a lo que vendrá después de la pandemia y planteó la creación de un “fondo anticrisis” que llamó a ser “el primer decreto que voy a firmar cuando sea intendente”.

“Esta crisis tiene un desafío sanitario, pero produjo una destrucción del tejido social y económico. Queremos aportar una solución para un montón de gente que la está pasando mal, especialmente los que no han podido comenzar su actividad. No queremos llegar tarde, cuando cierren sus puertas”, explicó el candidato opositor sobre este fondo, el cual propone contar con 300 millones de pesos al año, unos 25 millones al mes, para brindar respuestas a los sectores afectados por la crisis.

La plataforma del frente Somos Río Cuarto se salió del discurso crítico que desde hace tiempo apunta contra las políticas sanitarias del Ejecutivo municipal en tiempos de Coronavirus. En cambio, el candidato radical planteó concentrarse en “la otra pandemia”, esa que afecta al plano económico y social.

Abrile expresó que esta propuesta no busca solamente afrontar el periodo de crisis que dejará la pandemia, sino que se mantendrá para hacer frente a otras problemáticas que afectan a la ciudad. “Cuando veamos que el fondo ya cumplió con el objetivo de ayudar en esta crisis, comenzaremos a utilizarlo para generar mayores oportunidades de empleo”, aseguró.

El frente opositor utilizó la presentación para sentar postura respecto a otras cuestiones que responden a la estructura económica del municipio. En este punto, Abrile marcó que el fondo se sustentaría a partir de la aplicación de medidas un tanto particulares.

La más contundente de ellas sería la terminación del contrato con la empresa Cotreco, acción que dejaría fondos disponibles para activar este plan “anticrisis”. El candidato ya había anunciado que, de convertirse en intendente, sacaría a la empresa de la ciudad e iniciaría un servicio de recolección a cargo de la Municipalidad.

“Río Cuarto paga el doble que Villa María por un mismo servicio. La creación del Ente Municipal de Ambiente y Servicio va a generar un ahorro muy importante”, indicó Abrile.

Pero otro de los puntos controvertidos de esta estrategia tiene que ver con la reducción de costos en la planta municipal. “La política tiene que empezar a ajustarse”, declaró el candidato radical, anunciando que planea reducir los costos que generan las secretarías y subsecretarías municipales. “Recortar” es un verbo que apunta claramente a los sectores de la población que alzan su voz contra el funcionamiento del Estado, el discurso del “ñoqui” que impera en vastos sectores de la población.

Abrile estaba al tanto de lo que ocurría en la Municipalidad, cuando Llamosas decidió realizar casi simultáneamente esta presentación de obras. Por esta razón, se mostró un tanto molesto por la forma en la que el intendente lleva la campaña, en especial con el anuncio de obras como la de pavimentado.

“La Carta Orgánica no permite inaugurar o anunciar obras en este tramo de la campaña, pero sabemos a qué se está jugando”, manifestó el candidato de Somos Río Cuarto, quien aprovechó para ponerle picante a la contienda.

Al menos por un día, la estrategia de los candidatos buscó darle un respiro a la agenda impuesta por la pandemia. El anuncio de obras del oficialismo llega como esa vuelta atrás en el tiempo, a épocas en donde el Covid-19 no era una preocupación. Sin dudas el escenario no es el mismo de marzo, las tensiones pasaron de un lugar a otro y las encuestas llenan de dudas a quienes pensaban que el segundo mandato estaba asegurado, pero ¿los números de la oposición serán lo suficientemente altos?

El comienzo “oficial” de la campaña tiene como fecha al 15 de agosto. Sin embargo, los toques y fricciones vienen marcando el pulso de la disputa electoral desde hace ya varios meses. El resultado de las urnas revelará a quién benefició o perjudicó la postergación del proceso y el desgaste por la pandemia, pero también dirá quién utilizó mejor el tiempo a su favor.