Briner reclamó más diálogo a la Provincia por la pandemia

El intendente de Bell Ville observó que hay más restricciones en su ciudad que en la Capital

Por Alejandro Moreno

El intendente de Bell Ville, el radical Carlos Briner, señaló que de las mayores restricciones dispuestas por la Provincia para su ciudad, y otras de la zona por los brotes en Oliva y Marcos Juárez, se enteró por las noticias. Y advirtió sobre el malestar entre los vecinos.
En una entrevista con el programa Acontecer, de la televisión bellvillense, el intendente Briner advirtió que “la Provincia y la Nación administran, pero la vida se desarrolla en las ciudades, y a los intendentes hay que tenerlos en cuenta”.

Briner protestó por el retroceso a fase 3 de las ciudades ubicadas en el corredor de la ruta 9, desde Río Segundo hasta General Roca, lo cual, precisó abarca las actividades gastronómicas de bares, restaurantes y confiterías, así como las reuniones familiares.

La medida se tomó para reducir la circulación de personas por la región, como consecuencia fundamentalmente de la crisis epidemiológica por el brote en la ciudad de Oliva. Las restricciones, por catorce días, alcanzan a Río Segundo, Pilar, Laguna Larga, Manfredi, Oncativo, Oliva, Pampayasta, Pampayasta Norte, James Craik, Tío Pujio, Villa María, Villa Nueva, Ballesteros, Morrison, Bell Ville, San Marcos Sud, Monte Leña, Leones, Marcos Juárez y General Roca.

“Entonces -continuó Briner- al tomarse una decisión de este tipo, la primera cosa que a nosotros nos molestó es que nos enteramos por los medios”. Aunque, aclaró, luego recibió “llamados oficiales de ministros y secretarios de estado, como corresponde”.

“Se cierra todo un corredor. Yo apoyé dese el día cero la política provincial del COE (centro de Operaciones de Emergencia) y la política sanitaria, y la voy a seguir apoyando. Pero por lo menos, quiero que conversemos antes este tipo de cosas, porque se nos dijo, y hasta se usó de manera de propalación, que si hacíamos bien las cosas no retrocedíamos de fase”, enfatizó.

El intendente contó que recibe presiones de los vecinos de su ciudad: “Hoy yo tengo una lluvia de críticas y posturas un tanto agresivas de los sectores que están comprometidos con esta medida, en virtud de que Bell Ville hasta hoy no tiene infectados”.

En Bell Ville, al comienzo de la pandemia, se registró el caso de un matrimonio con covid-19 contagiado en sus vacaciones en Tierra del Fuego. La pareja cumplió la cuarentena en su casa y hace más de cien días que la ciudad no tiene nuevos casos.

Respecto de las nuevas restricciones, el intendente se preguntó: “¿Por qué no pasa esto en Córdoba, si está tan cerca de Oliva como nosotros?”. “Va muy larga esta pandemia como para que juguemos a las escondidas”, dijo.

En esa línea, contó que “nos informan por Zoom que habría un Operativo Identificar en todo el corredor, que pasó a fase 3 es decir sin gastronomía y sin reuniones familiares. Venimos haciendo las cosas bien, venimos cuidándonos bien, vamos a acompañar lo del COE, pero no estoy de acuerdo con haber dado ese mensaje -si nos cuidamos no retrocedemos- que ahora me lo están facturando”.

Briner reconoció que “el gobierno provincial tiene muchos problemas, pero tiene que ponerse a entender que nosotros (por los intendentes) ponemos la cara”. “Esto no es una cuestión política o partidaria, el que lo partidiza lo va a pagar caro el año que viene en las elecciones”, advirtió.

Para el intendente de Bell Ville, “no podés responsabilizar a una persona, en este caso al intendente o al COE de Bell Ville por tamaña responsabilidad porque no tenemos las armas para manejar la conducta política sanitaria provincial y nacional. Los intendentes somos efectores, y esto hay que tenerlo en cuenta”.

“Y si Córdoba –insistió- también tiene casos positivos, por qué sigue abierto y Bell Ville está cerrado. Esas son las cosas que yo no entiendo. Hoy Bell Ville está negativo, y esta es la realidad hace más de cien días”.