El virus arrincona a la región con nuevos casos

La confirmación de un contagio en Las Higueras puso al gran Río Cuarto en alerta. El COE informó que el nuevo positivo tuvo contacto estrecho con un riocuartense que, días atrás, había dado positivo. Incertidumbre y sospechas sobre la circulación del Coronavirus.

Por Gabriel Marclé

La nueva normalidad eleva al máximo los niveles de tensión frente a cada información que surge sobre el Coronavirus. Un nuevo caso en Las Higueras plantó una nueva bandera para el Coronavirus en la región. La situación que días atrás llevó al cierre de barrio Santa Rosa fue solo una muestra de la forma en la que el virus continúa avanzando en nuestra provincia, llegando a provocar una sensación de arrinconamiento que se sustenta en la aparición de nuevos casos.

En las últimas horas del lunes pasado, el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) notificaba a la población sobre la aparición de un nuevo caso de Covid-19, registrado esta vez en la vecina localidad de Las Higueras. Rápidamente, la alerta se adueño de las acciones que primaron en redes sociales y grupos de WhatsApp, con más dudas que certezas.

Incluso el mismo intendente de la ciudad, Alberto Escudero, expresó “recién me entero de esta situación”, a poco de conocerse el informe oficial. Era de esperar que el caso estuviera en manos del COE desde hace algunos días, pero la confirmación se haría efectiva en el reporte diario enviado desde el Gobierno de Córdoba.

La localidad permaneció con mucha incertidumbre hasta la mañana de ayer, cuando tanto el COE Regional como el intendente de la localidad brindaron algunas precisiones respecto al caso. “Se trata de una señora que se encuentra viviendo en nuestra localidad. En estos momentos está aislada”, informaba Escudero.

El mandatario higuerense señaló como importante que la mujer “no estuvo en contacto en ninguna parte de la localidad” y aseguró que se encontraba cumpliendo con la cuarentena en una quinta ubicada en las afueras de Las Higueras. El nuevo hecho no implicó el armado de un cordón sanitario ni el completo aislamiento de la zona.

Aun así, vecinos de la localidad expresaron su inconformidad con la escueta información difundida. “Por qué tenemos que esperar a que salga por los medios de comunicación la noticia y no enterarnos por un comunicado oficial de nuestra localidad”, escribió en sus redes sociales un integrante del peronismo de Las Higueras.

Lo cierto es que entre lunes y martes pudieron notarse algunos chispazos entre la Municipalidad de dicha localidad y el COE Regional. Por empezar, el caso tomó por sorpresa al intendente Escudero, con información que se manejó en la mesa chica del centro de operaciones y no mantuvo un contacto directo con el mandatario. De hecho, la conferencia de prensa en la que el COE confirmó el caso, no contó con la presencia del intendente de Las Higueras, lo que llevó a percibir cierta tensión.

El problema clave está entre lo que se dice y lo que no. En la conferencia del martes, el COE confirmó que el nuevo caso de Las Higueras se habría contagiado por mantener un contacto estrecho con un ciudadano riocuartense. “Son parientes”, especificaron fuentes oficiales sobre esta hasta ahora desconocida información.

El riocuartense infectado fue sometido al testeo el miércoles de la semana pasada, tras ser sometido a una intervención quirúrgica en la capital provincial. El COE confirmó que, a partir de ese dato, activaron un protocolo preventivo a través del cual se realizaron unos doce hisopados. Uno de los contactos estrechos correspondía a la mujer de Las Higueras que en las últimas horas fue confirmada como nuevo caso positivo.

Así pasó una semana entera de acciones preventivas que pasaron casi desapercibidas para toda la ciudadanía, enfocada en la situación del barrio Santa Rosa. Esto genera mayores sospechas, dudas sobre todo lo que se diga en torno al Coronavirus. Muchas suspicacias sobre un supuesto “ocultamiento de casos”.

Sin querer, las autoridades del COE dejaron en claro que mucha de la información que circula no llega al común de la población, quizá con el fin de no generar un estado de histeria masiva. Los vecinos de Río Cuarto se enteran de un nuevo caso r a partir del contagio en Las Higueras, uno que se había confirmado incluso antes del nuevo caso en barrio Santa Rosa. ¿Por qué se esperó tanto tiempo para notificarlo?

Las autoridades aseguran que la situación está controlada, que se evaluó la trazabilidad y pudieron acceder a todos los contactos para aislarlos. Pero la desconfianza llama a preguntarse sobre los movimientos del riocuartense considerado el “caso 0” de esta red de contagios que aun no se sabe dónde terminará.

Lo que queda en claro es que el temor del Ejecutivo riocuartense no era infundado y anticipaba lo que se venía. Estaban en lo cierto quienes advertían la postura “alarmista” en los discursos e intervenciones de Juan Manuel Llamosas, motivado por un peligro inminente sigue sumando capítulos y arrincona a las localidades del sur cordobés.

Llamosas anunció una exención impositiva para actividades suspendidas

En la mañana del martes, el intendente Juan Manuel Llamosas convocaba a una conferencia de prensa en la que se brindarían detalles sobre nuevas medidas económicas. Junto a los funcionarios de la Secretaría de Economía, el mandatario anunció un paquete que buscará aliviar la crítica situación que perjudica a las actividades que se encuentran suspendidas producto de la cuarentena.

Llamosas confirmó que el Gobierno eximirá de tasas y contribuciones municipales a todo aquel contribuyente cuya actividad laboral aún permanece inhabilitada a raíz de la pandemia. El beneficio abarcará el periodo que arrancó en abril hasta un mes después de haberse habilitado la actividad en cuestión.

De esta manera, se extiende por 120 días la prórroga correspondiente al plan de regularización impositiva y se eximirá el pago de la tasa de Comercio e Industria, impuesto al automotor y también al impuesto inmobiliario. “Era imperioso ayudar y aliviar a los sectores productivos que no están pudiendo trabajar”, afirmó el intendente riocuartense.

El anuncio surge como respuesta al fuerte reclamo de los sectores que exigen un mayor compromiso del Estado ante la imposibilidad de abrir sus puertas. En algunos sectores de la oposición ya comenzaron a definir la medida como “electoralista”, de cara a la inminente ida a las urnas.

La noticia logro una recepción positiva en aquellos sectores que continúan pidiendo por la reapertura de sus emprendimientos, aunque algunos consideran que el costo de los impuestos municipales “es mínimo” en comparación con el de los servicios. “Es una buena alternativa, pero la mayoría de nuestros establecimientos sufre más por el cobro de la luz y el gas”, opinó un representante del sector de establecimientos deportivos.

No caben dudas, Llamosas buscará hacer frente a las críticas con políticas que estén direccionadas hacia los sectores que pueden meterle presión en medio de un escenario excepcional. Sin embargo, los beneficiarios de estas exenciones manifiestan que el pedido sigue siendo el mismo: “Queremos que nos dejen trabajar”.