Negri cuestionó el manoseo de la Corte por el kirchnerismo

El diputado de Juntos por el Cambio dijo que Argentina necesita “normalidad institucional”

Por Alejandro Moreno

El diputado nacional Mario Negri afirmó ayer que “el país está deshilachado” y que por eso “necesitamos normalidad institucional”, al opinar sobre el proyecto de reforma judicial que impulsa el presidente Alberto Fernández.

“Con la reforma judicial buscan satisfacer las tensiones entre la vicepresidenta y el presidente, pero nos asombra el momento que eligen, porque estamos ante la incertidumbre de la pandemia y de la deuda”, sostuvo el radical que preside el interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara Baja.

Respecto de la comisión que el kirchnerismo propone para analizar la ampliación de la Corte Suprema (uno de los puntos más importantes del plan de Fernández, quien hace poco se oponía exactamente a eso mismo), Negri cuestionó la incorporación de Carlos Beraldi, el abogado de Cristina Kirchner en causas por corrupción.

“Si ponen al doctor Beraldi en una comisión para analizar la ampliación de la Corte Suprema, la comisión nace muerta, porque es el abogado de la vicepresidenta, que tiene muchas causas en la Justicia y precisa sacárselas de encima”, advirtió.

En general, la oposición señaló que la figura de Beraldi parece un mensaje directo al corazón del Poder Judicial, como si quisiera indicárseles de qué se trata la reforma.

En ese sentido, Negri declaró: “lo dije ayer (por el martes) cuando me preguntaron, y lo repito ahora que se conoció la noticia. Poner en la comisión que debe analizar la ampliación de la Corte al defensor de la vicepresidenta en las causas de corrupción sólo provoca que la comisión nazca muerta en términos de confianza pública”.

“La percepción -continuó el radical- es que todos los días el presidente confirma que es el resultado de la construcción de la estrategia de la vicepresidenta. Por eso volvió primero el pasado inmediato y no se habla del futuro”.

Negri recordó que “Néstor (Kirchner) y Cristina Fernández de Kirchner bajaron a cinco miembros la Corte. Alberto Fernández dijo que deben ser cinco. Vemos que cambiaron de opinión”.

Luego, estableció una distinción entre dos cuestiones: “¿Tiene la vicepresidenta derecho a defenderse? Sí, porque rige el principio de inocencia para todos. ¿Tiene derecho Cristina Fernández de Kirchner a usar todo el poder del Estado para defenderse? No”.

En relación a la estrategia que desplegará el interbloque Juntos por el Cambio cuando llegue el momento del tratamiento parlamentario de la reforma judicial, Negri remarcó que “la ampliación de la Corte se vota por mayoría simple. Si consiguen el número y la aprueban, luego tienen que tener dos tercios del Senado para avalar la integración de los nuevos jueces supremos. Ese número no lo tienen. Si fuera por mí, Juntos por el Cambio no tiene que habilitarlo”.

Documento aliancista

El interbloque aliancista sacó un comunicado en el que expresa su oposición “a la ampliación de la Corte Suprema; también implica, obviamente, oponernos a la invitación a proponer candidatos y a facilitar los dos tercios de los votos en el Senado de la Nación para su eventual integración”.

“El contexto en el que se presenta la posibilidad de una reforma judicial y particularmente de una ampliación de la Corte Suprema, que va a recomendar la comisión que asesore al Presidente de la Nación, no son una prioridad para la ciudadanía preocupada por angustias y carencias evidentes en materia económica, social y de seguridad”, agregó.

Los legisladores nacionales de la UCR, el PRO y otros partidos aliados, argumentaron que “los países serios tienen algunos acuerdos básicos inquebrantables, entre ellos su diseño institucional, el cual debe sostenerse en un marco de estabilidad y perdurable en el tiempo”.

“La estabilidad del máximo tribunal es un valor en sí mismo, que resguarda la independencia del Poder Judicial, la seguridad jurídica y en definitiva la calidad democrática y de las instituciones de nuestra República”, expresaron.

A su vez, destacaron que “la composición actual de la Corte, de cinco miembros, es el número que más se ha mantenido a lo largo de nuestra historia y fue votado casi por unanimidad por última vez en el año 2006”.

“Cuando Juntos por el Cambio llegó al Gobierno no se propuso cambiar lo que heredamos con la composición de la Corte porque siempre entendimos y defendimos el valor del sistema ideado por nuestra Constitución Nacional, la estabilidad de los magistrados y el recambio de sus miembros a lo largo de un tiempo prolongado y alejado de todo recambio político”, subrayaron.

Para los legisladores de Juntos por el Cambio, el objetivo del oficialismo “es claro” en cuanto a pretender “crear una instancia más en el sistema de justicia penal federal, para seguir prolongando causas, para dictar nulidades, sobreseimientos, o cualquier otra resolución judicial que garantice impunidad”.