Acelerada organización del comicio pero el COE decidirá

La Junta Electoral Municipal definió aspecto central del acto eleccionario del 27 de setiembre. Se aguarda el protocolo de la campaña partidaria que empezará el próximo lunes. La aparición de dos casos aumenta la incertidumbre sobre si las elecciones finalmente se realizarán o no. La última palabra no la tendrá la autoridad organizadora de los comicios.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

Carlos Pepe, titular del COE Regional.

“Yo creo que las circunstancias nos pasan por arriba a todos”, de manera escueta pero sin vueltas, el apoderado de uno de los partidos políticos que participarán de las elecciones municipales sintetizó la incertidumbre con la cual se trabaja y actúa con miras a las urnas del 27 de setiembre. Se avanza para no perder tiempo pero a sabiendas que, de un día para otro, el escenario puede cambiar. Mientras en el Centro Cívico se informaba de la aparición de un segundo caso de covid-19 en un riocuartense en sólo dos semanas, la Junta Electoral Municipal finalizaba una reunión extendida de manera presencial y virtual de la que participaron una veintena de personas.

En la reunión de la Junta se analizaron y discutieron la logística del día de las elecciones, la cantidad de fiscales generales que habrá por lugar de votación y el protocolo de campaña. Según el calendario electoral, el próximo lunes 10 de agosto comenzarán las actividades partidarias formales, aunque de hecho todos los partidos, frentes y alianzas ya se están moviendo mucho en las zonas grises que permite el código electoral. El oficialismo con una sucesión de actos con anuncios de obras y los opositores aprovechando las redes sociales para instalarse como opciones electorales.

Del encuentro participaron los apoderados de los ocho partidos políticos, miembros del Correo Argentino que se encargarán de la logística de la elección. Además, representantes de las Defensorías del Pueblo de Río Cuarto y la ciudad autónoma de Buenos Aires, integrantes de IDEMOE (Instituto de la Democracia y Elecciones) y también Alejandro Tullio, ex Director Nacional Electoral que oficia de asesor del triunvirato de jueces que preside la junta. Una veintena de personas convocadas para comenzar a hilar fino con aspectos pendientes de la cita electoral de los primeros días de primavera.

“Avanzamos como si no hubiera dudas sobre la realización de la elección, estamos contra reloj tratando de llegar al 27 de setiembre, si nos dormimos no llegamos”, aseguró Fernando Pérez, secretario de la Junta Electoral. Todos los presentes en la cita fueron contestes en la idea que la realización de los sufragios pende del hilo de la evolución de la pandemia no solamente en Río Cuarto y la provincia de Córdoba sino también a nivel nacional.

Sobre la logística de las elecciones se definió en la reunión que el Correo Argentino va a establecer el Centro de Carga de Datos en la Capital Federal. En ese lugar en Buenos Aires se remitirán on line todas las fotografías de las actas del escrutinio para cargarlas y tener el resultado provisorio de la elección. De esta manera se evitará que el grupo de especialistas en esta tarea viaje de una “zona roja” o otra “zona blanca” con el riesgo que implica el traslado de un contingente numeroso. En el Correo de Río Cuarto se montará una sala de control de fiscales y de información para la prensa.

El segundo tópico de la reunión fue determinar la cantidad de fiscales generales y partidarios que van a participar de la elección. Serán en total un centenar, dado que habrá 2 por lugar de votación. De los 33 establecimientos educaciones en donde si iba a votar el 29 de marzo, se pasó ahora a 48 lugares, que incluyen 46 escuelas, una vecinal y un club deportivo. La cantidad de mesas pasó de 380 a 480 en busca de separar a los electores y que se pueda respetar tanto el distanciamiento social como la geo-referencia del lugar de votación para que los electores no tengan que trasladarse en largas distancias. “Nadie deberá recorrer más de 8 cuadras y en promedio todos caminar 500 metros para llegar al lugar donde está su mesa”, aseguró el secretario de la JEM. De allí que habrá una fuerte campaña advirtiendo que la mayoría de los electores cambiarán el lugar tradicional de votación.

Por último, en la reunión se analizó el protocolo de campaña. Se plantearon interrogantes sobre cuáles actividades partidarias estarán o no permitidas en esta atípica concurrencia a las urnas. Los apoderados de los partidos dan por hecho que estarán prohibidas las concentraciones multitudinarias presenciales pero requirieron información si estarán habilitadas las mesas de información en los paseos públicos, la pegatina de afiches y los timbreos, entre otras acciones electorales. La Junta Electoral Municipal prometió dictar al final de esta semana una resolución para definir todos estos aspectos, dado que en menos de una semana la campaña estará en marcha.

Un aspecto que se abordó fue si se mantendrá la obligatoriedad del voto teniendo en cuenta los temores que en la sociedad existen sobre los riesgos que impone la crisis sanitaria. La idea que sobrevuela es mantener la actual normativa que hace obligatorio el compromiso ciudadano so pena de sanciones, que ha decir verdad casi nunca se aplican. Desde el oficialismo creen innecesario establecer una amnistía anticipada para aquellos que desistan de participar, antes bien prefieren se determine por adelantado que no sea compromiso ineludible asistir a sufragar. Una discusión que prosperará al paso de la casuística que el coronavirus arroje en Río Cuarto.

Con la aparición de casos de covid-19 en Río Cuarto después de 110 días sin tenerlos, se alimentan las dudas de si la elección se podrá realizar en el primer turno de postergación. ¿Si hay portadores activos en la ciudad para el 27 de setiembre se podrá ir a votar o no? “No es competencia de la Junta Electoral”, responde Fernando Pérez. Los jueces electorales ordenan el proceso de acudir a las urnas pero depende del COE Central que autorice o no la realización de un evento de estas características. Es decir que puede estar todo listo para ir a votar pero el COE tendrá la decisión final. “No sé si ponerlo en los términos que tiene la última palabra pero es un organismo que decide o no la realización”, afirma el secretario de la Junta.

En el turno de marzo las elecciones fueron suspendidas 12 días antes de la fecha señalada cuando un DNU del Presidente Fernández puso a todo el país en cuarentena estricta en el comienzo de la pandemia en la Argentina. Esto puede volver a suceder en esta oportunidad pero también que el aumento exponencial de casos en la ciudad obligue a tomar medidas localizadas o que el COE Central de Córdoba obligue a postergar las elecciones de manera preventiva. “Si nos ocurren cosas, se nos van a venir en cascadas sin necesidad de que nosotros ni siquiera tengamos posibilidades de renegar”, admitió otro apoderado de una de las fuerzas mayoritarias que aspira ganar las elecciones municipales. Así son las cosas.