Córdoba por un fotógrafo aficionado, 1914 (Tercera Parte)

Cerramos aquí la selección de fotografías del libro Illustrated Descriptive Argentina, de Henry Stephens, reproduciendo algunas tomas más de la capital y un par de la Punilla cordobesa.

Por Víctor Ramés
[email protected]

En el vacío de datos que rodea a la figura de Henry Stephens en los registros a mano, resulta casi un exceso de detalles lo que aporta el investigador salteño Ricardo Alonso en el diario El Tribuno, apenas un mes atrás, sobre el viajero e industrial de Detroit. Alonso es doctor en Geología y ha trabajado mucho en las universidades norteamericanas, en cuyos archivos seguramente recogió datos sobre Stephens.

Nos cuenta que “una de las pasiones de Stephens era coleccionar etiquetas de cervezas y de aguas minerales, así como toda clase de tapas de botellas de bebidas alcohólicas”. Y que “además se hizo famoso por construir una cerca de botellas para rodear su poblado”. Aclara que probablemente no hubiese bebido todos esos litros el propio Stephens, ya que “le pagaba un centavo a cada niño que le trajera una botella para construir esa valla”. El fetichismo coleccionista de Henry Stephens Jr. (su padre homónimo fue quien formó la fortuna familiar en base a plantaciones de pino y a la industria molinera) llegó a formar “un enorme álbum con más de mil etiquetas que hace algunos años salió a la venta”, dice Alonso.

En lo que respecta a estos apuntes que concluyen aquí, lo que adquiere relieve es el otro hobby de coleccionista de Stephens, el de tomar numerosas fotografías durante sus viajes, como si quisiera, retener los lugares. Cincuenta son las que dedicó a Córdoba, y en ellas hay una sola y deslucida foto de la cervecería Córdoba de la ciudad, que no incluimos. Stephens alabó esta cerveza local, en sus variedades rubia y negra. Para este cierre elegimos más bien una breve selección, con un par de lugares emblemáticos de la ciudad y otro par de tomas que Stephens obtuvo en su visita a la Punilla.

En 1920 volvería a recordar sus viajes sudamericanos al publicar Journeys and Experiences in Argentina, Paraguay, and Chile, donde también hay algunas fotografías de Córdoba. De regreso a Michigan, el viajero se dedicó junto a su hermano a administrar la industria molinera y forestal. Falleció en 1932.