Enroque Corto en Río Cuarto

Por Julieta Fernández
[email protected]

Cual Gran Hermano

En el último mes, los discursos de los funcionarios municipales han incluido casi automáticamente la frase: “Vamos a tener casos en la ciudad”. El Municipio se estaría preparando para abordar la situación sanitaria y una noticia llamó la atención de la cronista, quien le consultó a un informante municipal cuando salía de una de las dependencias.

Periodista: Oiga, ¿así que el Hospital recibió un equipo audiovisual?

Informante Municipal: ¿A qué se refiere?

P: Escuché que llegaron cámaras  y un TV de 32’’. ¿Sería una especie de sistema de vigilancia?

I M: Ah sí. Serían para el sector de terapia intensiva para cuando haya casos.

P: ¿Es inminente la llegada de nuevos casos? Pregunto porque en los discursos lo venimos escuchando hace rato y con la situación del interior de la provincia, parece algo inevitable.

I M: Creo que es prudente ser conscientes de eso. Lo de la vigilancia sería para evitar que el personal de salud ingrese reiteradamente a esas habitaciones.

P: Interesante. Aunque me recuerda un poco al Big Brother de George Orwell.

I M: También se dijo algo similar con el SER (Seguimiento Epidemiológico Responsable) sobre “la vigilancia constante hacia el otro” pero, ¿qué quiere que le diga? Si no hacemos controles, nos tiran con de todo y si hacemos… también.

P: No se exaspere (risas). Más allá del sistema de cámaras en el área de terapia intensiva y el SER, ¿es cierto que el intendente habló de la fecha de las elecciones?

I M: Se lo consultaron en conferencia ayer. Dijo que por el momento la expectativa es que se hagan el 27 de septiembre pero se sabe que el COE tiene la última palabra y dependerá de la situación epidemiológica del momento.

P: Hablando de esa conferencia junto a (Eduardo) Accastello, tuve un deja vu de lo que fueron los primeros días de Marzo, antes de la cuarentena.

I M: ¿Por la visita de un ministro provincial en campaña?

P: Usted lo ha dicho.

 

 

A sacar cuentas

En el informe trimestral de ejecución presupuestaria que data del 1 de abril al 30 de junio, el Municipio asegura que hay superávit primario. Según manifestaron, se debería al pago anual de impuestos municipales que se registró a principios de año. Además, el secretario de Economía, Pablo Antonetti, aseguraba que la recaudación en junio había estado casi en el mismo nivel que en el mismo mes del año pasado. No obstante, un informante opositor le comentó a la periodista que dicho cálculo no incluye el pago de deuda.

P: Vi algunos datos del informe de ejecución de presupuesto. Pero antes de consultarle algo, le dejaré que me dé su opinión…

I O: Ni me diga. Para hablar de superávit hay que incluir todo y el cálculo del Municipio no incluye la deuda. Solo tiene en cuenta el ingreso y egreso corriente. Por eso se habla de superávit primario.

P: Y si tenemos en cuenta solo lo primario, ¿a qué se debería tal superávit? El gobierno dice que hubo una buena recaudación a principios de año.

I O: Puede ser pero yo creo que otra razón es la del ajuste salarial a los municipales. El informe habla de un aumento del 28% aproximadamente entre el año pasado y éste. Casi la mitad de lo que fue el porcentaje de inflación interanual.

 

 

Bicho de redes

Así calificaban algunos al gobierno de Mauricio Macri por su notable presencia en redes sociales Otros hablaban directamente de “bichos de encuestas” al señalar que sus acciones eran guiadas por el amperímetro de las mismas. Un candidato a intendente con fuerte presencia en redes compartió una encuesta que resultó curiosa al tratarse de un grupo de Facebook. La periodista se encontró con un politólogo especialista en opinión pública para hablar sobre la representatividad de las encuestas en redes sociales.

Periodista: ¿Cómo le va licenciado? ¿Tiene unos minutos?

Analista Político: Con todo gusto.

P: Imagino que ya vio que un candidato publicó en sus redes lo que sería el resultado de una encuesta en Facebook. Por lo que entendí, el candidato da a entender que al haber un gran número de personas que participaron, sería más confiable que una encuesta de una consultora profesional…

A P: Usted bien sabe que más allá de lo cuantitativo hay que representar los diferentes estratos y las cuotas que te garanticen la heterogeneidad en esa representación: cuota de sexo, nivel educativo, ubicación geográfica, de franjas etarias. Que estén equilibradas y sean proporcionales. Hay diferentes maneras herramientas para tratar de lograr esa representatividad.

P: Imagino lo que piensa entonces de las encuestas en redes…

A P: ¡Más en un grupo de Facebook! Olvídese. Es algo que carece de rigor científico. Fíjese que hasta la gente puede agregar sus propias opciones.

P: Parece que se subestima al electorado…

A P: Él lo comparte porque salió bien posicionado y en las redes es fuerte pero cualquiera que conozca un poco de estadística y opinión pública sabe que eso no tiene validez.

P: ¿Hay formas de que una encuesta online no sea “manipulable”?

A P: Una cosa es hacer un estudio online privado por SMS por ejemplo, se pueden generar links únicos de participación que no se pueden compartir o micro segmentación en redes sociales. Cuando una encuesta es pública y ni hablar de las redes, son totalmente “operables”.

P: Los bots y trolls están al salto.

A P: Y en  forma masiva.

 

 

De difícil acceso

La periodista se encontró con un informante que salía bastante enojado del Concejo Deliberante. ¿La razón? Es necesario coordinar previamente con alguien en particular para ingresar al edificio y esto complicaría a algunos vecinos que recurren al Concejo para solicitar asistencia económica o ser escuchados por algún edil.

P: ¿Cómo le va compañero? ¿Por qué esa cara?

I: Usted viene seguido. ¿No reniega un poco a la hora de entrar?

P: Hay veces que no me dejan ingresar si no coordiné previamente con algún concejal, por ejemplo. Así que usualmente tengo que avisar por teléfono a la persona con la que quiero hablar y me atienden acá en la puerta. ¿Por qué lo dice?

I: Estaba dialogando con algunos ediles y me manifestaban que se complica mucho para la gente que viene por alguna urgencia a golpear las puertas del Concejo. Muchos no saben a quién recurrir ni tienen los números de teléfono de los concejales como para “coordinar” una cita previa…

P: Es complicado. Supongo que mientras no se aglomere la gente y se cumplan los protocolos, debieran dejarlos pasar.

I: Hasta donde supe, habría algunos días de la semana en los que dejarían entrar al público con las medidas sanitarias correspondientes. Pero bueno, no todo el mundo lo sabe.