Duelo de campaña con obras públicas y coronavirus

Las provocaciones de Abrile sacaron de la quietud electoral a los funcionarios y ediles del oficialismo. El intendente responde con anuncios diarios de obras públicas para Río Cuarto. A pocos días del inicio formal de la campaña aumenta el tenor de los cuestionamientos de uno y otro lado. El inevitable uso de la pandemia como recurso para tratar de juntar votos.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

Lo que tenía que pasar pasó. Guardar las formas para la política es una práctica en desuso. Ni siquiera el efecto devastador de una pandemia interminable logró evitarlo. Cuando faltan 50 días para las elecciones municipales y 72 horas para el inicio formal de la campaña, la pirotecnia verbal y escrita comenzó a activarse. Puede que alguien tenga encuestas que ponen en competencia a los principales candidatos o también que se lea que tanta presencia provincial y anuncios desde la Municipalidad obedecen a un escenario diferente al que garantizaba en marzo la reelección de Llamosas. Lo cierto es que el duelo empezó con cada uno portando sus armas.

Como en el bobsleigh, ese deporte olímpico en los juegos de invierno en donde varios participantes se suben a un trineo para bajar a alta velocidad por una canaleta de hielo, varios funcionarios municipales decidieron imprimirle una aceleración que no tenía la campaña electoral en desarrollo. Habían soportado pacientemente las provocaciones del principal candidato de la oposición pero su aparición televisiva en la noche del miércoles colmó la paciencia del oficialismo. En rapto individual o en nado sincronizado salieron a devolverle al terapista Abrile las críticas que en redes y medios de comunicación venía realizando.

De los dichos del candidato de la alianza UCR/Pro,  no fueron los obvios  cuestionamientos opositores  los que sacudieron la modorra electoral auto impuesta por los hombres y mujeres del intendente. Abrile ha focalizado en sus apariciones públicas y en sus mensajes en las redes  toda su diatriba contra Llamosas poniendo el acento en su “falta de liderazgo” y los “problemas de comunicación” de la gestión del intendente justicialista.  “Creo que hay que ser muy claro respecto de quién tiene que tomar el liderazgo. Hay que ser muy claros en cuanto a la información oficial para que la gente utilice esos canales de información”, aseguró Abrile en la conferencia de prensa donde propuso crear un fondo anti crisis con el ahorro de recursos que implicaría hacer cesar el contrato con la empresa de higiene urbana.

A la misma hora en que en un bar frente a la plaza Roca, Abrile catapultaba rosetas con coronavirus prendidas fuego dirigidas al Palacio de Mójica; Llamosas le respondía con anuncios de obras.  A las críticas por lo no hecho durante la pandemia se le responde con las realizaciones públicas que vendrán, pareciera ser la lógica. “En esta pandemia, la ciudad no para en obras. Las obras de pavimento, al igual que las de desagües que estamos licitando, el cordón cuneta que seguiremos haciendo, las luminarias LED mejoran la calidad de vida de los vecinos”, aseguró  el Intendente en rueda de prensa con los periodistas y en contacto en video conferencia con algunos de los vecinos que se beneficiarán con la pavimentación de 75 cuadras en distintos barrios de la ciudad.

Los encargados de salir con los tapones de punta contra Abrile fueron integrantes del gabinete municipal y las espadas más filosas del Concejo Deliberante. “Un plato la campaña del mellizo Jaby”, escribió el concejal oficialista Armando Chiappe al mencionar sin nombrarlo a Abrile, a quien le atribuye un hermano gemelo que habla como si no hubiera sido parte de la gestión de Juan Jure. El edil calificó a la estrategia electoral del ex secretario de Salud como “la campaña más berreta llevada a cabo por un candidato local ever!”.

Tampoco no tuvo medias tintas en su posteo en twitter el vicepresidente del Edecom. “Qué tristeza ver cómo un candidato de la oposición pierde todo escrúpulo moral en pos de su campaña electoral. Sin duda un cultor del sintagma ´mientras peor, mejor´. Mientras, la sociedad navega entre el agotamiento, la incertidumbre y la angustia provocada por la pandemia “, escribió Gastón Maldonado en la red de los 240 caracteres.

Otros funcionarios cercanos a Llamosas se limitaron a enumerar las obras conseguidas durante la gestión que está jugando tiempo suplementario. El Fiscal Municipal Julián Oberti citó varias de ellas ejecutadas y concluyó su mensaje en las redes “sigue la lista….el candidato PRO habla de “incapacidad de Llamosas” !??”. También Mercedes Novaria, subsecretaria de Educación salió a recordar acciones concretadas y a subrayar lo que se hizo en salud y que Abrile no había hecho, “135 obras esperadas por todos en 4 años, dispensarios las 24 hs, la remodelación a nuevo del Centro de Salud, 400000 (sic) vacunados a domicilio en la pandemia hablan a las claras del liderazgo del intendente. El candidato del PRO, solo palabras. Nosotros, gestión y capacidad de trabajar”, escribió la parienta del intendente. Hasta el subsecretario de Deportes, el ex arquero internacional Martín Herrera, de bajo perfil político, metió un par de pelotazos contra Abrile: “Hace 4 años estoy al frente de Deportes Río Cuarto. Busco y pregunto qué obra hizo el candidato del PRO en Salud y Deportes y nadie sabe responder”.

Todos se ocuparon en caracterizar a Abrile como “el candidato a intendente del PRO” en la estructuración de un discurso negacionista de la existencia del radicalismo como fuerza política y buscando aprovechar el desconcierto reinante en la fuerza amarilla con su jefe político paseando su indolencia por glamorosos sitios europeos. El paso sincopado de los funcionarios oficialistas no se presenta como producto de un rapto individual sino como la determinación política grupal de meterse al barro que les propone la impostura de campaña por la que transita el principal candidato opositor, utilizando la crisis sanitaria y sus consecuencias como bandera.

El Intendente tuvo un jueves al trote en la gestión, no solamente por la elevación del tono de la campaña en marcha sino porque en el Centro Cultural del Andino, las agrupaciones feministas protestaron por otra víctima de la violencia de género en la ciudad. A la vez, en el Pasaje de la Concepción hicieron oír su tropel  los desencantados por la nueva paralización de la industria hípica. Abrile parece haber logrado subirse al caballo del retador que quiere entrar en carrera con el del comisario. Aunque en estos tiempos que corren ni las corridas equinas ni la competencia electoral están garantizadas que se hagan. Así son las cosas.